Tubos de cartón: 21 utilidades sorprendentes Tubos de cartón: 21 utilidades sorprendentes

¿Cuántos tubos de cartón desechás al mes? Con el uso del papel higiénico, las servilletas de papel o el film de aluminio, entre ot...

1. Extendé el alcance de la aspiradora. ¿No alcanzás la telaraña en el techo ni con la extensión de tu aspiradora? Usá el tubo interior de cartón de los rollos de materiales para envolver y tendrás un mayor alcance. Si aplanás un extremo del tubo llegará hasta las grietas. Con cinta aislante sellá las uniones. 

2. Hacé fundas. Aplaná el tubo vacío del papel de aluminio, sellalo con cinta por un lado y tendrás una funda para cuchillos. Usá tubos de papel higiénico para los más chicos. 

3. Evitá que se enreden los cables eléctricos. Doblá el cable y pasalo por un tubo de papel higiénico antes de conectarlo. También podés usar estos tubos para guardar las extensiones eléctricas cuando no se usan. Los tubos más grandes también funcionarán. Sólo cortalos por la mitad antes de usarlos para guardar los cables. 

4. Hacé una tira matamoscas. Deshacete de moscas y mosquitos molestos con un matamoscas casero. Cubrí un tubo de papel de aluminio o de papel higiénico con cinta transparente, con el adhesivo hacia afuera, y colgala donde se requiera. 

5. Usalos como leños. Convertí los tubos de papel higiénico y toallas de papel en leños para tu chimenea. Para encender el fuego, cortá con tijera el cartón en tiras de 3 milímetros. Guardá las tiras en un recipiente cerca de la chimenea para usarlas cuando enciendas un fuego. Para formar los troncos, tapá con cinta un extremo del tubo y llenalo con tiras de papel periódico (de diario). Luego tapá el otro extremo. Cuanto más aprietes el periódico tu tronco arderá más tiempo. 

6. Dale horma a tus botas. Para evitar que las botas largas y flexibles se doblen y agrieten, insertá tubos de cartón grueso en ellas para que conserven la forma. 

7. Hacé un protector de árboles. Es fácil marcar por accidente el tronco de un árbol joven cuando podás la maleza a su alrededor. Para evitarlo, cortá un tubo de cartón grueso por la mitad y a lo largo, y atá las dos partes alrededor del tronco mientras trabajás cerca de él. Luego retiralo y usalo en otro árbol. 

8. Protejé documentos importantes. Antes de guardar diplomas, certificados y otros documentos importantes, enrollalos apretados e insertalos en tubos vacíos de papel de alumino. No se arrugarán y se mantendrán limpios y secos. 

9. Tené tus semilleros. No vayas al local de jardinería para comprar macetas biodegradables para los semilleros. Usá los tubos de cartón del papel aluminio y papel higiénico. Cortá con tijeras cada tubo pequeño en dos depósitos de semillas, o cada tubo grande en cuatro. Colocá en una base los cilindros cortados apretados entre sí, de modo que no se vuelquen al regar los semilleros. Esto evitará también que se sequen demasiado rápido. Ahora llená cada “maceta” con la mezcla inicial de semillas y enterralas con suavidad. Cuando plantes estos semilleros, asegurate de abrir los tubos por un costado y de que todo el cartón quede enterrado por completo. 

10. Guardá tus agujas de tejer. Para evitar que tus agujas de tejer se doblen y se rompan, probá esto: usá un tubo de cartón largo de papel de aluminio o de plástico para cocina. Cubrí un extremo con cinta de celofán. Apretá el otro extremo y cerralo herméticamente con cinta. Deslizá las agujas a través de la cinta. La cinta los mantendrá en su lugar para un almacenamiento seguro y organizado. 

11. Guardá pedazos de tela. Enrollá firmemente tus retazos de tela sobrantes e insertalos dentro de un tubo de cartón de tu baño o cocina. Para identificarlos fácilmente, pegá o enganchá una muestra de la tela en el exterior del tubo. 

12. Guardá el hilo. Nada es más frustrante que un hilo enredado. Para tenerlo listo para usar, cortá un hueco en ambos extremos de un tubo de papel higiénico. Asegurá un extremo del hilo en uno, enróllalo firmemente alrededor del tubo y asegurá el otro extremo en el otro hueco. 

