¿Las aves sienten calor? ¿Las aves sienten calor?

Nos han fascinado desde siempre: como compañía doméstica, envidiando su vuelo o deleitándonos con sus exóticas plumas. Conozca más sobre ellas.

Es momento de conocer más sobre quienes iluminan nuestros días y cantan para comunicarse entre ellas pero también para alegrarnos.

¿Los pájaros sienten el calor?

Si, pero no transpiran: las aves no poseen glándulas sudoríparas. Pero sí cuentan con muchos métodos para refrescarse. Las aves son de sangre caliente, igual que nosotros, y su temperatura corporal normal es, en realidad, algo más elevada que la nuestra. Aunque tal vez nunca los escuchó, los pájaros también jadean, como hacen los perros, y de ese modo liberan calor para mantenerse frescos. Y cuando separan las plumas, no es sólo para llamar la atención; separar las plumas hace circular aire cerca de la piel, de modo que tiene lugar una mayor evaporación. Esas son las dos maneras más comunes en que las aves eliminan el calor excesivo. Los pájaros son tan activos y queman tantas calorías cuando vuelan en busca de alimento que su lucha para mantener la temperatura adecuada es constante.

¿Las aves migratorias sufren de jet lag?

No, según parece, las aves no sufren de jet lag. Las aves migratorias viajan sin cruzar ningún cambio de hora. El veterinario Robert B. Altman calcula que si se trasladara a un pájaro en un avión que va de Este a Oeste, el ave podría sentir el jet lag. Pero las aves, a diferencia de los seres humanos, no tratan de llegar de Nueva York a Australia en un día. Algunos viajes migratorios duran semanas. Los pájaros no ponen a prueba su límite físico a menos que sea necesario. Si están cansados, dejan de volar y duermen, mientras que su contraparte humana, el pasajero de avión, no tiene más opción que mantenerse despierto con los alaridos de un bebé o con la única película que toda la vida trató de evitar. Los seres humanos son particularmente más sensibles al jet lag cuando viajan de noche. En general, las migraciones no trastornan el patrón natural de sueño de las aves; duermen cuando está oscuro y se despiertan cuando hay luz. En los aviones, las personas sólo se quedan dormidas justo antes de que ofrezcan el servicio de comida o de que el capitán anuncie las maravillas naturales que pueden verse. 

Cuando no vuelan, ¿por qué algunos pájaros caminan y otros dan saltitos?

Las aves están entre los pocos vertebrados conformados tanto para caminar como para volar. Desde el punto de vista fisiológico, volar es mucho más exigente para el cuerpo que caminar. Por lo general, un ave que no tema ser atacada por depredadores en su hábitat natural, con el tiempo, dejará de volar. En Nueva Zelanda, una isla con pocos predadores, hay cormoranes que no vuelan, somormujos, chochines, e incluso un loro-lechuza (el kakapo) que no vuela. Así lo expresa Joel Carl Welty en The Life of Birds (La vida de las aves): ¿Para qué mantener unas alas espléndidas si las patas pueden hacer un buen trabajo?

Ese principio explica muy bien por qué las aves que son buenas corredoras vuelan muy poco o nunca vuelan, y algunos de los mejores voladores, como el vencejo, el colibrí y la golondrina, son casi inútiles con las patas. Hay más pájaros que saltan que caminadores. Es característico que las aves que caminan o corren posean patas largas y habiten en amplios espacios abiertos.

Elegí tu puntuación
Dejá tu comentario
Notas Relacionadas