Imagen Imagen

Hicimos pruebas exhaustivas de estos trucos geniales para que puedas realizar las tareas de la casa, efectuar reparaciones y quitar manchas en un segundo, usando cos...

Usos de limpieza diaria

 

1. Lavá ollas con papel de aluminio.

¿No tenés esponja de acero? Hacé una pelota con hojas de papel de aluminio y frotá con ella las ollas de acero inoxidable. (Cuidado: el aluminio puede dañar las ollas con teflón).

 

2. Usá jugo en polvo para destapar el lavavajillas.

La espuma de jabón puede tapar los tubos del lavavajillas y hacer que no drenen correctamente e incluso dañarlos. Antes de llamar un plomero, vertí el polvo de un sobre de jugo (sin azúcar) en el contenedor de detergente y activá el ciclo regular de lavado con la máquina vacía (el polvo puede ser de cualquier color, pero si el aparato es blanco y temés mancharlo, usá un tono más claro). El ácido cítrico del jugo eliminará los residuos de jabón.

 

3. Limpiá la cafetera de filtro con un digestivo carbonatado.

Llená con agua el depósito de la cafetera y añadí cuatro tabletas de algún digestivo carbonatado. Una vez disueltas, activá el ciclo normal de filtrado para lavar los tubos del aparato. Enjuagá el depósito dos o tres veces, y luego activá otro ciclo de filtrado con agua corriente. El bicarbonato de sodio y el ácido cítrico de las tabletas efervescentes son un eficaz limpiador casero.

 

4. Eliminá los residuos de jabón de la ducha con aceite en aerosol.

Los productos de limpieza comunes no disuelven la dura capa de residuos de jabón que se acumulan en las puertas de la ducha. Rociá el vidrio o plástico con aceite en aerosol y dejalo actuar 30 minutos. El aceite se infiltrará entre esa superficie y la espuma de jabón, haciéndola fácil de lavar. Limpiala con agua y jabón (usá una esponja humedecida con unas gotas de detergente líquido).

 

5. Usá una esponja para remover pelo de mascotas.

¿El perro dejó pelos sueltos en el sofá? Humedecé ligeramente una esponja y frotá con ella la tela. Así será fácil levantar el pelo de todos los muebles.

 

6. Limpiá el interior del horno con amoníaco.

Para limpiar el horno casi sin hacer esfuerzo, llená un tazón con amoníaco y dejalo toda la noche dentro del horno (sin encenderlo, claro); retirá el recipiente por la mañana. Los vapores del amoníaco habrán aflojado la suciedad, así que podrás quitarla con una esponja o una toalla de papel húmeda.

 

Mejorá tu nivel de lavado

 

7. Eliminá manchas de tinta de la ropa con jugo de limón.

Verté gotas de jugo de limón en las manchas y esperá entre 5 y 10 minutos antes de lavar la prenda en el ciclo regular. El ácido cítrico del jugo es un quitamanchas natural que elimina la tinta de la ropa.

 

8. Usá fundas de almohada para proteger las prendas delicadas.

El lavarropas puede deshilachar tus sweaters finos y deformar tu ropa interior. Para evitarlo, meté las prendas en fundas de almohada, atalas con bandas elásticas, ponelas dentro del lavarropas y encendé la máquina en el ciclo de ropa delicada.

 

9. Quitá con azúcar las manchas de pasto.

Las enzimas del azúcar ayudan a descomponer la clorofila, la sustancia causante de esas manchas verdes. Mezclá ¼ de taza de azúcar con agua tibia suficiente para hacer una pasta, y luego aplicala sobre la mancha. Dejala reposar 30 minutos antes de lavar la prenda.

 

10. Limpiá cuero con leche.

Para limpiar cuero fino (como el que se usa en cinturones, zapatos y carteras), mojá en leche un paño de algodón suave y con él frotá el cuero haciendo movimientos circulares. Las enzimas y la grasa de la leche ablandarán y pulirán. Al final, frotá con un paño limpio y seco para eliminar los residuos de leche.

 

11. Eliminá manchas de lápiz labial con manteca vegetal.

Poné una o dos gotas de manteca en la mancha y frotá; luego lavá la prenda como de costumbre. El aceite disolverá los residuos de lápiz labial.

