Imagen Imagen

La única mujer arqueóloga de alta montaña advierte sobre este problema.

El mayor peregrinaje sobre la nieve reúne a unas 70 mil personas a 4.700 metros de altura. La ceremonia es en los glaciares cercanos a Cusco, en Perú. Los asistentes piden por buena salud, familia y trabajo e imploran por la sobrevivencia de las nieves eternas del Ausangate, gravemente amenazadas por el calentamiento global. Se trata de una vivencia cultural del mundo andino desarrollada anualmente bajo la luna llena del mes de junio en la montaña más representativa de los Andes cusqueños.

Constanza Ceruti es arqueóloga de alta montaña (la única mujer en el planeta) y, aunque buena parte de su vida transcurre en soledad sobre volcanes buscando las claves para entender a civilizaciones pasadas, se conmueve con esta manifestación multitudinaria. “El objetivo de las ceremonias es recuperar pedazos de hielo del glaciar y compartirlos con las comunidades; un modo de volverse con la bendición de la naturaleza. El cambio climático ha hecho que los glaciares se retraigan y un modo de notarlo es que la capilla que estaba al pie del glaciar ha quedado lejos, a unos tres kilómetros.


Los cuerpos congelados yacían rodeados por un conjunto de ofrendas confeccionadas con cerámica y diferentes materiales textiles.


La devoción es tal que los caminantes, a pesar de las temperaturas bajísimas, hacen el trayecto en sandalias. También es porque creen que los glaciares están en retroceso por algo que han hecho mal. Muchos ya no se llevan pedazos de hielo sino agua que transportan en botellas desde arriba. El calentamiento global ha hecho que cambien hasta los rituales”, dice con pena la mujer.

Ceruti es una experta en rastrear los símbolos de las civilizaciones andinas, por lo tanto vive mucho tiempo en lo alto y sobre el hielo. “El cambio climático no afecta solamente las ceremonias, también parte del principal legado que ha dejado el Imperio Incaico: las momias congeladas y sus pertenencias en la zona andina.” La científica nacida en Buenos Aires explora cumbres de más de 5.000 metros con el fin de preservar el patrimonio arqueológico en sitios ceremoniales utilizados por los incas en Perú, Ecuador, Chile y la Argentina.

Uno de los hallazgos más importantes de Ceruti ocurrió en 1999, en la cima del volcán Lullaillaco, en Salta, a 6.736 metros de altura. Sobre el cuarto volcán más alto del planeta, junto al doctor Johan Reinhard, rescató a las tres momias mejor conservadas que se han descubierto hasta ahora. Después de 500 años, las encontraron vestidas, con los órganos intactos y hasta con restos de comida en el estómago. Los cuerpos congelados yacían rodeados por un conjunto de ofrendas confeccionadas con cerámica y diferentes materiales textiles. Si las condiciones climáticas variasen de modo significativo, todo aquello se perdería y todavía hay mucho por descubrir; según Ceruti, hay montañas aún inexploradas y que guardan tesoros muy útiles para la ciencia y la historia de la humanidad.

Constanza Ceruti adora la montaña, y se siente bien recibida por las alturas: “Podría decirte que la montaña es mi casa.” Ha participado de observaciones que resaltan el paisaje sagrado y los ritos funerarios en India, Nepal, Egipto, Turquía, Grecia, Hawai, Australia, Nueva Zelanda, Estados Unidos, México, Italia, Francia, Ecuador, Bolivia, Perú y Chile.

“Me incliné como los amores a primera vista. A los 14 era una chica normal con una vida urbana como todos, vivía en la ciudad y mis padres me llevaban de vacaciones a Mar del Plata o a las Sierras de Córdoba. Las caminatas al cerro La Banderita, en La Falda, resultaron una experiencia iluminadora de lo que sería mi futuro. Desde más chica había decidido que sería arqueóloga, pero ahí experimenté claramente la sensación del horizonte que se amplía. Con quince años de montañismo me sigo conmoviendo igual.”

