Imagen Imagen

Eve Gil libra cada día una batalla para que su hija menor, quien padece el síndrome de Asperger, un trastorno cercano al autismo, sea feliz.

En diciembre de 2008 las llamadas de las maestras al teléfono de Eve Gil eran reiteradas e incesantes: “Su hija volcó el agua, su hija no nos obedece, su hija le pegó a un compañerito”. Lou Lou, como llaman a su hija menor, padece el síndrome de Asperger y, a decir de sus maestras, la niña era incontrolable.

Los padres de los compañeros de Lou Lou tampoco sabían cómo tratarla, y al ver que la niña se relacionaba torpemente con sus hijos, decidieron pedir su expulsión. “Estuve al borde de la hospitalización ante tanta presión”, cuenta Eve, de 42 años, quien sigue en la búsqueda de la mejor opción educativa para su hija tras vivir episodios similares en seis diferentes escuelas. A pesar de este difícil panorama, esta mujer no se rinde.

Eve es escritora, periodista y madre de dos hijas muy especiales: una adolescente amante de la ilustración japonesa, y una niña con síndrome de Asperger, un trastorno del desarrollo cercano al autismo, al que también se le conoce como el síndrome del “planeta equivocado”. Las vivencias al lado de su pequeña, poco tolerada por la sociedad, la obligaron a escribir un li-bro que describe “ese planeta”: Sho Shan y la Dama Oscura.

Eve, oriunda de Hermosillo, Sonora, tuvo a su primera hija a los 25 años.  “Fue como una amiguita, una hermanita para mí. Paseábamos y comíamos dulces juntas”. En 2001 nuevamente se convirtió en madre, pero esta vez la situación fue otra. Lou Lou nació sin problemas aparentes, pero a la edad de tres años no hablaba, así que Eve y su marido la llevaron al médico.

Eve Gil recuerda que el neurólogo le puso a la niña varios ejercicios con piezas de diversos colores. “Lou Lou colocaba el rosa con el rosa, el azul con el azul, y así sucesivamente con otros colores”, cuenta Eve.

“Pensé que mi hija era muy inteligente”, agrega.  Pero el doctor la bajó de la nube. “Me dijo que eso no lo hacen los niños tan pequeños, a excepción de los autistas, quienes suelen ser muy ordenados”.


Autismo fue el primer diagnóstico que escuchó Eve. Pero con el tiempo notó en su hija situaciones que no correspondían con tal valoración.

La niña siguió siendo evaluada, pero los especialistas no se arriesgaban a dar un diagnóstico definitivo. Eve investigaba día y noche, buscaba respuestas por todos lados, hasta que descubrió el problema de su hija: síndrome de Asperger.

Como en la mayoría de los casos de personas con Asperger, el trabajo de descubrir el problema fue de los padres, no de los especialistas, y aun con el diagnóstico, varios médicos se negaron a confirmarlo.

“El psiquiatra nunca me dijo lo contrario. Él sabía lo que tenía Lou Lou, pero me decía que no le gustaban las etiquetas. Hoy la niña acude al neurólogo y al psiquiatra, a pesar de que su problema es neurológico, no psicológico”, comenta Eve.

¿Enfermos o diferentes?

A pesar de que al Asperger se le clasifica como una enfermedad, existe una creciente tendencia a nombrarlo como un problema. Diversas asociaciones de Asperger en el mundo coinciden en que no es una enfermedad, pues no se transmite ni se cura, y los afectados no son enfermos mentales, sino personas con un trastorno del desarrollo. Es decir, el desarrollo se produce de un modo alternativo al de la población estadísticamente normal o neurotípica. Es una neurodiversidad.

El doctor inglés Tony Attwood, un especialista en el tema y profesor de la Universidad Griffith en Queensland,  en Australia, explica que quienes presentan el síndrome de Asperger no están enfermos, sino que simplemente tienen “una forma diferente de pensar”.

Eve se suscribe a esta visión, y desde ella se sustenta para defender la unicidad de su hija. “No es una enfermedad —afirma con seguridad— es una deficiencia neuronal que le dificulta socializar. Y tal vez porque México es un país muy sociable, cuando en la escuela hay un niño que no quiere socializar y se aparta de los demás se quieren deshacer de él”.

Eve pronuncia esas palabras con amargura, pues recuerda los problemas de Lou Lou?en la escuela.

Esto es algo común en quienes presentan el síndrome de Asperger: los ya adultos señalan lo terriblemente difícil que se vuelve la escuela cuando son niños que están aprendiendo a manejar sus características diferenciales. También es común que los niños Asperger desarrollen en forma extraordinaria un alto grado de especialización en el área de su preferencia, lo que los vuelve potencialmente genios.

