Imagen Imagen

Mitos y verdades sobre un magnate ecologista, en el Iberá, que parece menos sospechoso que su imagen.

Los esteros del Iberá están conformados por más de un millón de hectáreas, aproximadamente la mitad son de uso público. La cifra es relativa ya que el Estado argentino no conoce la extensión de la reserva con exactitud. Efectivamente, son entre 500 y 600 mil hectáreas que no están mensuradas, es decir, sin registro de catastro provincial. Es el segundo mayor humedal del continente, después del Pantanal brasileño, y ha sido reconocido como Sitio Ramsar (Humedal de Importancia Internacional) por su valor en el mantenimiento del equilibrio ecológico del mundo.

Douglas Tompkins y su mujer, Kris McDivitt, viven ahí. Mitad del año en los esteros del Iberá, en Corrientes, y la otra mitad en Reñihué, en la región de los lagos chilenos. Su estancia, cercana a millones de litros de agua pura, hizo crecer un mito que alimentó la prensa ligera: Tompkins viene a llevarse el agua.

“Estamos haciendo un agujero que atraviese los continentes para sacarla de una vez”, contesta entre irónico y fastidiado cada vez que le preguntan. La conformación de la leyenda tiene razón de ser: hay poderosos intereses locales que desean producir mucho y rápido, acumular divisas y crecer, cueste lo que cueste. Aunque en la ambición se pierda el planeta.

Douglas Tompkins es un ciudadano estadounidense que en las últimas dos décadas ha comprado casi un millón de hectáreas en Sudamérica. Primero desembarcó en Chile y adquirió en el sur un territorio precioso por su belleza natural. Algunos años más tarde lo hizo en la Argentina: en la Patagonia, Entre Ríos, Misiones y los esteros del Iberá. Si bien ha declarado su propósito de trabajar en la conservación de la biodiversidad conformando parques y reservas naturales y ya donó casi la mitad de las propiedades adquiridas a los Estados nacionales donde se asienta, las posibles ganancias y los supuestos planes ocultos de Tompkins han generado en ambos lados de la cordillera diversas fantasías que lo ligan indistintamente a negocios oscuros, a especulaciones inmobiliarias o ser un agente encubierto al servicio de la CIA que viene a quedarse con los recursos estratégicos de los países más débiles. 


En su perfil radical Douglas Tompkins es un activista ecológico emparentado con Greenpeace.


Tal como lo llaman sus amigos, Doug nació en Ohio hace 65 años. A la semana, sus padres se marcharon al campo en el norte de Nueva York, donde se crió. Su padre era un anticuario y su madre, decoradora de casas. Un colegio local lo tuvo como pupilo hasta los 17 años, edad en que terminó con la educación formal y empezó a viajar por Europa, América del Sur y otros lugares del mundo que le permitiesen escalar o esquiar, dos de sus pasiones tempranas.

A los 22 años creó una marca de ropa que por su calidad y diseño se hizo famosa entre esquiadores y amantes de los deportes extremos: North Face. Consolidar la empresa le llevó tres décadas y, en tiempos de prosperidad capitalista, amasó una fortuna que lo convirtió en un verdadero magnate.
Hasta que decidió venderlo todo y dedicarse a la conservación en el cono sur. A Chile llegó por primera vez en 1961 durante la guerra que su país de-sataba contra Vietnam. Aunque estaba en edad de combatir, desertó con críticas expresas a la beligerancia que enarbolaban los Estados Unidos.

Con un estilo inclaudicable comenzó a pregonar la necesidad de conformar parques y reservas para tratar cuidadosamente el ecosistema. “Las prácticas deben ser diferentes, hay que volver a los orígenes y respetar la naturaleza de cada uno de los seres vivientes”, dice Tompkins con un tono de voz sereno pero terminante.

El hombre se enrola en una corriente filosófica llamada “ecología profunda” que propone cambios culturales, políticos, sociales y económicos para lograr una convivencia armónica entre los seres humanos y el entorno. La tenacidad de su prédica ha generado enfrentamientos con productores tradicionales en ambos lados de la cordillera. Las prácticas que propicia no contemplan el uso intensivo de los suelos, ni producciones desmedidas que no tienen en cuenta razones de sustentabilidad.

