Imagen Imagen

Irse de viaje es un placer. Pero armar la valija no siempre lo es. Si tenés problemas para hacer entrar todo en un bolso, o cuando llegás al destino la ropa está muy arrugada, o peor aún, tiene manchas porque se te derramaron productos, seguí estos consejos para armar tu equipaje con éxito.

 

  • La ropa se mezcla en la valija

  • Envolvela en bolsas de plástico con cierre, las mejores amigas de un viajero experimentado. Son extremadamente livianas, lo que representa un punto a favor al trasladar el equipaje por kilómetros en los corredores de los aeropuertos. También son transparentes, lo que facilita la inspección del equipaje y permite encontrar las pertenencias rápidamente en la habitación del hotel. Además, mantienen la ropa organizada. Colocá toda la ropa interior y las medias en bolsas pequeñas o medianas y las prendas más abultadas en bolsas grandes.

 

  • Cuando desarmo la valija, las camisas están arrugadas

  • Usá fundas de tintorería. Nadie desea verse arrugado o desaliñado mientras está de viaje. Pero ¿quién tiene tiempo (y ganas) de planchar, incluso aunque lo provea el hotel? La clave es empacar las camisas y blusas de modo que al extraerlas de la valija no tengan ni una arruga. En primer lugar, doblá las camisas y blusas correctamente. (Si las empacás arrugadas, —¡sorpresa!— seguirán arrugadas cuando llegues a destino). Luego extendé una funda de tintorería sobre una superficie plana e introducí una de las camisas dobladas hasta el extremo superior. Apilá una segunda camisa encima de la primera, pero fuera de la funda. Doblá la parte inferior de la funda de modo que quede sobre la segunda camisa. Luego introducí una tercera camisa del lado abierto y ubicala encima de la segunda prenda. Empacá esta pila de camisas ajustándola bien; en lo posible, utilizá las tiras internas para que no puedan deslizarse. Si cada camisa está atrapada entre capas de plástico resbaladizo, la tela no se amontonará ni se arrugará.

 

  • La ropa que llevé al viaje está muy sucia

  • Lavala en la pileta de la habitación del hotel, con agua a la temperatura adecuada según la tela. Agregá dos cucharadas de champú, que no contenga acondicionador. Sumergí la prenda y agitala con las manos durante tres minutos. Vaciá la pileta, quitá el agua jabonosa presionando la prenda y volvé a llenar la pileta con agua limpia. Enjuagá y volvé a escurrir (no retuerzas). Para acelerar el secado, colocá una toalla de baño abierta sobre la cama, exteendé la prenda completamente sobre ella y enrollala en la toalla. Después de quince minutos repetí la operación con otra toalla o colgá la prenda para que se seque.

 

  • Estoy de viaje y mis alhajas se ven sucias

  • Restituí el brillo con pasta dental. Nuevamente, la solución se encuentra allí mismo, en la habitación del hotel. Simplemente, colocá un poco de pasta dental en un pañuelo de papel y frotá las alhajas suavemente. La abrasión moderada de la pasta dental limpiará las joyas en instantes. Enjuagá con agua.

 

Gajes del oficio

Conocemos a una fotógrafa profesional cuyo trabajo la lleva de un país a otro. (¡Ya visitó más de treinta y dos!) Éstos son los consejos que nos da para empacar correctamente:

  • Primero, colocá los objetos chatos y pesados, como libros y papeles, en el fondo de la maleta.

  • Luego empacá la ropa que deba guardarse extendida (pantalones, camisas y otros). Asegurá las prendas con las tiras interiores de la valija.

  • Encima, ubicá los zapatos, envueltos en bolsas de nailon de supermercado.

  • Guardá el estuche de cosméticos o el equipo de higiene personal.

  • Colocá la ropa interior y las medias en bolsas con cierre. Con estas bolsas, rellená los huecos que hayan quedado dentro de la valija.

  • Rodeá los objetos frágiles con una capa protectora de ropa.

 

Prevención de problemas viajeros

Ésta es una lista de objetos livianos que resultan extremadamente útiles para evitar problemas cuando estás lejos de casa:

  • Un rollo de papel higiénico.

  • Gel para manos y toallitas antibacterianas (disponibles en farmacias).

  • Una jarra purificadora (se compran en casas de artículos de campamento) para filtrar el agua de red.

  • Un vaso de viaje plegable (se compran en casas de artículos de campamento).

  • Varias bolsas plásticas con cierre para organizar las pertenencias y evitar que se extiendan las sustancias derramadas.

  • Una linterna pequeña que funcione con pilas (generalmente AA) del mismo tamaño que otros aparatos que llevarás.

 

Elegí tu puntuación
Dejá tu comentario
Notas Relacionadas