Recuerda que cuando subió el Aconcagua por primera vez se vistió con tres pantalones encimados. Así decidió enfrentar los 30 grados bajo cero inaugurales. Tenía entonces 23 años. “Empecé a los 21, de golpe, salteándome las expediciones de media montaña y trepé directamente arriba de los 5.000 metros, a la alta montaña andina”. Vive al pie de los cerros, en Salta, siempre pensando en la próxima expedición que le devolverá la sensibilidad que —dice— se pierde en las grandes ciudades.

Hablamos del futuro y del entorno creado que aleja a los más jóvenes de lo que ella piensa es esencial.

“Los adolescentes han puesto una distancia emocional, pero hay que devolverlos a la tierra para que puedan valorar lo que tenemos, lo que ha dejado la historia y cuidarlo mejor. Cuando doy una clase o asisto a charlas trato de generar vocaciones, interesarlos por las actividades científicas y mostrarles que también puede ser divertido... Que sientan orgullo de lo que tienen y dónde viven, le transmito la necesidad de que vuelvan a poner energías en la esperanza.”

El trabajo de Constanza Ceruti en la alta montaña la enfrenta con desafíos que ha decidido sortear en pos de la vocación que eligió:

“Cuando pasamos varias semanas a 6.000 metros es posible que ocurran tormentas eléctricas. Es a lo que más les tememos. Sólo se puede rezar. Ubicamos a distancia el metal, los grampones, y tratamos de no tocar las paredes de la carpa. Debemos permanecer en posición fetal, pero es difícil cuando hay vientos de 100 km por hora. También el hielo cristal, que suele aparecer en ciertos trayectos, es peligroso porque no entran los grampones que nos sostienen ahí arriba. Si la pendiente es de 70 grados, los riesgos se acrecientan. El otro peligro no es evidente ni inmediato: el congelamiento. En principio no duele ni se nota con claridad, pero cuando aparecen los síntomas y uno se da cuenta de que lo ha padecido (pueden transcurrir 20 días), restablecer la circulación puede ser muy doloroso. Los ambientes extremos hacen que la gente focalice lo más esencial de la vida, nos pone en perspectiva. En cambio, la ciudad llena vacíos existenciales con cosas superficiales. En la zona andina, la preocupación es si lloverá o no, el corazón está en frecuencia y todo lo que hace falta cabe en una mochila.”

Constanza se identifica con el ritmo andino, experimenta goce con la cadencia de las quebradas. Añora Tilcara, donde vivió un tiempo. Cuenta que se levantaba temprano y caminaba unos cinco kilómetros hasta llegar a ver la salida del Sol. “Solía encontrarme con ancianitas cuidando su rebaño; tenían comentarios muy simples sobre las llamas o el paisaje. Siempre recordaré a una que, mirando la nieve acumulada sobre el faldeo, me dijo: ‘Qué lindo, hoy Dios les puso azúcar a las montañas’.”

El hombre andino parece que tuviera un andar cansino y eso tiene que ver con que tienen conciencia de caminantes, verdaderamente sienten que ponen los pies sobre la tierra madre. Dan valor a los silencios, al entorno y a todo lo dado por el Creador. “Viven de un modo austero y eso los hace valorar acabadamente los tesoros que tienen.”

¿Qué aprendiste de la montaña?

Piensa como un minuto. Me sirvo agua. Responde: “Te lo contesto por e-mail. Hay que pensar que la montaña no tiene voz, es una gran responsabilidad interpretarla.”

Transcribo el e-mail del día después: “La montaña nos da VIDA, libertad, perspectiva y sabiduría. Nos conecta en forma tangible con aquello que es esencial y trascendente. Nos permite vivenciar la comunión con la naturaleza de una forma única e inolvidable. El poder de la montaña para conmover el corazón humano es infinito”


Hacé click aquí y publicá esta nota en facebook


 

Elegí tu puntuación
Dejá tu comentario
Imagen Blas agustín
Blas agustín

Muy buena y esclarecedora nota para leer y re leer

Imagen graciela
graciela

Excelente nota,por desgracia en Mar del Plata,hay tres montañistas desaparecidos,hace varios dias, todos ellos muy jovenes.

Imagen graciela
graciela

Perdon me exprese mal,los jovenes son Marplatenses,pero estan desaparecidos en el cerro cocinerito

Imagen ROSA
ROSA

Excelente nota! Es un trabajo nada facil y te tiene que gustar y ser muy responsable y conciente del peligro en que se está siempre!!!!

