Imagen Imagen

Ya sea para una reunión de trabajo importante, para conquistar a alguien en una cita o para tener éxito en una entrevista laboral, a veces queremos p...

Kevin Adkin, de 41 años, reconoce que, cuando se siente inseguro, utiliza palabras rimbombantes para parecer más intelectual. “Solo cuando tengo que impresionar a alguien”, afirma. “¿En una cita con una mujer? Por supuesto. ¿En el supermercado? No tanto”. Hace poco le pidió a una atractiva peluquera que le hiciera un corte de pelo “simétrico”, en vez de decirle simplemente que quería un corte de pelo uniforme. Y cuando otra atractiva mujer le preguntó qué dirección debía tomar para llegar a un punto concreto, le dijo que las dos opciones posibles eran “equidistantes” en vez de decirle simplemente que se encontraban a la misma distancia. No es el único.

 

Los investigadores han conseguido demostrar cómo intentamos parecer más inteligentes o qué criterios utilizamos para decidir si los demás lo son o no. Muchos de estos juicios se basan en meros estereotipos, pero persisten hoy día.

 

"A la gente le encanta juzgar a las personas por la primera impresión”, afirma Bogdan Wojciszke, profesor de psicología social en Polonia, dedicado a estudiar cómo se forman las impresiones de los demás. “Tendemos a hacernos juicios basados en señales banales, sin pararnos a pensar mucho.” Como sabemos, consciente o inconscientemente, que los demás se están formado una idea de nosotros con una simple mirada o una breve conversación, nos esforzamos en dar la impresión “correcta”. Puede que esta primera impresión no se ajuste a la realidad, pero a la gente le importa y tiene en cuenta esa percepción. “Es casi como un juego entre dos personas”, dice Eric R. Igou, sociólogo de la Universidad de Limerick, en Irlanda, que también estudia este tema. “Si el observador, la persona B, no tiene la misma teoría, puede ser contraproducente”. La persona A puede ser percibida como pretenciosa en lugar de inteligente, añade.

 

Consejos para parecer más inteligente:

 

COMUNICATE DE FORMA CLARA

 

Si usás un diccionario cuando redactás tus emails, puede que seas culpable de tratar de fomentar la percepción de tu inteligencia. “Las personas inteligentes tienen un buen vocabulario”, dice Daniel Oppenheimer, profesor de psicología cognitiva de la Universidad de California, en Los Ángeles. “Si puedo demostrar que tengo un buen vocabulario, pareceré más inteligente.” Sin embargo, los estudios de Oppenheimer indican que a los escritores se los considera más inteligentes cuando emplean un lenguaje fácil de entender. El uso de palabras rimbombantes para impresionar puede producir justamente el efecto contrario. “La gente asocia inteligencia con facilidad de palabra”, dice Oppenheimer, y las personas más inteligentes emplean palabras más largas al escribir, pero quieren escribir con claridad.

 

(Foto: Rawpixel / Pixabay)

 

LLEVAR ANTEOJOS

 

Según un estudio realizado por el colegio de optometristas de Reino Unido, el 43 % de las personas piensa que llevar anteojos hace parecer más inteligente, y un 40 % se plantea llevarlos por ese motivo. “Los anteojos son un elemento fácilmente visible que nos permite llegar a una deducción rápida sin esfuerzo”, afirma Wojciszke, profesor de la Universidad de Ciencias Sociales y Humanidades de Sopot, en Polonia. “Mucha gente cree que las personas sabias, como profesores, jueces y personajes ilustres, llevan anteojos con más frecuencia que los tontos. Así que, cualquier pista asociada con la sabiduría —gruesos libros, discurso fluido o pelo canoso— puede ayudar a dar una impresión de inteligencia.”

 

(Foto: Clem Onojeghuo / StockSnap)

 

¡HACEME REÍR!

 

Un estudio francés publicado en la revista Psychological Reports reveló que las mujeres que escuchan a los hombres contar chistes divertidos creen que son más inteligentes y atractivos que los que hablan sobre temas cotidianos. Puede que esta creencia tenga cierto fundamento, ya que se necesita cierto nivel intelectual para hacer observaciones ingeniosas. “Las personas que tienen buen sentido del humor muestran realmente una inteligencia superior —afirma Wojciszke—. Así que los hombres pueden utilizar el humor como una señal de inteligencia honesta y difícil de falsear.”

 

(Foto: Priscilla Westra / StockSnap)

 

SONREÍ CON NATURALIDAD

 

Las personas cuya sonrisa parece auténtica, con arrugas alrededor de los ojos, están consideradas más inteligentes que aquellas cuyas sonrisas parecen falsas, según un estudio de la revista Journal of Nonverbal Behavior. No hay correlación entre sonrisa e inteligencia; los juicios se alimentan sobre la base de corazonadas. “La gente generalmente confía en dos tipos de preferencias cuando se forma impresiones”, afirma la autora del estudio, Susanne Quadflieg, profesora de psicología experimental de la Universidad de Bristol. El llamado efecto ‘aureola’: si tenés una impresión favorable y espontánea de una persona —y la sonrisa auténtica puede provocarla— se tienden a juzgar otras características, como la inteligencia, más positivamente también. Y el efecto ‘lo que es bello es bueno’: si las personas consideran atractiva a otra persona —la sonrisa auténtica suele reforzar dicho atractivo— se inclinan a asignarles otras cualidades, como la inteligencia.”

 

(Foto: Diana Feil / StockSnap)

 

Elegí tu puntuación
Dejá tu comentario
Imagen Alejandro
Alejandro

Muy buenos consejos la verdad

Notas Relacionadas