 “Uno de los motivos por los que decidí escribir este libro fue para explicarle a la gente qué es el síndrome de Asperger”, dice esperanzada.

El problema más grave para las personas que padecen el síndrome de Asperger es el desconocimiento por parte de la sociedad. Ese síndrome se ha empezado a tratar como un problema hace apenas 30 años.

El doctor Hans Asperger publicó en 1944 una tesis sobre cuatro niños cuya característica común era una marcada dificultad para la interacción social a pesar de su adecuación cognitiva y verbal. Sin embargo, no fue hasta 1981 cuando la doctora Lorna Wing retomó el trabajo del doctor Hans y reveló la alta incidencia de este problema.

A través de su paso por múltiples escuelas, incluidas varias de sistema activo y de pago de altas cuotas, Lou Lou?se ha enfrentado a un entorno hostil, lo que hiere profundamente a su madre. “La niña se llevaba bien con sus compañeros;?las del problema eran las maestras. Me hablaban cada cinco minutos a mi celular para quejarse de ella, hasta que un día estallé”, recuerda. Y?es que lo que más molesta a esta periodista sonorense no es que su hija tenga problemas, sino que la gente saca de contexto la situación, pues casi nadie sabe cómo manejar la diferencia ajena.

Eve describe amorosamente a su pequeña Lou Lou, de ocho años. “Le encantan los libros, y suele acomodar-los por autor, le gusta dibujar, crear ropa;?es una niña muy artística”.

El libro, su catarsis

Murasaki, como le gusta llamarse a la hija mayor de Eve, de 16 años, es muy talentosa para el dibujo. Le encantan las caricaturas japonesas, el manga y el anime. Desde pequeña descubrió su amor por esta expresión ar- tística, pero fue una elección desafortunada según el entorno social en el que le tocó vivir. Esta jovencita mangaka —es decir que dibuja manga— ha sido excluida y castigada por elegir algo alternativo a la mayoría, algo similar a lo que le sucede a su hermana.

Para estar cerca del universo de su hija, Eve se adentró en el mundo de esa expresión artística japonesa. “Descubrí que el manga es un arte que viene del siglo XIII, que para los japoneses el anime y el manga es una tradición popular milenaria”, cuenta Eve  emocionada.

“Yo defiendo mucho a mis dos hijas. Murasaki también es discriminada. A las escuelas no les gustan los niños que prefieren las caricaturas japonesas, así que la regañan”, lamenta.

Las características particulares de sus dos hijas, sumado a su deseo de apoyarlas, dio como resultado una exitosa novela en la que las pequeñas son las protagonistas.


Sho Shan y la Dama Oscura trata sobre dos niñas, una adolescente mangaka y una niña con síndrome de Asperger, cuya madre padece de amnesia y sólo recuerda desde el nacimiento de su primera hija en adelante. El libro, bellamente ilustrado por Murasaki, tuvo una excelente acogida.

“He aprendido de las cosas negativas. Aunque te diré que el asunto de mi hija Lou Lou es duro, pero no precisamente negativo. Cuando veo personajes célebres que lo tienen, como  Bill Gates, pienso que el síndrome de Asperger no puede ser tan negativo. Te das cuenta de que todas las situaciones, por muy malas que parezcan, tienen su lado positivo”, dice esta madre esperanzada.

Elegí tu puntuación
Dejá tu comentario
Imagen Nancy Shirley
Nancy Shirley

Me gustaria saber mas del sindreme de Asperger? Exelente nota!!

Imagen marta mabel
marta mabel

muy buena la nota me gustaria tener mas informacion sobre esta enfermedad

Imagen Graciela
Graciela

Excelente historia!!! Destacable la lucha y el amor de madre!!

Imagen mayra vanina
mayra vanina

Q hermoso e interesante y q valor el de esta madre.

Imagen Mirella
Mirella

Solo el amor de madre lo puede todo. Maravillosa nota

Imagen Débora
Débora

muy buena

Imagen Lia Beatriz
Lia Beatriz

excelente compartir esta historia

Imagen Sandra
Sandra

ME GUSTARÍA SABER MAS SOBRE ESTE SÍNDROME TENGO UN ALUMNO EN MI SALA DE 5 AÑOS. ES MUY INTELIGENTE MENTALMENTE PERO LE CUESTA LA PARTE MOTRIZ, ACTUALMENTE ESTA EN SILLAS DE RUEDA POR UNA OPERACION EN UNA PIERNA POR UN PEQUEÑO BULTO EN EL HUESO.Y DEBE ESTAR ASI HASTA EL MES DE NOVIEMRBE SUS COMPAÑER

Imagen Estela
Estela

MUCHAS GRACIAS. Es muy bueno tener explicaciones en un lenguaje que sea posible comprender. A veces parece que los especialistas son los que vienen de otro planeta. Es absurdo tratar de que todos los chicos encajen en la misma regla. Gracias a DIOS somos todos distintos, ¿se imaginan si a todas

Imagen Blas agustín
Blas agustín

Meagrado mucho esta nota muchas gracias

Imagen Nerina Fabiana
Nerina Fabiana

Muy buena la nota!!y lindo saber que hay madres asi!!

