Imagen Imagen

A dos años del conflicto por las pasteras, entre Argentina y Uruguay, todavía no se encuentra una solución.

Los lazos entre argentinos y uruguayos son fraternales, viscerales y de sangre. Mate, tango y fútbol. Cuna compartida de  gauchos y compadritos. Disputa amorosa frente al dilema acerca de quién inventó el dulce de leche y estocadas esporádicas por el nacimiento de Carlos Gardel (en las dos orillas pregonan haberlo escuchado berrear por primera vez). Vendavales de un nuevo tiempo nos desarropan transitoriamente, atentan contra esa identidad que hemos forjado para hermanarnos como con ningún otro vecino.
Una planta industrial que despedaza la madera pareciera ser la causante de un encontronazo de los fieros. Esos que alejan y quitan las posibilidades de acordar.
La instalación de una planta de celulosa —una de las más grandes del mundo— en las márgenes del río Uruguay, que oficia de límite entre los dos países, originó un conflicto en el que se han involucrado las poblaciones de ambas orillas, los gobiernos provinciales y nacionales, empresas extranjeras y medios de comunicación. Por las proporciones del dilema ya tomaron intervención dos tribunales arbitrales: uno el del Mercosur, en el marco del tratado de asociación regional, y otro en el ámbito de las Naciones Unidas, el tribunal de La Haya.
El conflicto se desató hace 5 años cuando el gobierno uruguayo tomó la firme decisión de instalar plantas que producen la materia prima para fabricar papel muy cerca del límite con la Argentina, en la localidad de Fray Bentos. Los estados se enfrentaron inmediatamente. Desde la Argentina se planteó una tenaz oposición oficial representada por el propio presidente, sus ministros y algunos gobernadores, frente al impacto y posible deterioro del medioambiente.
El flamante emprendimiento significaba mucho para Uruguay, un país pequeño (es el segundo más chico de América del Sur), que recibiría la más grande inversión industrial en su historia. Y promesas de trabajo. Botnia, la empresa finlandesa que terminó instalándose, desembolsó 1.850 millones de dólares para la construcción de la planta y comenzó diciendo que unas 5.000 personas recibirían indirectamente los beneficios de sus operaciones. El país de la lechería y la carne vacuna, el turismo responsable y ciertas inversiones inmobiliarias, especialmente en el departamento de Maldonado, trocaba de un modelo de desarrollo a otro que prometía divisas, inversiones y trabajo en una escala que hasta ahora desconocía.


 La empresa española Ence debió pagar medio millón de euros por contaminar la ría de Pontevedra.



Desde hace 15 años, Uruguay, a través de su Plan Nacional Forestal, se venía preparando para una instancia de estas características. Durante tres lustros se plantaron un millón de hectáreas de pinos y eucaliptos cuyas fibras son óptimas para la fabricación de papel.
En 2002 se conoció oficialmente la intención de instalar plantas para la producción de celulosa. Los anuncios fueron bien recibidos en Uruguay. Entonces se hablaba de Ence, una empresa española de dudosa reputación.
Ese mismo año la Audiencia de Pontevedra la había condenado en Galicia por “delito ecológico”. Ence debió pagar medio millón de euros por contaminar la ría de Pontevedra.
Pequeños grupos ambientalistas uruguayos, asentados en las cercanías de la zona donde se instalaría la planta, tomaron inmediatamente la información y esos datos sirvieron para una primera campaña que, aunque acotada, retumbó en el mundo entero. Ence finalmente desistió y ha cancelado sus inversiones momentáneamente.
Sin embargo,  los medios de comunicación más importantes de Montevideo apostaron por el plan oficial y se alistaban rápidamente en las filas de los que pensaban que plantar árboles para suministro de papeleras era la mejor salida para la economía local. En ese marco, en 2005, la finlandesa Botnia desembarcaba en Uruguay y comenzaba sus obras en la localidad de Fray Bentos.
El segundo productor de pasta de celulosa más grande del mundo había venido a asentarse justo frente a las playas de Gualeguaychú, un pueblo argentino de 76.000 habitantes cuya actividad principal está ligada al turismo; a exactamente 13,5 kilómetros de distancia.
Los ambientalistas de Fray Bentos (Uruguay) recurrieron entonces a sus vecinos de Gualeguaychú (Argentina) y de este modo se armó un movimiento vecinalista que reclamó con persistencia por su derecho a vivir en un ambiente sano y sin amenazas de contaminación. La continuidad de la protesta no tiene antecedentes en América del Sur; hace dos años que, ininterrumpidamente, manifiestan en la ruta por esta causa ambiental.
En enero de 2006 cortaron por primera vez la ruta internacional 136 que desemboca en el puente binacional General San Martín. Aunque sus métodos —interrupción del derecho a transitar libremente por un territorio nacional— fueron desaprobados por parte de la ciudadanía y, en especial, por el gobierno de Uruguay, la asamblea vecinal se ha constituido en una especie de vigía que garantiza procesos de mayor transparencia frente a las acciones de los gobiernos, la empresa y la Justicia.
Resulta entendible: si la fábrica contamina, les envenenará el espacio vital que eligieron para vivir y criar a sus hijos. Me han dicho por estos días que están revisando sus herramientas de lucha.
En las radios de Gualeguaychú suelen escucharse anuncios que invitan a sumar nuevas ideas para poder dejar definitivamente la ruta. Todavía no aparecen. Se requiere idéntica contundencia y posiblemente un poco más de imaginación.
El capítulo oficial muestra a dos presidentes incapaces de establecer un pacto que beneficie en proporciones similares a los ciudadanos que respectivamente representan.
Los presidentes de la Argentina y Uruguay, Néstor Kirchner y Tabaré Vázquez se reunieron una vez en 2006.
—Que nos van a contaminar.
—Que necesitamos crecer.

