Imagen Imagen

Luchar en vano contra una marea que te arrastra, perderse en el bosque y otras situaciones peligrosas son comunes durante los viajes y pueden provocar mucho miedo......

¿Qué hago si estoy perdido en el bosque?


No te dejes llevar por el pánico.

La mayoría de las muertes de personas varadas en el medio de la nada se producen dentro de las primeras 36 horas, pero los expertos dicen que una persona promedio puede sobrevivir cuarenta días sin comer. Mantené la cordura y podrás sobrevivir más tiempo del que creés. Dejarse llevar por el pánico y correr frenéticamente sólo harán que quemes energía y transpires, lo que puede desencadenar una hipotermia una vez que el sol haya bajado.

 

Mantené el calor.

Mantener el calor y dormir para poder tomar buenas decisiones es fundamental para la supervivencia en zonas silvestres. Dado que te encontrás en un nuevo ambiente, quizás debas adoptar nuevos hábitos también. Esto puede implicar caminar de noche para mantener el calor, preferentemente en círculos para no lastimarte en la oscuridad, y dormir durante el día, mientras brilla el sol. Evitá acostarte directamente sobre el suelo. La tierra fría absorberá el calor del cuerpo. Hacé una pila de hojas e introducite entre ellas. Esto evitará el contacto con el suelo para que atrapes el calor de tu cuerpo.

 

Bebé agua cuando la encuentres.

El agua puede contener microbios maliciosos, como la Giardia (guardia lamblia), pero podrás visitar al médico cuando vuelvas a la civilización. Los expertos en supervivencia dicen que, si no te mantenés hidratado, podés morir. Si estás en un bosque, es probable que encuentres un arroyo corriendo entre dos montañas. Incluso el lecho seco de un riachuelo normalmente contiene agua si escarbás unos centímetros. O refregá la remera sobre los pastizales y plantas cubiertas de rocío por la mañana y escurrila en tu boca.

  

¿Qué hacer si la corriente me arrastra mar adentro?

 

El problema es la corriente de retorno.

La corriente de retorno es una amenaza que provoca pánico y puede traerte serios problemas en la playa. Más del 80 % de los rescates que realizan los bañeros se debe a las corrientes de retorno, dicen los expertos que los entrenan. Cuando las olas viajan desde zonas profundas a zonas de poca profundidad, rompen cerca de la costa. Cuando rompen con fuerza en algunos lugares y en forma débil en otros, pueden formarse corrientes de retorno (franjas angostas de agua que se mueven rápidamente hacia el mar).

 

Las corrientes de retorno o resaca, generalmente, se forman en puntos bajos o en grietas de los bancos de arena o cerca de los muelles y otras estructuras. En su mayor parte vuelven directamente al mar, de manera perpendicular a la playa, pero algunas vuelven en forma diagonal. Cuando alguien queda atrapado por una, generalmente lucha en vano por nadar directamente hacia la playa. Pero los expertos dicen que una corriente de retorno intensa puede hacer que nadar resulte parecido a andar sobre una cinta de correr o a subir por una escalera mecánica que desciende. Los nadadores pueden terminar exhaustos y entrar en pánico.

 

Nadá en paralelo a la costa.

Si te atrapa una corriente de retorno, los expertos dicen que, en lugar de intentar nadar en contra de la corriente hacia la costa, debés nadar en forma paralela a la costa. La mayor parte de estas corrientes son bastante angostas y no es necesario nadar mucho para salir de su camino. Sólo después de escapar de la corriente, nadá hacia la costa.

 

Si es necesario, invertí la dirección. Si te atrapa una corriente de retorno que se aleja en forma diagonal de la playa, al nadar en paralelo a la costa podés quedar en la parte más fuerte de la corriente. Si creés que no estás saliendo de la corriente de retorno, volteá y nadá en paralelo a la costa, pero para el otro lado.

  


¿Qué hago si estoy en medio de la nada y me hice un corte profundo?

 

Cerrá la herida con cinta de tela.

Si, por ejemplo, te cortaste la rodilla y necesitás puntos, pero estás en una excursión y a kilómetros de un hospital, tenés siempre a mano el elemento imprescindible de todo mochilero: cinta de tela. Presioná sobre la herida para controlar el sangrado y aplicá un trozo para mantener unidas las dos partes del tajo. Esto te permitirá caminar hacia un lugar donde puedas obtener ayuda y transporte hasta un consultorio u hospital.

 

¿Qué hacer si hace mucho calor?



Estabas disfrutando de un buen momento veraniego al sol, absorbiendo el calor e intentando guardar lindos recuerdos para entibiar el próximo invierno. Pero de repente sentís demasiado calor. Inmediatamente, ese calor se convierte en una sensación de ardor. Los expertos en supervivencia en el desierto sugieren que actúes de la forma correcta para evitar una urgencia médica.

 

Descansá y refrescate.

Los síntomas más comunes de un golpe de calor incluyen palidez en la cara, piel sudorosa y mareos. Son signos de que te has expuesto demasiado. Deberás descansar, refrescarte, beber agua e ingerir algo salado.

 

Visitá un hospital.

Quizás debas hacer algo más si padecés una insolación, urgencia médica que requiere tratamiento inmediato en un hospital. Los síntomas de la insolación son la piel rojiza, caliente y seca. También podés sentirte confundido y alucinar. Por lo tanto, escuchá a tus compañeros si te dicen que necesitás ayuda.

Elegí tu puntuación
Dejá tu comentario
Notas Relacionadas