¿Cómo educar niños conscientes del valor del dinero? ¿Cómo educar niños conscientes del valor del dinero?

Todos hemos escuchado historias escalofriantes de muchachos que gastan como locos cuando les entregan su primera tarjeta de crédito, y al final generan deudas enormes. Esto no les ocurrirá a sus hijos gracias a los siguientes consejos de Syble Solomon, la creadora de Hábitos financieros, un juego de cartas utilizado por educadores y consejeros para identificar problemas económicos en las relaciones:

Muéstreles que el dinero no crece en los árboles. Si su hijo sólo lo ve sacando billetes del cajero automático, va a creer que existen máquinas de regalar dinero. Asegúrese de que también lo vea depositando en su cuenta.

Enséñeles a fijarse metas y a ahorrar para conseguirlas. Coloque en una alcancía (o un frasco) una etiqueta con una cifra y el uso que se le dará. Empiece con cantidades pequeñas, por ejemplo, lo necesario para comprarse un helado. Cuando hayan reunido la cantidad que cuesta el helado, dele el dinero a su hijo para que lo pueda comprar.

Distingan entre los deseos y las necesidades. Necesita un par de zapatos, pero quiere que sean de la marca que está de moda. Necesita comer, pero quiere cenar fuera de casa. Aplique esta regla para todo lo que compre y para todo lo que le pidan.

Haga elecciones, no sacrificios. En lugar de decir: “Podemos pagar eso”, “Resulta demasiado caro” o simplemente negarse a algo, siempre explique sus decisiones y brinde alternativas; por ejemplo: “Este año creo que deberíamos quedarnos en la ciudad y salir a pasear para que el año que viene podamos pagar unas vacaciones espectaculares”, o “Voy a llevar agua o café de la casa y no lo compraré en un negocio para ahorrar un poco y comprar algo más importante”. En lugar de sentir que la palabra “no” conlleva sacrificios, escasez o pena, los niños aprenderán que en la vida hay que tomar decisiones.

Muéstreles que planea el futuro. Además de ahorrar en una alcancía, recuerde que los niños deben escucharlo hablar de ahorrar para comprar un nuevo techo, terminar de pagar el auto, celebrar un cumpleaños, financiar sus estudios y cancelar todas las cuentas a tiempo.

Sea generoso. Hagan una alcancía filantrópica. Supervise que sus hijos le metan un porcentaje fijo de su dinero y haga que lo vean a usted siendo generoso con los demás, ya sea dando limosna en la iglesia, firmando un cheque para alguna asociación o trabajando como voluntario para una buena causa.

No encienda los canales de compras. Trate de que vean poca tele para que no se dejen hipnotizar por los comerciales. También muéstreles los trucos de marketing que los publicistas utilizan: entenderán la forma en que intentan venderles cosas.

Elegí tu puntuación
Dejá tu comentario
Notas Relacionadas