Imagen Imagen

Los guardianes del Iberá

El sol convierte las aguas en un espejo que encandila. Una suave brisa hamaca los juncales de la orilla. A lo lejos, una bandada de garzas blancas levanta vuelo. El silencio se rompe sólo de a ratos por el chapoteo de un remo, o el grito lejano de algún chajá que llama a su pareja. Ni siquiera ellos, los celosos custodios de este santuario natural llamado Esteros del Iberá, se animan a interrumpir la armonía de un cuadro único: ese que brinda la naturaleza en su estado más puro, ese que ellos con años de dedicación, lograron rescatar del avance de la “civilización” que a su paso todo lo destruye.

Los Esteros del Iberá son parte de un humedal que abarca 13.000 kilómetros cuadrados en el centro norte de la provincia de Corrientes, al nordeste de la Argentina. Si bien debe su nombre a la laguna homónima, está compuesto por una serie de espejos de agua y embalsados (islas flotantes de espesa vegetación). En guaraní, Iberá significa “agua que brilla”, es en definitiva una palabra formada por dos vocablos de los ancestrales habitantes de estas tierras: “Δ, que quiere decir agua, y “berá”, brillante.

Y su nombre lo dice todo. Es que este rico ecosistema, declarado reserva natural provincial, es el lugar donde el brillo del sol sobre los espejos de las aguas, particularmente al amanecer y al atardecer, brinda un marco de solemnidad sobrecogedora a la naturaleza.

Los Esteros del Iberá, hasta su declaración como área protegida en 1983, sufrieron los embates de la depredación no sólo de su fauna sino también de sus tierras que, en beneficio del progreso y la producción fueron arrasadas de manera brutal, poniendo al borde de la desaparición a muchas especies, como el aguará-guazú o ciervo de los pantanos. Otras no resistieron, como el yaguareté o el guacamayo celeste que habitaba los palmares, y que hoy son sólo un recuerdo.

La puesta en marcha de la reserva natural como tal produjo un raro fenómeno: el de los cazadores, aquellos habitantes de la zona que vivían de los cueros y la carne que lograban con la matanza de carpinchos, lobitos de río, yacarés o ciervos; convertidos hoy en guardaparques, en custodios de lo que ellos mismos desde chicos aprendieron a matar sin piedad.

Ellos, los “mariscadores” como se conoce a quienes vivían en los esteros dedicados a esa actividad, eran los que mejor conocían cada laguna, cada canal y cada monte del sistema Iberá. Eran quienes sabían de memoria como rastrear un animal y como descubrir a los cazadores porque saben de memoria sus movimientos. Sólo tenían que abandonar sus costumbres, su forma de vivir. Tenían que pasar de ser depredadores a conservadores.

En un principio fueron ocho los cazadores, entre cientos que ponían en peligro la zona, los que decidieron dejar todo para dedicarse a cuidar el Iberá. Hoy, si bien quedan sólo dos de aquellos antiguos mariscadores, hay un total de veinte guardaparques en toda la reserva, algo que aún algunos consideran insuficiente para controlarla en toda su extensión.

Don Ramón Molina, de 58 años, es uno de los dos últimos “mariscadores” reconvertidos. Tiene el rostro moreno y curtido, de los que viven bajo el sol. Sus manos ásperas y fuertes hablan de trabajo duro. Vive en una casa baja de casi un siglo. “Fue de mi padre”, cuenta con orgullo. Es de paredes blancas y está ubicada en una de las tantas esquinas arenosas y poco pobladas de Carlos Pellegrini, un pueblito enclavado a orillas de la laguna Iberá, de unos de 700 habitantes (a fines de los años ‘70, la mitad de la población vivía de la caza). “En aquella época, había trabajos rurales, pero en lo que más se ganaba era en la venta de pieles, sobre todo la del yacaré en verano, y la del lobito de río, en invierno. Y nos internábamos por 15 o 20 días en los esteros. Y los mismos almaceneros de acá, a los que les comprábamos las provisiones, eran los que nos proveían de trampas y armas para ir a cazar, y después les pagábamos con cueros. Hasta 100 o 150 cueros por salida traíamos, y así se iban terminando los animales”, cuenta el guardaparques.