13. Mantené la mantelería sin arrugas. Enrollá manteles y servilletas alrededor de tubos de cartón luego de lavarlos y plancharlos para evitar las arrugas que se les hacen al doblarlos. Usá tubos largos para los manteles y tubos de papel higiénico para las servilletas de tela. Para evitar manchas, cubrí primero los tubos con envoltura de plástico. 

14. Mantené tus pantalones sin arrugas. Sacás de tu armario esos buenos pantalones que no usás hace tiempo, sólo para encontrar una fea arruga causada por la percha. No te sucederá de nuevo si cortás un tubo de servilletas de papel a lo largo y lo doblás por la mitad horizontalmente. Pegá los lados del cartón por abajo para que no resbale. Colocalos sobre la percha antes de colgar tus pantalones. 

15. Tené siempre ordenadas las luces navideñas. ¿Pasás más tiempo desenredando las luces navideñas que colocándolas? Facilitá los preparativos navideños enredando tus luces alrededor de un tubo de cartón. Aseguralas con cinta adhesiva. Poné las tiras pequeñas de luces o guirnaldas dentro de los tubos de cartón, y sellá los extremos de los tubos con cinta adhesiva. 

16. Protejé las luces fluorescentes. Evitá que se rompan los tubos de luz fluorescente antes de usarlos. Cabrán bien en tubos de cartón largos sellados con cinta en un extremo. 

17. Improvisá una flauta ¿Tenés un montón de niños aburridos volviéndote loco en un día lluvioso? Hacé tres agujeros pequeños en el centro de un tubo de cartón de servilletas de papel. Luego, cubrí un extremo del tubo con papel manteca, asegurado con una gomita. Ahora soplá en el otro extremo, mientras usás tus dedos para tapar uno, dos o los tres agujeros para variar el tono. Hacé una flauta para cada niño. Es posible que te sigan volviendo loco, ¡pero la pasarán bomba! 

18. Megáfono instantáneo. No te quedes ronco por gritarle a un niño o a tu mascota para que entren de inmediato. Dales un descanso a tus cuerdas vocales usando un tubo de cartón ancho como megáfono para amplificar tu voz. 

19. Hacele un juguete al hámster. Poné un par de tubos de papel higiénico en la jaula del hámster. A los pequeños animales les encantará correr y pasar a través de ellos, además de que les gusta roer el cartón. Cuando los tubos empiecen a verse desgastados, reemplazalos por unos nuevos. 

20. Atesorá los trabajos de tus hijos. Si deseás guardar las preciadas obras de arte de tus hijos para la posteridad (o si no querés desorden en casa), enrollá los trabajos y ponelos dentro de un tubo largo de cartón. Rotulá el exterior con el nombre del niño y la fecha. Los tubos son fáciles de guardar y conservarás en forma segura el trabajo de tus jóvenes artistas. Usá los tubos pequeños para guardar documentos, como certificados y licencias.

21. Construí una cabaña de troncos de juguete. Con una cuchilla, hacé huecos en los extremos de varios tubos largos de cartón y, con ellos, ayudá a los niños a hacer cabañas de troncos. Usá tubos de diferentes tamaños para añadir versatilidad. Para mayor realismo, hacé que los pinten antes de iniciar la construcción.

Elegí tu puntuación
Dejá tu comentario
Imagen Valeria
Valeria

Tenemos que educar a los más pequeños a reciclar, ellos son muy buenos para todo eso siempre tienen ideas geniales y nos marcan lo que hacemos mal.

Imagen Elva Natalia
Elva Natalia

Reciclo todo lo que puedo, así que me encantaron las ideas

Imagen Mariela
Mariela

Genial!!! con mi nena que tiene 3 añitos los guardamos para que ella los pinte y como ya se nos hizo costumbre tenemos muchisimos y yo ya no sabia que hacer!!! gracias por tantas ideas!

Imagen jose luis
jose luis

MUY BUENA

Imagen maria
maria

es muy interesante esta publicación en forma personal lo usare para hacer una serie de almacigo

Imagen maria
maria

muy buenas ideas

Notas Relacionadas