Este empresario es el creador de cuatro organizaciones ambientales a través de las cuales ha propiciado la formación de grandes parques y santuarios de la naturaleza. Dos de ellos ya fueron donados a los estados: el Parque Nacional Corcovado, al sur de Chile, y el Parque Nacional Monte León, en la Patagonia argentina. También cedió tierras para conformar el Parque Provincial Piñalito en Misiones y su principal desvelo es la creación, junto con la provincia de Corrientes, de lo que sería el parque nacional más grande de la Argentina en los esteros del Iberá.

En la actualidad ha comenzado el proceso de donación del gran Parque Pumalín al estado Chileno, una reserva mundial de fauna y flora patagónica de 300.000 hectáreas con acceso público.

En las últimas décadas, Tompkins se transformó en un magnate que apunta contra el sistema y la industrialización desbocada. Sostiene que la energía debe ser producida de manera local y no transportada por largas distancias. Y los sistemas generadores no deben reducir la belleza del entorno natural. “Grandes parques eólicos no; molinos hogareños sí”, repite obstinadamente.

Impulsa una nueva economía basada en la austeridad y la conservación para terminar con los excesos y el derroche actual. Dice que “no hace falta crear más tecnología, sino cambiar nuestro modo de pensar”.
Asegura que la industria del futuro será la restauración de los ecosistemas y la reforestación. Habla del trabajo significativo, enarbolando un nuevo concepto tendiente a dar sentido a cada cosa que hacemos. Así, lo que es bueno para el mundo es bueno para nosotros.

Por eso destaca expresamente la belleza como un modo de sostener cada paso que damos y lograr identidad junto al entorno. Y no se refiere a la belleza superficial. Aclara todas las veces que puede que la belleza que está en la profundidad de lo que somos, en los paisajes naturales y en el resto de las especies. Sus casas (tanto en Chile como en la Argentina) están equipadas con elementos tomados del propio lugar, diseñados y construidos por artesanos de la zona, que respetan el estilo regional. Hecho a mano y local, artesano y no industrial. En sus posesiones se practica la agroecología, se usan abonos, se reciclan los nutrientes y se envasan productos orgánicos.

Pero no conoceríamos de él acabadamente si omitiésemos su perfil más radical. Douglas Tompkins es un activista ecológico emparentado con los fundadores de Greenpeace. Su lucha empedernida lo llevó a embarcarse en diciembre en el Sea Shepherd, la nave insignia de una organización conservacionista que navega en el Mar de Ross, en la Antártida, persiguiendo a la flota ballenera de Japón.

A sus 65 años, Tompkins se alistó como voluntario y el capitán le asignó tareas de comunicación: es el blogger a bordo encargado de enviar  los reportes diarios de la travesía.

Según las últimas noticias que escribió Doug, el 20 de diciembre tenían cerca a los arponeros, el 22 los perdieron por una tormenta implacable y condiciones difíciles para navegar. El 24 la tripulación esperó la Navidad con el buque atrapado por pesados bloques de hielo grandes como una casa. En el primer minuto del 25 —en esa condición— brindaron para que pase la tempestad y por las ballenas que han ido a salvar. La amenaza de ser aprisionados por las paredes congeladas estará latente mientras no puedan encontrar el modo de liberarse definitivamente.

Tompkins lo sabe desde el comienzo. Y juega fuerte por lo que cree. Allá en los esteros, contra prácticas abusivas que ponen en riesgo el humedal. Y en medio del mar, para que las ballenas puedan seguir nadando en libertad.


¿Conocés a Douglas Tompkins? ¿Qué pensás que respecto de su labor?