No han salido de ahí al momento de escribirles esta entrega. Piensan que un tribunal internacional lo decidirá.

La potencial contaminación que denuncia la Argentina no ha sido probada todavía. A los dos meses de puesta en funcionamiento la planta, técnicos de la Universidad de Buenos Aires determinaron que las sustancias tóxicas detectadas no superaban los parámetros internacionales y la consultora EcoMetrix, contratada por el Banco Mundial, se expidió seis meses después en el mismo sentido. Demasiado pronto para detectar anormalidades. Botnia ha previsto operaciones hasta 2050.
La comprobación de contaminación en la etapa inaugural hubiese significado de hecho una catástrofe ambiental.
Lo que sí se sabe es que tras el empleo de unos 4.000 operarios para la construcción de las instalaciones, la planta cuenta hoy con una cuadrilla de 280 trabajadores en total: 33 son de Fray Bentos, la localidad donde se emplaza, el resto de Montevideo, Buenos Aires y Finlan- dia. En su primer año, la fábrica produjo un millón de toneladas de pulpa para hacer papel. Los 35 barcos repletos que salieron de Fray Bentos tienen como destino final puertos de Europa y Asia, donde hay mercados con fuerte demanda que ofrecen posibilidades para crecer. No parece difícil de comprender, sin embargo será complicado conciliar.
Hay una orilla en donde piensan, como en la mayoría de las otras orillas, que nuestro planeta azul es efectivamente bello. Pero que también —y en esto difieren con algunas orillas— es frágil ante las actividades previstas por el hombre cuando el desarrollo resulta ilimitado. Porque el planeta es finito, concluyen. Tiene límites, contornos, que en ningún caso se pueden vulnerar en nombre de una desproporcionada actividad.
Nunca lo han dicho expresamente, pero sospecho que los asambleístas de Gualeguaychú (y también los de Fray Bentos) están luchando por la belleza, ese bien supremo del entorno esencial. Quieren seguir teniendo enfrente un horizonte constituido por el río y su borde vegetal. Sin chimeneas, sin trituradoras, ni pinos fugaces.

Los conforma el ordinario paisaje de un pueblo rural.

* Sergio Elguezábal se especializa en temas ambientales y conduce TN Ecología.

Elegí tu puntuación
Dejá tu comentario
Imagen María Alejandra
María Alejandra

Qué grata sorpresa encontrar una nota sobre este conflicto en esta revista. Desde hace tiempo que sigo los programas de Sergio y ahora su espacio en Selecciones. Que importante es contar con un medio en el cual volcar con autentica veracidad el amor por la naturaleza, que no es ya eso que no tenía

Imagen Gaston
Gaston

Primero quiero aclarar que estoy en contra del funcionamiento de estas plantas, y mas aún, de la forestación, puesto que estos árboles consumen mas recursos naturales de lo que nuestra tierra puede reponer dejándola inservible. Pero el tono de este artículo deja bastante que desear. Cito: ".