Hoy la historia es diferente. Molina y el otro “mariscador”, Domingo Cabrera de 59 años, comenzaron a cazar cuando eran adolescentes. Sus padres les enseñaron el oficio. Hoy son los dos únicos ex cazadores que siguen como guardaparques. Los demás ya se retiraron.

“Nos damos cuenta de que el trabajo valió la pena, hoy todas las especies han avanzado muchísimo y abundan, pero hay que seguir cuidándolas para que no vuelva a pasar lo mismo”, dice Ramón Molina.

La bióloga Sofía Heinnonen, afincada en una de las estancias de la zona, dedicadas al ecoturismo y a la preservación de la fauna del lugar lo ratifica. “¡Vaya si sirvió la experiencia!, la decisión de la provincia de Corrientes de contratar a los antiguos pobladores fue una acción visionaria y precursora del destino turístico que hoy es el Iberá”.

Fueron convocados pobladores de Yahavere, de Pellegrini, y más tarde de Galarza, porque eran los máximos conocedores del lugar. “Sabían a la perfección las técnicas de caza, conocían a los mariscadores, a los acopiadores y, sobre todo, la cultura local”, cuenta Heinnonen.

A los pocos años de haber sido contratados los “mariscadores” como guardaparques, ya se habían acabado las actividades de caza, y la fauna comenzó a acercarse al pueblo. “La mansedumbre de los bichos empezó a llamar la atención de los primeros visitantes, y la noticia no tardó en correr. En el pueblo, la fauna no huía del hombre. El ecoturismo comenzó a ser una alternativa viable porque el ‘modelo Pellegrini’ funcionaba, y hoy lo siguen localidades como Concepción, San Miguel, Villa Olivari y Boquerón”, asegura Sofía para quien hoy “el Iberá tiene un alto potencial ecoturístico, siempre y cuando se logre amansar a la fauna. Qué mejor que la gente local para hacerlo, qué mejor que pobladores convertidos en guardaparques, algo que se está haciendo en el mundo: tratar de integrar a los habitantes de la zona a los procesos de protección de la fauna”.

Y reclama más esta mujer que lucha junto a muchos otros por la preservación de la joya natural mas preciada de Corrientes. “Ojalá que esto se repita en otras zonas de la provincia”. Es que en algunos lugares, como en Yahaveré, al sur de los esteros, siguen existiendo los “mariscadores” que viven de la venta de cueros, aunque no tan bien como sí lo hacen los acopiadores; en definitiva los únicos ganadores de la historia.

En Carlos Pellegrini se encuentra el Centro de Interpretación Iberá. Allí Molina y Cabrera enseñan a los nuevos guardaparques a conocer el Iberá, a conocer sus animales y sus costumbres, a rastrear cazadores y a evitar que vuelvan a entrar en la zona de la reserva. Esas enseñanzas incluyen noches en los esteros, acampados, todo para conocer los lugares más apartados, aquellos donde entraron cuando no tenían más de 15 años con sus padres para aprender a cazar.


“No me gustaba mucho a mí, pero era muy buena plata, se ganaba más que en cualquier otra cosa, igual no me costó dejar”, recuerda Molina.


Cabrera es más parco a la hora de hablar. De baja estatura, con bigotes y con las marcas indelebles del sol permanente sobre la piel contesta con una sonrisa que denota orgullo: “Sí, conozco casi todo, pero el que mejor conocía los esteros era mi padre, él me enseñó a cazar y además a conocer... si hasta hizo el mapa de los esteros”, rememora “Mingo”, como lo conocen todos.

Vicente Fraga, otro de los asentados en Carlos Pellegrini, es el subdirector de parques y reservas, “el jefe de los guardaparques”, tal como le dicen en la zona. Fraga no se cansa de elogiar la decisión de haberlos elegido a los mariscadores como primeros guardaparques. “Sin ellos esto hubiera sido imposible, quiénes mejor que estos hombres como conocedores del lugar y para enseñar a los más jóvenes que no son de acá; no sólo que fueron fundamentales, sino que lo siguen siendo hasta hoy”, dice.