 

 

Elegí tu puntuación
Dejá tu comentario
Imagen Pablo
Pablo

La nota debería mostrar las dos caras de Tompkins y solamente muestra la que quiere vendernos el yanqui. Aún si fuera cierto lo que dice, es más el daño ambiental que está creando con su intervención; mencionaré dos de las treintena de "errores ecológicos": 1) construyó un camino (terraplén) que int

Imagen amanda isabel maria
amanda isabel maria

Braveheart, me parece excelente y directo tu comentario, y sin ser "ecologista de estudios terciarios o universitarios" me tracto de serlo en la practica y teniendo en consideracìòn lo que leo, los documentales. Creo que este señor debe tener doble cara con todo el respeto que se merece. Pero a mì m

Imagen Cristina
Cristina

Bueno señores, podríamos opinar hasta el infinito, pero la realidad es que el Planeta Tierra expira, y esa es una realidad. Que Tompkins es un ecologista, lo ha demostradado una y mil veces, mas de los que opinan sin nunca haber movido un solo dedo salvo para acusar al hacedor. En fin, quiero llegar

Imagen monica stella
monica stella

SOLO LO CONOZCO POR LOS ARTICULOS DE SERGIO, SU NOMBRE, ORIGEN, Y QUE VIVE EN CHILE Y EN EL IBERA, CTES. YO SOY MISIONERA Y ANTES DE OPINAR SOBRE SU PERSONA ME GUSTARIA CONOCERLO PERSONALMENTE SOLO ASÍ PODRÍA LUEGO EMITIR ALGUNA OPINION AL RESPECTO. DE TODOS MODOS ME PARECE INTERESANTE PRESTAR ATEN

Imagen maria de las nieves josefina
maria de las nieves josefina

yo también vivo en la zona del iberá, más precisamente en la ciudad de mercedes, puerta de entrada al iberá y colonia carlos pelegrini. conozco a este señor y lo que dice es lo contrario de lo que hace. no pavimentar una ruta importantísima para llegar a la laguna es presevar el medio ambiente, quem

Imagen Carlos
Carlos

Estimados, soy un joven ecologista y he decidido entregar mi tiempo en ayuda del Planeta Tierra Soy cuidadano del mundo y pienso que el estado actual, de recalentamiento global, es responsabilidad de todos. El cambio climático lo estamos viviendo y debemos apoyar a los que entregan su vida, su dine

Imagen Ernesto
Ernesto

um

Imagen Melina
Melina

Muy buena nota!

Imagen ROSA
ROSA

Yo creo que no es tan bueno este Sr., ya que es facil ser ecologista con dinero y llegar a un paraiso como son las zonas de chile y del ibera y decir voy a cuidar esto o aquello, sin mover una mano! Si el tiene acceso monetario porque no va al norte de Chile o a lugares secos y ahi hace producir y d

Imagen Blas agustín
Blas agustín

Esperemos que ahora que asumió un nuevo grupo de senadores y diputados comienzen a cumplir con lo que habían prometido.

Imagen Pedro
Pedro

Ecolgista,filantropo,mmmmm...

Imagen beatriz
beatriz

siempre quise leer una nota como esta. muy buena

Imagen Carina
Carina

Esperemos que todo sea para bien!

Imagen norma
norma

muy buena nota!!!

Imagen Luis Alberto
Luis Alberto

Adhiero a los comentarios del correntino Braveheart

Imagen lilian esther
lilian esther

mmmm!!!!!!!!!! yo dudo

Imagen Mario
Mario

No me parece buen tipo este

Imagen marta
marta

Buena nota!!

Imagen Mariana Edith
Mariana Edith

Muy buena nota !

Imagen Sandra
Sandra

excelente nota, como todo lo que hace Sergio,

Imagen NILDA
NILDA

CREO SOLO EL SABE LOS INTERESES QUE LO TRAJERON A ESTOS PUNTUALES LUGARES. ES INTERESANTE QUE LOS HABITANTES CORRENTINOS PUEDAN DAR SU OPINION SORE ESTA RELIQUIA NATURAL, LOS ESTEROS DE IBERA.

Imagen Graciela
Graciela

Esperemos que todo sea cierto!!!!! Muy buena nota!!!

Imagen Norma
Norma

muy buen articulo

Imagen delia elvira
delia elvira

buen articulo

Imagen claudia alejandra
claudia alejandra

¡¡EXCELENTE ARTÌCULO!!

Imagen Alicia Lidia
Alicia Lidia

Quiero ser como Douglas Tompkins, hacer lo que él hace!

Imagen natalia
natalia

Muy bueno este articulo!

Imagen francisco
francisco

Muy bueno

Notas Relacionadas