 

Alargá la vida de tus cosas

 

12. Usá una esponja para conservar el jabón.

Para hacer que la barra de jabón dure más tiempo, dejala sobre una esponja junto al lavatorio o a un costado de la ducha. La esponja ayudará a que se seque más rápidamente y evitará que se ablande.

 

13. Renová tu rizador de pelo con limpiador para hornos.

El gel y el acondicionador tienden a adherirse al rizador y a restarle eficiencia. Aplicá una capa ligera de limpiador en aerosol sobre la superficie del rizador (desconectado) y dejalo actuar una hora; luego limpiá el rizador con un trapo húmedo y secalo con un paño. Funcionará como nuevo.

 

14. Usá fijador de pelo en aerosol para proteger obras de arte.

Cuando tu pequeño Picasso llegue a casa con una obra maestra, preservala rociándole un poco de fijador. Esto sirve sobre todo con tiza y otros materiales que sueltan polvo.

 

15. Evitá la oxidación con vaselina.

Aplicá una capa delgada de vaselina sobre el objeto o superficie (maquinaria expuesta al aire libre, tuercas, tornillos, molduras de bicicleta, etc.). La vaselina protegerá el metal de la humedad y el aire, que favorecen la oxidación.

 

¡No puede ser! Acabo de quedarme sin...

 

16. Desodorante.

La leche de magnesia es un laxante que suele usarse como desodorante en regiones calurosas y húmedas. Tiene propiedades que evitan la multiplicación de las bacterias que causan el mal olor del sudor. El jugo de limón también desodoriza, ya que hace de las axilas un ambiente demasiado ácido para las bacterias. Aplicá la leche o el jugo con algodón.

 

17. Detergente líquido para vajilla.

El champú ordinario es un buen sustituto. Pero limitate a usarlo en la pileta de la cocina; llenar el lavavajillas con champú podría formar una montaña de espuma.

 

18. Limpiador multiusos en aerosol.

Para quitar manchas, pintura o pegamento de una mesa, probá este truco: rociá una cucharada de espuma para afeitar en la superficie, extendela con una esponja seca y dejala actuar durante un lapso de entre 5 y 15 minutos; luego, limpiá la parte tratada con una esponja húmeda. La espuma para afeitar (que en esencia es jabón condensado) dejará la mesa totalmente limpia.

 

19. Champú.

Espolvoreá un poco de harina en tu cabello y frotá este vigorosamente con las manos mientras te duchás. La harina absorberá el exceso de grasa y dejará tu pelo con un aspecto limpio.

 

20. Gel desinfectante de manos.

Si necesitás lavarte las manos durante un viaje pero no hay un baño cerca, usá enjuague bucal. Ponete unas gotas en las manos y frotalas como si se tratara de gel. El alto contenido de alcohol del enjuague eliminará las bacterias y le dará a tu piel un fresco olor a menta.

 

¡Esperá, no los tires!

 

21. Retirá el polvo con toallas para secadora de ropa.

Las pantallas de televisión y de computadora están cargadas eléctricamente y atraen el polvo. Como las toallas para secadora están diseñadas para reducir la electricidad estática, eliminarán el polvo y evitarán que vuelva a acumularse por varios días. Limpiá las pantallas con las toallas después de sacarlas de la secadora, justo cuando tienen una textura más suave.

 

22. Un envase de manteca untable vacío sirve como plato para el agua del perro.

Cuando viajes con tu mascota, llevá con vos un envase vacío y limpio de manteca untable en vez del plato en el que le das de beber. El envase es liviano, podés servir en él comida o agua, y cerrarlo herméticamente. También podés llevar en él galletitas u otros alimentos desmoronadizos.

 

23. Protegé los estantes con tapas de café.

Usá las tapas de plástico rígido de las latas de café para evitar escurrimientos en la alacena. Ponelas debajo de frascos y recipientes que pudieran gotear (como los de miel y aderezo para ensaladas) para evitar que los estantes se llenen de sustancias pegajosas.

 

24. Conservá los cables en tubos de cartón.

Para mantener los cables guardados sin que se enreden lo mejor es doblarlos, meterlos en tubos vacíos de papel higiénico y acomodarlos en una caja. Los tubos también sirven para evitar que se enreden los cables detrás del escritorio.

 

Potentes y versátiles

 

  • Bicarbonato de sodio

“El bicarbonato de sodio es una base o álcali débil que hace que la suciedad y la grasa se disuelvan fácilmente en el agua, y también desodoriza”, dice Steve Spangler, autor de libros y fundador de Steve Spangler Science, una empresa de educación científica.

