Trucos para evitar visitas sorpresivas al dentista Trucos para evitar visitas sorpresivas al dentista

Para mantener la salud de sus dientes basta visitar al odontólogo en el control anual: un correcto cepillado y uso del hilo dental y seguir estos consejos lo hará evitar dolorosas visitas de urgencia.

Calme el dolor de muelas con un extracto 

El dolor de muelas es tan intenso que seguramente usted está a punto de atar el diente que le molesta al picaporte de una puerta y azotarla. Espere. Para no echar a perder esa sonrisa cautivadora, ponga 2 gotas de aceite de clavo de olor en un pedazo de algodón, colóquelo en el diente afectado y muérdalo durante varios minutos. El elixir que se obtiene de los capullos secos del árbol del clavo de olor es un remedio eficaz contra el dolor de muelas por sus múltiples virtudes, pues, además de aliviarlo, elimina las bacterias y los gérmenes que podrían agudizarlo. También puede utilizarse extracto de vainilla. Después de 3 o 4 minutos de morder, escupa el algodón y haga 30 segundos de buches con 200 ml de agua con 1/4 de cucharadita de sal y varias gotas del extracto que haya utilizado. No trague, escupa. De este modo, matará más bacterias. Ahora bien, este remedio es momentáneo, así que pida una cita con el dentista para averiguar qué está provocando el dolor.

Prevenga las caries mascando chicle 

Anteriormente, el chicle causaba caries, pero en la actualidad puede incluso prevenirlas. Sólo asegúrese de que contenga xilitol, sugiere la doctora Mary Hardy. Además de estimular la salivación, lo que contribuye a eliminar las bacterias, el chicle evita que éstas se adhieran a los dientes. Si usted tiene puentes, coronas, pernos u otras prótesis dentales, es mejor que ya no masque chicle, ya que podría aflojarlas.

Otro chicle “amigo” de los dientes 

Cuando esté en la cola del súper, tome del estante algunos paquetes de chicle de canela: este ingrediente picante contiene un aceite vegetal llamado aldheído cinámico, que impide que las bacterias dañinas crezcan; además, reduce las caries y las infecciones dentales.

Prepare una jarra de té para la salud bucal 

A pesar de ser la segunda bebida más popular del mundo (sólo después del agua), el té tiene mala reputación en lo que se refiere a la salud dental debido a los taninos que contiene, los cuales producen manchas en la dentadura. No obstante, no se preocupe por esto: con todos los blanqueadores dentales que existen en el mercado, usted podrá disfrutar del té sin problema. Y vale la pena hacerlo, pues los estudios demuestran que quienes lo beben regularmente presentan menos caries. Enjuagarse la boca con té verde después de cada lavado elimina los residuos de sarro y el riesgo de padecer enfermedades en las encías.

Use hilo dental una y otra vez 

Seguro que le jura y perjura a su dentista que tiene el hábito de limpiarse con hilo dental, pero bien sabe que hace por lo menos 3 años que no lo usa y que lo tiene tirado en fondo del botiquín. Llegó la hora de sacarlo. Los estudios demuestran que la enfermedad de las encías no sólo puede provocar la pérdida de los dientes, sino también cardiopatías. Parece ser que las encías afectadas liberan grandes cantidades de compuestos inflamatorios al resto del cuerpo. Así que saque el hilo dental, guárdelo en su bolsa o en su bolsillo y úselo después de cada comida y antes de dormir.

Pruebe otra novedosa forma de limpiar sus dientes

Admita que preferiría limpiarse las uñas con un bisturí antes que usar hilo dental. Pero ¿qué tal si descubre que existe una herramienta mejor para remover el sarro y prevenir enfermedades en las encías? Investigadores de la Facultad de Odontología de la Universidad de Pensilvania confirmaron que la limpieza bucal era más efectiva si se llevaba a cabo no con el hilo dental tradicional sino con una clase de cepillo dental especial, que en una punta tiene una hoja de tres lados y en el otro termina en seis cerdas.

Evite las fuentes ocultas de azúcar 

Usted prefiere las manzanas por encima que el postre de manzana, opta por las zanahorias y no por los caramelos y elige agua en lugar de gaseosa. Pero, como un buen espía, el azúcar, que contribuye a la formación de caries, siempre está al acecho y se encuentra en las tabletas antiácidas, en las pastillas para la tos, en los jarabes y en otros medicamentos líquidos y tabletas para masticar, inclusive en las vitaminas. El contenido de azúcar de estos fármacos de venta libre es muy elevado, sobre todo en las versiones infantiles, y los estudios muestran que contribuyen a la formación de caries. ¿Qué hacer? Quizá su dentista no se lo diga, pero nosotros sí: cepíllese los dientes después de masticar un antiácido o de chupar una pastilla para la garganta, tal como lo haría después de comerse un postre de manzana.

No mastique la vitamina C 

Aunque por su tamaño parezcan pastillas para caballo, tragarse la vitamina C puede significar la salvación de su dentadura. Masticarlas, en cambio, incrementa de forma considerable la acidez de la saliva, lo que, junto con el alto contenido de azúcar de las pastillas, causa estragos en el esmalte de sus dientes.

Use un cepillo de dientes eléctrico 

Cargue con un poco de electricidad la rutina de la mañana al usar un cepillo de dientes eléctrico en lugar de uno manual. Veintiún estudios efectuados en los últimos 37 años señalan menores niveles de sarro y menor incidencia de enfermedad de las encías en las personas que empleaban estos utensilios.

Elegí tu puntuación
Dejá tu comentario
Notas Relacionadas