Cuide su hogar de manera natural Cuide su hogar de manera natural

Dígale adiós a los productos de limpieza nocivos para la salud. Aprenda cómo limpiar de manera natural con estos datos.

Proteger nuestro hogar (y a la familia) de enfermedades no solo es fácil sino también económico. Sin echar mano a productos comerciales costosos y poco saludables, a continuación le damos algunas pautas sencillas. Ya todos sabemos que es preciso abrir las ventanas y encender los extractores cuando se utilizan solventes, limpiadores muy agresivos y otros químicos nocivos. Pero mejor aún es reemplazar estos productos por alternativas caseras cada vez que sea posible.


Cómo preparar limpiadores naturales

Limpiador multiuso: disuelva cuatro cucharadas de bicarbonato de sodio en un litro de agua tibia.

Limpiador de desagües y cañerías: vierta 1⁄2 taza de bicarbonato de sodio por el desagüe. Agregue 1⁄2 taza de vinagre blanco. Espere cinco minutos, luego enjuague con una pava llena de agua hirviendo.

Limpiador de inodoro: prepare una pasta con jugo de limón y bórax (disponible en cualquier farmacia o ferretería). Aplique la pasta en el inodoro, déjela actuar durante dos horas, luego frote y enjuague.

Limpiador de horno: mientras el horno aún está caliente, rocíe agua sobre cualquier resto de comida derramada, luego agregue sal. Una vez que se enfríe, raspe ligeramente para eliminar la suciedad.

Limpiador de ventanas y espejos: una solución liviana de vinagre disuelto en agua funciona muy bien. Aplíquelo con un rociador recargable para lograr resultados más efectivos.

Desodorante ambiental: evite los desodorantes químicos. Abra la ventana del baño, coloque allí una planta aromática o cuelgue en ese ambiente unas ramas de lavanda o menta.

¿Cómo combatir el moho?

Gran parte de las personas que atribuyen su tos y sus problemas respiratorios al pelo de animales o al polen, en realidad, experimentan una reacción a las esporas de moho presentes en sus propias casas. Nada favorece más el desarrollo del moho que un alto nivel de humedad, por lo que se recomienda tomar todas las medidas necesarias para mantener este elemento bajo control. Obviamente, eso significa verificar que no haya goteras en los techos ni canillas que pierdan agua. Pero también es necesario asegurarse de revisar en forma regular radiadores, estufas a leña o a gas, hogares y demás fuentes de calefacción y, a la vez, verificar que los ambientes en los que se utilicen estén adecuadamente ventilados. 

Estos artefactos no solo pueden emitir monóxido de carbono y otros productos de combustión, sino que también llenan el aire de vapor de agua. Instalar un deshumidificador para que funcione en forma simultánea en ese mismo ambiente puede ser buena idea, especialmente cuando haya personas durmiendo y la calefacción esté encendida. 


Consuma menos cloro

Un gran porcentaje del agua corriente es agua clorada. Esto es muy bueno ya que el cloro es un gran germicida. Desafortunadamente, se ha vinculado al agua clorada con algunas enfermedades como cáncer de vejiga y recto. El agua embotellada es una buena alternativa, pero quienes no quieran recurrir a ella pueden instalar un filtro de carbón activado en la canilla de la cocina para eliminar el cloro del agua corriente.  


Elegí tu puntuación
Dejá tu comentario
Notas Relacionadas