Y los guardaparques jóvenes no dejan de reconocerlos. Además de tratarlos con admiración, ven en Molina y Cabrera a dos de sus maestros. A esos que les enseñan lo principal de sus trabajos, lo que se aprende en el terreno, buscando rastros, mirando el agua, los pastizales o la copa de los árboles.

Los viejos mariscadores lograron una gran recuperación de la fauna, pero la pelea de Iberá pasa hoy por otro lado: evitar que un inapropiado manejo productivo, o una sobrecarga turística, termine por doblegarlo ante la falta de políticas y las acciones que apunten a su preservación integral. Es que las producciones agrícolas de la zona sufrieron fuertes cambios en las últimas décadas.

El auge de la producción forestal llevó a la introducción a la zona de especies no autóctonas consideradas por los especialistas como invasivas que, además, sustituyen los paisajes de pastizales naturales con la consecuente disminución de algunas especies de la fauna. Pero tal vez el principal daño hoy lo cause la actividad arrocera: miles de hectáreas de tierras de la reserva que están en manos privadas, se han volcado a esa producción ocasionando daños de distinta magnitud.

La construcción de terraplenes para caminos o embalses que terminan por afectar el normal escurrimiento de las aguas, la toma de millones de litros de agua para riego de espejos que forman parte del humedal, la degradación de tierras a causa de los desmontes, y la fumigación con productos que afectan la flora y la fauna de la zona, son los principales enemigos del Iberá.

El turismo es otro de los peligros que se ciernen sobre Iberá. Solo en 2008 y, pese a los altos costos del lugar y a los dificultosos caminos para llegar, a Carlos Pellegrini ingresaron 24.233 turistas, 34 veces la población del lugar. El sistema Iberá vale recordar tiene numerosas entradas. Además de Pellegrini están Concepción, San Miguel, Loreto, Ituzaingó y una serie de estancias habilitadas para el turismo ecológico en todo su contorno.

Iberá es el agua que brilla por sí misma y también gracias al esfuerzo y a la vocación de hombres como Molina y Cabrera, que dejan sus días recorriendo las miles de hectáreas donde crecieron, aprendieron a sobrevivir y hoy deben proteger.

Ellos cumplieron su misión. Pero en la lucha por mantener el Iberá aún hay mucho por hacer, y se necesitarán más Molina y Cabrera para seguir empujando a este santuario natural a ser tal como fue hasta hace algunas décadas, como nunca debió dejar de ser, pero que la mano del hombre puso al borde de la destrucción. Y es la misma mano del hombre la que en la actualidad puede recomponerlo.

Hoy, por suerte, sus aguas brillan, tanto como la esperanza de que nunca desaparezca.

Elegí tu puntuación
Dejá tu comentario
Imagen Liliana
Liliana

Hola, como mi hija es una de las guardaparques jovenes del Ibera, de la foto de la revista es la mas delgada que esta en musculosa, tuve la suerte de conocer los esteres y compartir con loas mariscadores y el resto de los guardaparques unos días, les puedo asegurar que el lugar cuenta con una belle

Imagen Paola Viviana
Paola Viviana

Me alegro y me siento muy orgullosa como argentina de que se esté haciendo algo para salvar la vida silvestre y un gesto que espero sea imitado por otros argentinos en el resto del país donde lamentablemente se sigue cazando y con ello llevando a las distintas especies a la extinción y afectando el

Imagen Sergio Daniel
Sergio Daniel

Muy buena la nota; y felicito a las personas que decidieron cambiar de actitud frente a un problema tan grave. Ademas felicito a las personas que hicieron posible que estas personas cambiaran. Ojala todos pudieramos efectuar cambios para beneficio de la naturaleza. Nuevamente los felicito por la n

Imagen juan carlos
juan carlos

Muy buena la nota me siento muy bien q se esté haciendo algo para salvar la vida silvestre

Imagen Marcela
Marcela

Excelente la nota y muy importante crear conciencia entre la poblacion para preservar un lugar tan bello como es el Ibera

Imagen Marcela
Marcela

Excelente la nota y muy importante crear conciencia entre la poblacion para preservar un lugar tan bello como es el Ibera

Imagen jose maria
jose maria

Excelente la nota...hay que luchar contra las matanzas de animales y prevenir asi las extinciones de flora y fauna que cada vez aumentan mas...