 

25. Matá insectos.

Si encontrás cucarachas u otros bichos rastreros en tu cocina, hacé una mezcla de partes iguales de bicarbonato de sodio y azúcar; luego, espolvoreá la mezcla en los rincones de la habitación. Los insectos serán atraídos por el olor de la mezcla dulce y la comerán, pero morirán al no poder digerir el bicarbonato.

 

26. Limpiá la porcelana.

Si tus tazas de porcelana tienen manchas de café o té, poné bicarbonato de sodio en un paño húmedo; se formará una pasta dura. Frotá suavemente con ella las manchas para eliminarlas. Enjuagá y secé las tazas.

 

27. Reforzá el detergente para lavavajillas.

Añadí dos cucharadas de bicarbonato de sodio a la cantidad habitual de líquido lavavajillas que uses. Esto dará más potencia al detergente y limpiará fácilmente los platos engrasados.

 

28. Limpiá el papel tapiz.

Para devolverle el brillo a una sección sucia del papel, limpiala con una esponja humedecida en una solución de un litro de agua y una cucharada de bicarbonato de sodio. Para quitar manchas de grasa, hacé una pasta con una cucharada de bicarbonato y una cucharadita de agua y frotá con ella las manchas; dejá actuar la pasta de 5 a 10 minutos, y luego limpiala con una esponja húmeda. Siempre hacé primero una prueba en una zona poco visible de la pared.

 

  • WD-40

Los ingredientes del producto multiusos WD-40 son secretos, pero el equipo de investigación y desarrollo de la empresa que lo fabrica asegura que contiene alcoholes minerales (disolventes), por lo que puede remover pintura y pegamento. El WD-40 también forma una película lubricante, de modo que es muy útil para despegar calcomanías que se niegan a desprenderse.

 

29. Remové pegamento.

Para aflojar pegamento seco adherido a unas tijeras o una mesa, aplicá WD-40. Éste puede disolver los componentes adhesivos hasta del pegamento más fuerte.

 

30. Prevení el astillamiento.

Los mangos de madera de algunas herramientas se astillan con el paso del tiempo. Para proteger tus herramientas, rociá una cantidad generosa de WD-40 en la madera. Esto eliminará la humedad superficial y creará una barrera contra los elementos corrosivos del medio ambiente que causan el astillamiento.

 

31. Borrá las marcas de crayón.

¿Tus hijos volvieron a dibujar en la pared? Rociá las marcas con WD-40, esperá un minuto y limpialas con un trapo. El producto no dañará la pintura ni la mayoría de los papeles tapiz (recordá probar antes en una parte pequeña y oculta).

 

  • Vinagre

“Vinagre es el nombre común del ácido acético, que es lo bastante fuerte para matar bacterias, y a la vez lo bastante seguro para ser consumido y tocado”, señala Steve Spangler.

 

32. Eliminá manchas de sudor de la ropa.

Mezclá una parte de vinagre con cuatro partes de agua. Mojá las manchas con la mezcla y esperá un minuto. Lavá la prenda en el ciclo regular del lavarropas.

 

33. Aflojá las calcomanías de los paragolpes.

¿Pegaste calcomanías en los paragolpes de tu auto y ya no las querés allí? Empapá una toalla de papel en vinagre y ponela encima de cada calcomanía entre 5 y 10 minutos. El vinagre aflojará el pegamento poco a poco.

 

34. Curá el pie de atleta.

Como el vinagre es un antiséptico potente, meter los pies dos veces al día durante diez minutos en una mezcla de una parte de vinagre y cuatro partes de agua puede ayudar a aliviar esta infección por hongos.

 

35. Neutralizá olores.

¿Cocinaste pescado? ¿Pintaste el living, el comedor o un dormitorio? Vertí vinagre en un vaso o en una taza y dejalo unos 30 minutos en la habitación que huele mal.

 

Elegí tu puntuación
Dejá tu comentario
Imagen jose luis
jose luis

muy util

Imagen Elva Natalia
Elva Natalia

Muy buenos consejos

Imagen Alicia Lidia
Alicia Lidia

Buenísimos consejos. Me vino muy bien el de la limpieza del horno con los vapores del amoníaco. Gracias!

Notas Relacionadas