Imagen Imagen

En su libro Qué, cómo, dónde. Guía de compras, la reconocida cocinera Narda Lepesda una serie de consejos para ¡que tus compra...



  1. Chequeá tu heladera, la alacena y el freezer, y hacé lugar antes de salir a comprar.
  2. Tirá lo que no sirve.
  3. Llevá tu propia bolsa o changuito. Si lo hacés en el aeropuerto, ¿por qué no en el barrio?
  4. ¿Lista de compras? Solo como ayuda memoria. Lo mejor es ir haciéndola con el correr de los días, y colgarla siempre a la vista.
  5. Cuando pienses en el presupuesto, dejá un número para extras. No te olvides del impulso de compra no planificado, que siempre aparece —sobre todo en los hombres.
  6. Comprá lo que necesite ANTES de que se le acabe, así evitarás salir a comprar un detergente en la estación de servicio a las diez de la noche (las bombitas de luz, las pilas y el papel higiénico no te avisan cuando se están por acabar), que siempre es más caro.
  7. Lo ideal es ir al supermercado tres o cuatro veces por mes, o menos. El resto, a la verdulería, carnicería y pescadería.
  8. Comprá solo y sin hambre. El carro del supermercado no es una atracción: llevá a su hijo a la verdulería, le va a gustar.
  9. Comprá el pollo entero y pedí que te lo trocen. Congelá lo que no uses: con los huesos podés hacer caldo.
  10. Comprá todo en su estado más natural posible: fruta en lugar de jugos, pan negro de paquete en lugar del blanco, arroz integral y no solo blanco.
  11. Cuidado con los envases abollados o con letras borrosas en ellos.
  12. Comprá y tené en el freezer vegetales congelados. Te salvarán en muchas ocasiones y agregan verdura a las comidas improvisadas.
  13. Comprá un buen rallador y, ¡por favor!, rallá tu propio queso.
  14. Para la sed, tomá agua y comprala en botellones, evitá la botellita. El resto de las bebidas son para otra cosa. Si querés una gaseosa, tomala, pero no para calmar la sed.
  15. Y una vez más: comé en estación, acostumbrate.

Elegí tu puntuación
Dejá tu comentario
Notas Relacionadas