Imagen gerardo Antonio
gerardo Antonio

Muy buen ejemplo para seguir, me gustaria conocer este paisaje de fauna y naturaleza, como hasta me animo para ser guarda...

Imagen ROSA
ROSA

QUE BUENA LA NOTA, QUE LINDO SERIA PODER CONOCER TODO ESTO, Y QUE SE PUEDAN CONSERVAR EN SU ESTADO NATURAL¡¡

Imagen Ernesto
Ernesto

buenisimo

Imagen pedro
pedro

esta genial, este ejemplo de vida,, deberia seguirlo mucha gente,, yo inclusive,, pero obvio, que no soy cazador, pero en otros, rubros, de la vida,, excelente la nota

Imagen Melina
Melina

Buenisisma la nota!

Imagen Victor Hugo Borda
Victor Hugo Borda

ESta nota nos devuelve la esperanza y podemos soñar con un mundo mejor.

Imagen Luis
Luis

Sera que podemos hacerlo?? sera que todos podemos cambiar y empezar a cuidar nuestro planeta? ojala ese es mi deseo espero no se convierta en utopia

Imagen jorge
jorge

la preservacion es indispensable para la supervivencia de las especies,si todos tuvieramos respeto por las cosas vellas seriamos mas felices!!!!!!

Imagen Norma Ester
Norma Ester

Los "mariscadores" son también nombrados en los chamampes de Antonio Tarragó Ros. Era tradición familiar aprender el oficio. Hoy es necesario preservar ese sitio tan lindo!!!!. Muy buena la nota.

Imagen Graciela
Graciela

Excelente nota. Es hora de que todos tomemos conciencia de lo mal que anda nuestra casa y que la fauna no está para nuestro exclusivo provecho sino que fue puesta por algo y todos debemos convivir armónicamente.

Imagen ana maria
ana maria

Cuando me invitaron a visitar Iberá, creía que no iba a ser muy entretenido. Cuando llegué alli quedé maravillada por lanaturaleza que se ofrecía y por el cuidado que de ella hace su gente.

Imagen Silvia
Silvia

Aunque desgraciadamente haya muchos que matan, que no respetan ni la fauna ni la flora, hay gente honesta, con convicciones y comprometidas seriamente en pos de la vida. Siempre es mejor hacer algo a hacer nada.

Imagen lorena andrea
lorena andrea

yo tengo mi hija q adora los animales y no los gusta ver sufrir a los animales .ella quiere hacer algo para ayudarlos y no sabe que hacer...........................

Imagen Noemi Elicia
Noemi Elicia

Ojala todos podas hacer de esta nota una reflexion, que esto no sea una utopia y comencemos a creer que de a uno sumamos.

Imagen INES PATRICIA
INES PATRICIA

EXCELENTE LA NOTA! Todo ser humano deberíamos aprender de los ANIMALES, son los únicos seres que QUE NO CAZAN POR PLACER. y FELICITO aquellas personas que dedican tiempo y amor para SUS cuidado. LOS MEDIOS TELEVISIVOS DEBERIAN PUBLICAR ESTAS NOTAS IMPORTANTES DONDE EL HOMBRE SE DEDICA A LA NATUR

Imagen María Alejandra
María Alejandra

Me sonrío al leer esta nota, ya q he vivido allí, conozco mucho al Sr. Molina y al Sr. Cabrera, y realmente sabemos de su responsabilidad por lo q hacen y no hay gente más capacitada q ellos. Todos los profesionales necesitan de ellos, porq la teoría sin la práctica q tienen, no es nada.... Conoc

Imagen Jorge Nelson
Jorge Nelson

Que bueno recuperar este lugar para los que vivían ahí antes y para los que pueden ir ahora a visitarlo. De seguro un lugar maravilloso con un testimonio increíble de estos hombres de los esteros. Genial nota.