Imagen NOEMI
NOEMI

El amor de madre lo puede todo...............EXCELENTE NOTA

Imagen maria cristina
maria cristina

me encantó esta nota!!!

Imagen Shirley Fanny
Shirley Fanny

Me gusto la nota

Imagen susana
susana

Muy buena ésta nota, me gustaría que ampliaran la información.

Imagen Dalila
Dalila

muy buena la nota!!!

Imagen graciela
graciela

Me gusto mucho esta nota,pero tendrian que dar mas informacion.

Imagen alicia
alicia

A TRAVES DE LA REVISTA Y LA INFORMACION TODOS APRENDEMOS SIN LA MAS MINIMA DUDA ¿ALGUIEN PODRA HACERLE LLEGAR A ESTA MAMA NUESTRA ADMIRACION Y RESPETO? Y SOBRE TODO DECIRLE QUE ESTAMOS CON ELLA EN ESTA LUCHA

Imagen paula
paula

Excelente nota y vida de esta mujer que sale adelante pese a todo, y si para vos Eve siempre de lo malo sacamos una experiencia y es un aprendisaje, es en las peores circunstancias cuando sacamos el mayor potencial de nuestra vida, y vos dejaste demostrado que todo se puede, mis felicitaciones para

Imagen ROSA
ROSA

Muy buenaªªªª!!!! Fuerza!!!!!!!!!!!!!!!!!

Imagen susana
susana

Excelente nota.Que bueno saber que hay madres asi.

Imagen Luisana
Luisana

Excelente nota... Tengo una compañera de trabajo cuyo hijo tiene este sindrome. Cuando le mostre el artículo se sorpendio mucho, pues los médicos le habían dicho que esta condición solo afectaba a niños y no a niñas. Me alegro haberla ayudado a aprender algo nuevo acerca de este tema. Muy interesant

Imagen Norma
Norma

muy buen articulo!

Imagen Iris Mariana
Iris Mariana

Excelente nota FELICITACIONES...!!!!!!!!!!!!!!!!!

Imagen Viviana Elizabeth
Viviana Elizabeth

Hermosa nota .

Imagen AURORA ALICIA
AURORA ALICIA

QUE BUENA NOTA Y MUY INFORMATIVA

Imagen graciela
graciela

Amplien la informacion,puede ser util para,aquellas familias,que tengan algun familiar con este problema

Imagen María Laura
María Laura

Buen el articulo

Imagen Blas agustín
Blas agustín

Excelente articulo,muchas gracias por el

Imagen Jorge Nelson
Jorge Nelson

excelente nota y muy buena lección.

Imagen maira mariel
maira mariel

muy buena nota, mi hijo es autista y pase por lo mismo que ella es muy dificil encontrar un colegio donde los acepten, la sociedad no esta preparada para ellos, y no saben lo que se pierden porque son los seres mas hermosos y amorosos que conozco, la simpleza con con la que ven el mundo me enseña di

Imagen Rubén
Rubén

muy buena nota

Imagen Mónica Elisabeth
Mónica Elisabeth

Excelente nota y excelente la actitud de Eve Gil. Para sacarse el sombrero ante esta mujer que no se rinde ante las convenciones de una sociedad rígida que no acepta ninguna diferencia. Los autistas no son deficientes mentales ni mucho menos: tienen deficiencias de sociabilización. Eso no les impi

Imagen Marcela Inés
Marcela Inés

Excelente nota y ahí se ve claramente como la leona cuida a su camada.

Imagen Dennis
Dennis

LINDA NOTA !!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!

Imagen natalia
natalia

Muchas gracias por esta nota, muy linda!!!

Imagen Alicia Lidia
Alicia Lidia

Interesantísima nota!

Imagen jose luis
jose luis

No existen dos seres humanos iguales. Las personas con Síndrome de Asperger comparten ciertas características, pero difieren en otras. Cada persona con Asperger es singular y única.

Imagen Arturo Alejandro
Arturo Alejandro

Buena

Imagen Diego
Diego

Yo también tengo Asperger, tengo 31 años y mis padres pasaron por la misma situación que yo

Notas Relacionadas