Imagen Diego
Diego

Que pena que una publicación del nivel de Selecciones, realice una nota tan sesgada y falsa. Todo el mundo sabe que el conflicto de las papeleras es puramente político y económico (Lopez Mena sigue llenando sus barcos con autos hacia Uruguay mientras manda dinero a los piqueteros). Una tras otra, e

Imagen felipe
felipe

Los asambleistas son ecologistas segun sea el que esta del otro lado. Hace poco por una radio de san juan comentaron sobre una gran mortandad de aves en gualeguaychu, al parecer provocado por el uso de pesticidas y agroquimicos relacionados con la produccion sojera, eso parece que no es importante p

Imagen Ruben Jose
Ruben Jose

Estimado Sr. Sergio Elguezabal De mi consideración: Motiva la presente vuestro articulo “Luchar por el Horizonte”, coincido plenamente con Ud. en varios aspectos de sus puntos de vista, sobre todo en lo que a hermandad se refiere. Sin embargo hay ciertas cosas que no se adecuan a la realidad

Imagen Alberto
Alberto

Antes que nada quisiera aclarar que soy lector de selecciones desde hace muchos años y no dejo de comprar nunca un ejemplar. Es por eso que recibí con profundo dolor este artículo. Tan sesgado es el mismo que se publica con una foto en la cual se confunde al lector haciéndole creer que se trata d

Imagen Sergio
Sergio

Me da la impresión que el artículo pierde objetividad y se basa en datos incorrectos. La ciudad de Gualeguaychú, no se encuentra a 13,5 kilómetros de distancia de Botnia sino prácticamente al doble de esa distancia. Menciona que la planta emplea 280 trabajadores confundiendo la plantilla de una em

Imagen NELIDA S
NELIDA S

ME DA MUCHA PENA QUE SE CREA QUE SON DATOS INCORRECTOS, LO LAMENTABLE QUE CUANDO SE TOME REALMENTE CONCIENCIA YA SERA MUY TARDE , COMO TANTAS COSAS QUE YA HAN SUCEDIDO Y NO SE REALIZO NADA EN SU DEBIDO TIEMPO

Imagen juan carlos
juan carlos

Q lástima espero q se tome conciencia

Imagen Melina
Melina

Muy buena la nota!!!

Imagen pedro
pedro

la nota es excelente, mi opinion personal, es que hay un gran tema politico, metido en el medio...que pasa con nuestro queridisimo riachuelo????piensenlo

Imagen ROSA
ROSA

creo que esta nota no dice toda la verdad o se trata de confundir al lector. Hay datos que ya se dijeron que no son exactos o correctos.

Imagen Jorge Nelson
Jorge Nelson

Que buena nota. Pero que porquerías que hechan al medio ambiente estas empresas en su afan de hacer más negocio con sus propios clientes!

Imagen valeria
valeria

excelente nota! ojala pronto se arrive a una solución!

Imagen Blas agustín
Blas agustín

Que mezcla de comentarios trajo esta nota, a mi me da gusto el saber que somos muchos los que opinamos y cada uno sin ofender ni creer tener la verdad escribimos lo que pensamos. Un gran abrazo a todo/as lo/as lectora/es.

Imagen Pedro
Pedro

Conciencia y consenso-

Imagen hghg
hghg

muy buena nota

Imagen beatriz
beatriz

siempre me parece envidiable luchar por los principos

Imagen Carina
Carina

buena nota

Imagen ROCIO
ROCIO

buena nota

Imagen norma
norma

exelente!!!

Imagen Luis Alberto
Luis Alberto

Esta buena la nota.

Imagen lilian esther
lilian esther

No le veo una pronta solución al problema.

Imagen Mario
Mario

Excelente articulo ! Muy bueno !!

Imagen marta
marta

Muy buena nota!!

Imagen delia elvira
delia elvira

muy buen articulo

Imagen Mariana Edith
Mariana Edith

Muy buena nota !

Imagen Sandra
Sandra

excelente articulo,lastima que para cuando nos demos cuenta de la contaminacion va a ser demasiado tarde e irreparable.

Imagen Graciela
Graciela

Ya llevan tres años y medio luchando por el paisaje. Ahora levantan el corte para medir la contaminación junto con Uruguay. Excelente la nota !!!!!!

Imagen Norma
Norma

muy buen articulo

Imagen Marlene
Marlene

Quiero ver maas paisajes!!

Imagen Alicia Lidia
Alicia Lidia

Magnífica nota de Sergio Elguezábal

Imagen natalia
natalia

Excelente nota!

Notas Relacionadas