Imagen monica graciela
monica graciela

EXCELENTE NOTA

Imagen Mariana Itatí
Mariana Itatí

Felicitaciones, en mi ciudad- Diamante- tnemos el Parque Nacional Pre-Delta, y nos cuesta todavía hacer entender a las personas que van a pescar y a cazar al parque , que no pueden hacerlo porque se está tratando de recuperar el lugar, es un lugar precioso que se está reestructurando y de a poquito

Imagen Mario
Mario

Lei la nota en la revista, la verdad que en esta revista salen muchas cosas que desconosco, y lo importante es mostrar la gente que se preocupa por las nobles causas, felicidades.-

Imagen carolina
carolina

me gustó.

Imagen Mabel
Mabel

a eso le llamo TOMAR CONCIENCIA!!!!

Imagen daniela marcela
daniela marcela

los admiro...x su desicion....de tomar conciencia .....

Imagen graciela
graciela

hermosa nota,felicitaciones

Imagen FABIAN OSVALDO
FABIAN OSVALDO

Muy buena nota ,haber si los gobernantes se concientizaran de una buena vez y se acaben todas estas cosas malas que no dejan de hacernos daño.

Imagen lilian esther
lilian esther

Muy buena nota, por más guardaparques que hayan, los depredadores se las ingenian para seguir haciendo daño y destruir el medio amiente

Imagen lilian esther
lilian esther

Muy buena nota, por más guardaparques que hayan, los depredadores se las ingenian para seguir haciendo daño y destruir el medio amiente

Imagen alexandra sofia .
alexandra sofia .

excelenteeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeee

Imagen griselda fabiana
griselda fabiana

Yo amo tanto a TODOS LOS ANIMALES,que realmente cada vez que leo o veo en la tv no puedo creer que haya gente que los mata...me cuesta creer que haya tanta frialdad en un ser humano!!!

Imagen alexandra sofia .
alexandra sofia .

yo tambien amo los animales

Imagen Walter Ariel
Walter Ariel

Excelente nota !!! Es nuestra obligacion preservar la naturaleza.

Imagen alexandra sofia .
alexandra sofia .

ok

Imagen jorge gustavo
jorge gustavo

es genial... y gente como esta nos demuestra los principios q debemos tomar todos!!!!!!!!!!! genial...!!!!!

Imagen Stella Maris
Stella Maris

Linda nota, pero decir y hacer, son dos cosas distintas, debemos tomar conciencia!!!

Imagen Pedro
Pedro

una vuelta de tuerca,cuidar lo nuestro si vale la pena!

Imagen gabriel andres
gabriel andres

Soy correntino nacido en Monte Caseros y hace mas de 30 años que vivo en Resistencia-Chaco. Los esteros del Ibera, uno de los reservorios de agua dulce mas grande del "MUNDO" y otros tantos situados en nuestro pais y en Sud America deben y tienen que ser preservados por los pobladores de la zona, au

Imagen Blas agustín
Blas agustín

Es que siempre hay otra oportunidad de hacer cosas buenas.

Imagen beatriz
beatriz

no nos olvidemos de esto por favor

Imagen Esteban
Esteban

mequias ya lo dijo todo. La humanidad necesita cambiar varios puntos de vista y así, preservaremos mejor la naturaleza y el planeta mismo.

Imagen MELISA LUZ LOPEZ
MELISA LUZ LOPEZ

POR FAVOR!! ES HORA DE TOMAR CONCIENCIA Y CUIDAR LA NATURALEZA

Imagen Lidia
Lidia

La nota excelente pero, "del dicho al hecho...." todavia hay tanta gente perversa que mata por matar a cualquier animal. No se toma conciencia!

Imagen MARIA LAURA
MARIA LAURA

No conozcopersonalmente los Esteros del Iberá en Corrientes. Mediante esta nota es como si hubiese estado, pero con la parte muy pero muy negativa de como la gente abusa y está exterminando las especies sin pensar que nos estamos exterminando nosotros mismos...

Imagen Carina
Carina

Muy buen articulo !! Excelente !!

