SEGUINOS EN: Imagen Imagen Imagen
Imagen Imagen

Claves para saber que necesita su perro de acuerdo con sus actitudes. 

Para descifrar el lenguaje corporal de un cachorro, se necesitan experiencia y la guía de un experto. Zazie Todd, entrenador de perros y fundador del blog Companion Animal Psychology (Psicología de los Animales de Compañía), explica cómo decodificar el comportamiento de su perrito.

Si su perro parece sentirse culpable cuando usted entra en su casa y ve un caos... 

Espera un castigo, pero no necesariamente sabe que lo que hizo está mal. Alexandra Horowitz, profesora de la Facultad de Barnard en la ciudad de Nueva York, que investiga sobre la cognición canina, puso a prueba esa mirada “de culpa” en 2009. Al final, dicha mirada no se relacionaba con que el perro hubiera trasgredido alguna regla, sino con que su dueño lo retara. Investigaciones posteriores de la Universidad de Cambridge no encontraron evidencia de que los perros sientan culpa, que es una emoción secundaria y más compleja que una emoción primaria, como el miedo. 

Si su perro se lame el hocico…

Está estresado (fíjese que el movimiento de la lengua no se parece al de “están por darme un premio”, sino que es más bien un movimiento rápido, con el que sube la lengua hacia la nariz). Hace poco, dos estudios europeos subrayaron el significado de esta relamida. Uno de ellos llegó a la conclusión de que era una respuesta canina al ver una cara humana enfadada o agresiva en la pantalla de una computadora; el otro determinó que los perros se relamen el hocico —y también desvían la mirada— como respuesta a una amenaza moderada. Si usted detecta este signo, trate de reducir el nivel de estrés de su perro. Puede hacerlo con algo tan simple como darle más espacio físico.   

Si hay fuegos artificiales y su perro tiembla...

Los ruidos son atemorizantes. Esa es una reacción común, pero hay una cantidad sorprendente de personas que no se dan cuenta de que temblar (y esconderse o buscar acercarse a las personas) son signos de miedo. Aunque solo la cuarta parte de los dueños dice que sus perros tienen miedo de los ruidos fuertes, la mitad refiere esos signos de comportamiento, de acuerdo con una investigación que se publicó en la revista Applied Animal Behaviour Science.  Acaricie a su perro y quédese cerca de él si cree que eso lo consolará. A largo plazo, organice un plan: la desensibilización (exposición gradual) y el contracondicionamiento (cambiar la experiencia emocional por una positiva) son efectivos; también puede hablar con el veterinario para darle medicación a su mascota.

Si usted está en la veterinaria y su perro tiene la cola hacia abajo...

Está nervioso. Algunos signos obvios de que su perro no está contento son esconderse o tratar de irse del consultorio, pero muchas veces no se detectan señales como esconder la cola, bajar las orejas o temblar. Si su perro se estresa con las visitas al veterinario, consulte qué puede hacer. Hay muchos veterinarios que usan la comida para que la experiencia sea mejor. 

Si su perro se inclina hacia usted mientras lo acaricia... 

¡Le gusta! Si no está seguro de que su perro disfrute que usted lo acaricie, deje de hacerlo y evalúe su reacción. Esto se llama prueba de consenti-miento. Si su perro decide alejarse, se terminaron las caricias. Otros signos de descontento pueden ser olfatear el piso, desviar la mirada y respirar con agitación. Sin embargo, si se apoya sobre usted o lo toca con las patas para que siga acariciándolo, hágalo. Las partes del cuerpo en las que más les gusta que los acaricien son los costados del torso y debajo del hocico.

Elegí tu puntuación
Dejá tu comentario
Imagen 26111958
26111958

Eureka! Ahora podré entender a mis perros!

Notas Relacionadas