7 formas de ser el mejor anfitrión sin gastar fortunas 7 formas de ser el mejor anfitrión sin gastar fortunas

Organizar una reunión puede ser muy estresante, pero estos consejos sin duda le servirán para una mejor planificación y control de gastos.

1. Engalane su reunión con tragos y cócteles 

La mayoría de la gente cree que el vino es más barato que el licor. La verdad es que si ofrece tragos y cocteles a sus invitados, en realidad, ahorrará dinero. “Una botella de vino sólo rinde cinco copas, por lo que, en el mejor de los casos, alcanzará para 3 o 5 invitados”, afirma Denise Vivaldo, autora de Organice sus fiestas con menos dinero (“Do It for Less! Parties”). A continuación, encontrará algunas opciones más económicas, y quizá más festivas. Para preparar dos cócteles fáciles, rápidos y deliciosos mezcle una medida de ron por tres de gaseosa de limón, y, en otra jarra o copa (dependiendo del ambiente de la fiesta), una medida de vodka por cuatro de jugo de arándano. Un litro de alcohol rendirá para 30 cócteles, lo que equivale, en pesos, al precio de una botella de un buen vino.

Si no se quiere pasar toda la noche con una coctelera en las manos, sirva una bebida en una hielera para champagne o en un recipiente de vidrio, y permita que los invitados se sirvan. Un cóctel a base de un vino espumoso económico, jugo de fruta y gaseosa es fácil de preparar y le gustará a todo el mundo. Hágalo así: mezcle una botella de vino espumoso o de champagne con una lata congelada de jugo de frutas de 355 ml y una de alguna gaseosa de color claro, como Sprite o Seven Up. Mezcle y ¡sirva! 

2. ¿A usted no le gusta el alcohol ni dar explicaciones? Haga como que bebe

Imagine el escenario: usted no toma nada, pero está en una fiesta donde lo presionan para que tome algo. ¿Por qué no le pide al barman una gaseosa o una bebida que parezca un licor o un coctel? Ordene una gaseosa y dígale al barman que le agregue algo de fruta y un agitador. Si alguien le pregunta qué toma, dígale que un gin tonic (si es Sprite), o un ron (si es gaseosa de cola). Si está en un asado y la gente toma cerveza directamente de la botella o de la lata, tire la cerveza y llene el envase con agua. ¿No le gusta aparentar? Bueno, pues es completamente aceptable mantenerse firme y rechazar el alcohol. 

3. Alquile usted mismo la vajilla 

Si contrata un servicio de catering, pídale a quien se lo brinda que lleve lo necesario y que desglose el precio. Fíjese cuánto le va a cobrar por la vajilla, la platería y los manteles, y compare el precio con el de otros establecimientos. Puede ser que el servicio alquile estos accesorios y se los cobre más caros. Llame a varios proveedores de artículos para fiestas para ver si consigue un mejor presupuesto. De ser así, dígales a los del servicio de catering que le igualen esa tarifa, o que usted alquilará aparte los accesorios. 

4. Revise que los baños estén limpios

Pocas cosas matarán una fiesta tan rápido como un baño tapado. Es uno de los aspectos del que nadie habla cuando se organiza una reunión, pero que debe tenerse muy en cuenta. Si va a recibir a muchos invitados en casa, prepárese para el reto higiénico que esto conlleva: limpie los baños a la perfección y verifique que funcionan bien; si algo anda mal, llame de inmediato a un plomero. 

5. Elija cuidadosamente el tamaño de los platos

¿Está preocupado de que sus invitados arrasen con la comida? Coloque platos pequeños, de unos 23 cm de diámetro, en lugar de los comunes, de 30 cm. Al reducir el tamaño de los platos, los comensales pensarán que se están sirviendo más comida. A la inversa, si la reunión se está acabando y no quiere que sobre nada, cambie a platos de 30 o 36 cm de diámetro y confíe en el apetito de sus invitados. 

6. Celebre la diversidad en su fiesta 

Con este consejo quedará como un héroe, pues estará celebrando los antecedentes culturales de cada uno y, lo mejor, usted no tendrá que cocinar toda la comida. “Para que todo el mundo se sienta incluido, pida a cada uno de los invitados que lleve un plato representativo de su región (o uno muy de su familia), dice Liz Ngonzi, presidenta de una compañía de organización de eventos, de South Orange, New Jersey. También pídales que le envíen su receta con antelación para elaborar un recetario multicultural que les obsequiará a cada uno. Así, en su cena habrá comida de varias provincias del país y, con suerte, hasta de otros países. 

7. Concéntrese en un solo plato, pero espectacular 

Cuando trata de ser el anfitrión perfecto, existe una tendencia natural a esforzarse y trabajar de más. Si está preparando una cena formal, o incluso una simple comida con amigos, quiere que cada plato sea especial y perfecto: pero podría acabar con su presupuesto y, además, terminar enloqueciendo. Bueno, pues la solución es simple: haga que un solo plato sea la estrella de la noche y concentre todas sus fuerzas en él. De hecho, si el resto de la comida es común y corriente, pero está elaborada con ingredientes frescos y de buena calidad, no competirá con el plato estrella sino que lo resaltará, permitiéndole brillar como una diva rodeada de toda su orquesta. Los elogios van a llover.

Elegí tu puntuación
Dejá tu comentario
Notas Relacionadas