Imagen Adela Esther
Adela Esther

Me parece muy buena esta noticia, que haya personas que dieron un vuelco a su vida lo que antes destruian ahora ayuden a cuidar a pesar del daño irreparable que ya hicieron. A las personas que viven de la caza y pesca indiscriminada por Dios estan destruyendo la casa en la que habitamos todos.

Imagen cristian
cristian

Lo bueno de todo esto es que se trabajo con mucha inteligencia y que el dinero que se usa para este tipo de solución en esta problemática esta muy bien invertido

Imagen Gloria
Gloria

Muy buena nota!

Imagen enriqueta
enriqueta

otra gota en el mar para cuidar la tierra !!!!!!!!!!!! pero sin ella seria peor ....

Imagen Raúl Esteban
Raúl Esteban

Nuestro litoral es una joya del planeta. Tenemos que cuidarlo.

Imagen Ludmilla
Ludmilla

Habiendo tantas cosas buenas por hacer sobre esta tierra no comprendo a las personas que se dedican a matar indiscriminadamente a los animales sòlo para saciar el deseo egoìsta del consumismo y la vanidad.

Imagen WALTER
WALTER

EXCELENTE

Imagen WALTER
WALTER

EXCELENTE

Imagen norma
norma

muy bueno!!!

Imagen Luis Alberto
Luis Alberto

Interesante.

Imagen silvia
silvia

nuy interesante y loable el esfuerzo de esta gente que tomo conciencia sobre la necesidad de cuidar , de construir en ves de destruir

Imagen Alicia
Alicia

Notas como ésta nos hacen albergar una esperanza. En cada acto de nuestra vida deberíamos tomar conciencia de la importancia de la vida animal y vegetal. Lamentablemente queda mucho por hacer y no sólo es tarea de los gobernantes de turno, es tarea de TODOS.

Imagen Mario
Mario

Excelente articulo ! Muy bueno !!

Imagen delia elvira
delia elvira

excelente, excelente

Imagen daniel antonio
daniel antonio

No se puede estar fuera de la ley, debemos obedecerla todos, cuando se plantea la necesidad de preservar las distintas especies, que integran nuestro Planeta Tierra. Adelante.....

Imagen marta
marta

Muy buena nota!!!

Imagen Mariana Edith
Mariana Edith

Muy buena nota !

Imagen dulce
dulce

mu bueno

Imagen olga felisa
olga felisa

EXELENTE NOTA , PERO SI TODOS PONEMOS NUESTRO GRANITO DE ARENA SERIA MAS FACIL

Imagen Sandra
Sandra

Esto si me gusto!! si,si,si,!!

Imagen Jorge
Jorge

Bueno es saber que la cosa está cambiando

Imagen Norma
Norma

muy buen articulo

Imagen María Isabel
María Isabel

Mi Corrientes pora!!! Excelente artículo!!! Yo amo a los animales con locura!!!

Imagen Marlene
Marlene

Buena nota!!!

Imagen jesus
jesus

EXELENTE NOTA , PERO SI TODOS PONEMOS NUESTRO GRANITO DE ARENA

Imagen Gabriela
Gabriela

nuy interesante y digno de valorar el esfuerzo de esta gente que tomo conciencia sobre la necesidad de cuidar , de construir en lugar de destruir

Imagen silvia
silvia

me encantan los espacio verdes lastima que van quedando pocos

Imagen Dennis
Dennis

LINDA NOTA !!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!

Imagen irene
irene

es digno de destacar lo de estas personas que a tiempo tomaron conciencia

Imagen Alicia Lidia
Alicia Lidia

Qué nota más concientizante!

Imagen natalia
natalia

Muy buena!

Imagen jose luis
jose luis

LOS BUITRES QUIEREN DESTRUIR LOS ESTEROS DEL IBERÁ El arrocero Jorge Vara mostrando las garras de los intereses económicos que repersenta afirmó: “No podemos darnos el lujo de tener al Iberá solo para conservacionismo” El ministro de la Producción, Trabajo y Turismo y ex-Presidente de la Asociaci

Notas Relacionadas