Imagen Imagen

Cuando se dice que la naturaleza es sabia, nadie tiene dudas de que así lo sea. Miles de pruebas concretas a nuestro alrededor lo demuestran. En este caso, va...

Los chimpancés comen el centro de unas ramas amargas (Vernonia amigdalina) y las hojas de aspilia para eliminar parásitos; también consumen hojas de Trichilia rubescens para combatir la malaria.

 

Los monos capuchino frotan las hojas machacadas de un arbusto de la jungla, llamado Piper marginatum contra la piel para evitar parásitos.

 

Pájaros de muchas especies ponen o atraen hormigas entre sus plumas; las hormigas liberan un químico que combate los parásitos y las infecciones.

 

Los lémures sifaka comen corteza de higuera y tamarindo cuando están embarazadas para estimular la producción de leche y matar parásitos intestinales.

 

Las abejas melíferas se protegen de un hongo que mata a sus larvas, el Ascosphaera apis, combinando sus colmenas con propóleo, una resina pegajosa de las plantas con demostradas propiedades antimicrobióticas.

 

La oruga de la polilla tigre consume cicuta para mantener bajo control a la larva parasitaria de los taquínidos (una especie de mosca).

 

Los orangutanes mastican hojas de la planta Commelina y luego aplican lo mascado como bálsamo para músculos, articulaciones y piel doloridos.

 

Las elefantas caminan largas distancias en busca de borraja, que induce el parto.

 

Como muchos otros animales, los macaos comen tierra arcillosa para calmar el tracto digestivo y neutralizar sustancias tóxicas.

 

Los alces comen la corteza del álamo temblón para aliviar el dolor. La corteza contiene un químico similar al de la aspirina.

 

El estornino europeo adorna sus nidos con hojas de laurel para mantenerlos libre de pulgas.

Elegí tu puntuación
Dejá tu comentario
Imagen marcelo oscar
marcelo oscar

Muy buena informacion

Imagen jose luis
jose luis

MUY BUENA

Notas Relacionadas