Imagen Imagen

Cada año se arroja al mar unas 10 millones de toneladas de plástico, lo que afecta (y aniquila) la fauna marina.

Hemos salvado a las ballenas de desaparecer dejando de cazarlas como locos (excepto los japoneses). Sería irónico que igual se extinguieran piponas de plástico: cada año aparecen en las costas de diversas playas del mundo con sus estómagos repletos de bolsas y otros productos, debido a ellas no podían alimentarse.

No es un problema solo de las ballenas. Casi la mitad del plástico existente hoy en día, ha sido producido durante los últimos 15 años. Cada año cerca de 10 millones de toneladas de plástico llegan a nuestros océanos y a zonas costeras y ríos. Eso equivale a 15 bolsas llenas de basura por cada metro de playa en el mundo. Si toda esa basura fuera alineada en camiones de basura, giraría 24 veces todo el planeta.

Cómo ocurre con todas las cosas “globales”, no las “vemos” en nuestro día a día. Por ello, el Día Mundial de Limpieza que se lleva a cabo todoso los 15 de septiembre busca unir y motivar a millones de personas en 150 países para que actúen en contra de este problema global que tenemos con la basura. ¿Cómo? Limpiando calles, parques, bosques y ríos. Miles de comunidades actuarán como una sola, creando así una poderosa “ola verde”.

“Limpiar las playas y áreas públicas suena como algo que ya se ha hecho. Pero nuestra misión no es solo limpiar, es realmente deshacernos de la basura, para siempre. Los humanos son la única especie que ha sido capaz de generar algo que no es usada en el resto del ecosistema: la basura (que la Naturaleza no puede limpiar). El 80% del plástico que flota en nuestros océanos, ha llegado a la tierra, así que necesitamos empezar a trabajar mano a mano con comunidades locales”, dice Heidi Solba, una de las líderes del movimiento ¡Vamos a hacerlo! (Let´s Do It!) y parte del equipo organizador del Día Mundial de Limpieza.

Durante este tiempo, previo al 15 de septiembre, la comunidad global usará mapas, cantidades y tipos de basura que tienen que ser limpiados y manejados. La aplicación “World Cleanup” permite a cualquier persona mapear la basura en su barrio, creando así datos e información importante para los organizadores de la limpieza y para visualizar el problema de la basura a nivel local y global. La aplicación también permite a los usuarios crear un evento de limpieza en un área determinada para ese 15 de septiembre, empoderándolos y haciéndolos responsables de la preparación y ejecución del evento, incluyendo formas de manejar mejor la basura recolectada. El reto de encargarse de la basura recolectada es clave, especialmente en lugares donde el manejo de basuras no existe.


En Argentina cualquier duda y petición hay que dirigirla a ¡Vamos a Hacerlo, Argentina!, “Nuestro principal objetivo es concientizar a las personas con respecto al manejo de residuos sólidos, como también incrementar la participación ciudadana y sentido de pertenencia de nuestros habitantes. Desde 2012 venimos trabajando y hemos organizado más de 100 limpiezas en el país, retirando alrededor de 117 toneladas de basura y movilizando a más de 2.000 voluntarios”, dicen sus miembros.

Sus consejos son claros: “Si quieres organizar y liderar un grupo de limpieza en la zona que tú elijas, crea tu propio grupo e invita a tus amigos, vecinos y organizaciones presentes. Ingresá a www.vamosahacerlo.com.ar/participa y completa el formulario”. Ahora, “si no cuentas con experiencia en la organización de una acción de limpiezas podrás revisar la guía rápida para organizar limpiezas disponible en nuestra web”.

Avanzar en este tema es vital. Cómo las ballenas, nuestra civilización podría acabarse ahogada en su propio plástico: “De todo el plástico producido en la historia, solo el 9% se ha reciclado”, recuerdan en ¡Vamos a Hacerlo, Argentina! Y es solo una de las tareas que hay que enfrentar. Ríos, lagos y mares se están eutrificando. Esto es, quedando sin oxígeno: químico como nitrógeno, fósforo y potasio, usados en la agricultura, así como químicos provenientes de la fabricación de ropa y muebles, provocan booms de algas que consumen todo el oxígeno del agua y provocan la muerte de todos los peces. Hoy, esas zonas muertas, superan seis veces el tamaño de Suiza, el equivalente a algo más de la superficie de la provincia de Chubut.

A limpiar el Pacífico

La ONG holandesa Ocean Cleanup lanzó en estos días su embarcación desde el puerto de San Francisco, Estados Unidos, para emprender su viaje al llamado “continente de plástico”, un concentrado de 80.000 toneladas de residuos plásticos, ubicado a 240 millas marinas frente a las costas de California.

El objetivo es llegar al Great Pacific Garbage Patch (GPCG), el basurero flotante cuya superficie duplica el tamaño de Francia y se sitúa entre California y Hawái. La idea es emplear una tecnología, llamada System 001, consiste en un flotador de unos 600 metros de largo del que está suspendida una “falda” de 3 metros de profundidad. El sistema cerca y recolecta los pedacitos de plástico que se encuentran en el agua para llevarlos a tierra firme y reciclarlos.

Elegí tu puntuación
Dejá tu comentario
Notas Relacionadas