Imagen Imagen

Cuando un hombre desatento se ve obligado a escuchar a su esposa, descubre que le gusta lo que ella dice.

Como periodista, me gano la vida hablando con extraños y me encanta el desafío de ganarme su confianza; sin embargo, debo confesar algo: aunque llevo ocho años felizmente casado, hasta hace seis meses se me podía etiquetar de ser el típico esposo desatento.

No digo que mi mujer y yo nunca tuviéramos conversaciones agradables, pero más a menudo de lo que estoy dispuesto a reconocer, yo no hacía más que asentir con la cabeza cuando debía. Era de los tipos que, cuando la esposa pregunta “¿Oíste lo que acabo de decir?”, replican a la defensiva “¡Claro que sí!”

En enero de 2013 empecé a quedarme afónico con frecuencia. Los médicos dijeron que me tenían que operar para evitar una lesión permanente de la laringe. Tendría que pasar las primeras semanas de convalecencia en total silencio.

A las dos horas de la operación no pude contener las lágrimas cuando mi hijo de dos años se quedó atónito en la sala de recuperación porque yo no le respondía. Quería hablar, pero no podía. Por suerte, me había grabado leyendo en voz alta algunos de sus cuentos favoritos, lo cual me vendría muy bien esas semanas.

Al volver a casa ya había aceptado mi silencio con la serenidad de un monje zen. No tardé en notar otro “efecto secundario”: cuando mi esposa me hablaba para animarme, no me limitaba a oírla; la escuchaba.

Durante las siguientes semanas me fui dando cuenta de que no quería perderme ni una palabra suya. Empecé a oír en su voz una dulzura que no recordaba desde las primeras veces que salimos. Esa dulzura no se había ido; yo había dejado de percibirla. Descubrí que comprendía mejor ideas suyas que antes desechaba porque me parecían “cosas que los hombres no captamos”.

Me fijé también en que mi hijo ya no hablaba sin parar, sino que a menudo decía cosas increíblemente reflexivas para su edad.

Al llevar a pasear al perro por un bosque cercano a casa, empecé a percibir la melodía del canto de los pájaros. El susurro de las hojas movidas por el viento me parecía más claro. Antes de la operación me había perdido esos paseos por atender el teléfono.

Cuando llevaba dos semanas y media de convalecencia empecé a hablar en susurros varios minutos al día. Una semana después acudí a una foniatra para que me enseñara a emitir la voz con el mínimo esfuerzo. Al cabo de varios meses ella me hacía cantar viejas canciones acompañándome al piano. Estaba totalmente recuperado.

Últimamente la conversación en casa ha mejorado mucho, pero no porque yo hable más, sino porque escucho mejor a mi familia, y cada vez me sorprende menos la alegría que me produce lo que oigo.

Elegí tu puntuación
Dejá tu comentario
Imagen Blas agustín
Blas agustín

Que bueno;debemos hablar siempre que podamos: Me llego lo del hijo ahora los miso son grandes pero tengo nietos

Imagen Elva Natalia
Elva Natalia

Muchas veces sucede que valoramos lo que tenemos recién cuando la crisis nos alcanza.

Imagen jose luis
jose luis

en mi caso a mi señora le tendria que agarrar la afonia..!!

Imagen Graciela
Graciela

Esta lectura se puede adaptar para la vida en general ,Muy linda historia

Imagen Andrea Cecilia
Andrea Cecilia

Buenísima historia, muchos deberíamos comenzar a escuchar más

Imagen JUAN CRISOSTOMO
JUAN CRISOSTOMO

realmente bueno

Imagen francisco
francisco

que bueno

Imagen Guillermo
Guillermo

Solo quien pierde temporal o permanente algo sabe lo que tiene y lo valora.

Imagen MARIA EMA
MARIA EMA

EXCELENTE RELATO ,no hay mal que por bien no venga debido a esta circunstancia , el hombre, padre, esposo, ser humano tuvo un aprendizaje glorioso a través del cual dejó de ser el ombligo del mundo para incorporar valores, utilizar sentidos apagados,lograr una buena comunicación familiar y vivir él

Imagen Arturo Alejandro
Arturo Alejandro

Buena

Imagen Valeria
Valeria

Al menos hay un hombre q reconoce algo.

Notas Relacionadas