Imagen tomas
tomas

muy muiy bueno grandiosa nota

Imagen Angela
Angela

EXCELENTE ARTÍCULO. ESPERO QUE SIRVA A MUCHOS PARA TOMAR CONCIENCIA!!

Imagen Joaquin
Joaquin

Un artículo corto, pero que trasmite muy bien lo que siente la autora y uno también lo percibe así. muy bueno.

Imagen Patricia
Patricia

Que linda nota refleja el profundo amor y compromiso que siente por su trabajo.

Imagen Miguel Angel
Miguel Angel

EXCELENTISIMA NOTA. Es un trabajo admirable y de una vocación previlegiada.Aquí hay responsabilidad,compromiso,esfuerzo,dedicación.Es una nota para leer y releer..., espero que nos sirva a "todos" para tomar "conciencia y compromiso".Muy...,muy bueno!!!

Imagen Eliana
Eliana

Realmente admirable !

Imagen Linda
Linda

Exelente articulo... deja mucho en que pensar y es una motivación

Imagen Norma Ofelia
Norma Ofelia

Las mujeres somos capaces de TODO!!!!!!!!!!! Felicitaciones Constanza!!

Imagen Graciela
Graciela

Excelente nota...para reflexionar. Realmente se nota el amor a su vocación!!!!

Imagen liliana albornoz
liliana albornoz

muy interesante la nota. Nos ofrece un panorama cutural pero a su vez nos hace tomar conciencia del problema ecológico por calentamiento global

Imagen Roberto Victor
Roberto Victor

Muy buena nota, para pesar y mucho

Imagen Jorge
Jorge

Los cuerpos del Llullaillaco no son momias, están congelados. Retirarlos de su tumba fue una simple profanación, con el agravante de que la cultura inca persiste y hubo quejas en Salta por ese hecho. Cuando se inauguró el MAAM vivía en esa ciudad y tuve una fuerte discusión con el director del museo

Imagen Angel
Angel

Fascinante la nota,ojalá ubiese mas mujeres y hombres que nos guste lo que realiza esta bella,inteligentee intrépida joven. Saludos.

Imagen nancy
nancy

Me encanto la nota!, lo unico raro que observe fue el titulo, la desaparicion de la nieve, cuando el articulo vagamente menciona ese tema y se enfoca mas en la filosofia de vida de la arqueologa, lo cual me parecio fascinante tambien, pero reitero que el titulo del articulo deberia ser uno que vaya

Imagen MIRTA SUSANA
MIRTA SUSANA

Comparto el comentario con millenia. La nota me gusto muchisimo pero el título, creo que no refleja el contenido.

Imagen maria cristina
maria cristina

Tuve la misma impresión... la nota excelente pero el título no encaja

Imagen CARLOS GABINO
CARLOS GABINO

Buena la nota, admirable el trabajo de la científica, nos hace reflexionar sobre el calentamiento global y que debemos respetar las costumbres Incaicas.

Imagen Maria Emilia
Maria Emilia

Muy buena la nota!!esta bueno tener informacion sobre lo que pasa en el planeta con el calentamiento global

Imagen M Elizabeth
M Elizabeth

Muy buena nota, llama a la reflexión.

Imagen analia
analia

La verdad muy buena la nota para tomar conciencia, reflexionar !!!!!!! te felicito!!!!!

Imagen Jorge
Jorge

Calentamiento global, calentamiento global. Realmente no está comprobado, aunque retrocedan los hielos.

Imagen Evangelina
Evangelina

M... que tiene que ver con el titulo?? casi ni se menciona el tema!!

Imagen Arturo Alejandro
Arturo Alejandro

Nos actualiza con referencia al tema.

Imagen Elva Natalia
Elva Natalia

Una mujer muy valiente, solo que la nota es más bien una biogafía de ella.

Imagen Alicia Lidia
Alicia Lidia

Hay personas que tienen vidas apasionantes

Imagen jose luis
jose luis

y por que desaparece la nieve al final???...

Imagen natalia
natalia

Le pondría otro tituló, no se menciona en demasía el tema....

Notas Relacionadas