Imagen Imagen

Preparar comida para las Fiestas, especialmente para un grupo numeroso, puede ser abrumador. Platos populares y planeamiento son las claves para el éxito.

Seguí estas reglas simples para facilitar el tiempo de preparación y vas a poder disfrutar desde mucho antes de que empiece a sonar el timbre.

1. La cuestión de la cantidad

Comida: ¿Cuánto debería cocinar? Es una pregunta difícil, especialmente cuando los invitados comen porciones de diferentes tamaños y repiten. Como regla general, planificá un total de medio kilo de comida por persona, sin contar bebidas y postres. Usá las listas de cantidades sugeridas de abajo para calcular cantidades más exactas. Para asegurarte de que haya suficiente para todos, redondeá.

Bebidas: Para las bebidas suponé que los invitados ingerirán al menos dos bebidas por hora. Con eso en mente, la tabla está basada en un evento de dos horas. Asegurate de tener suficiente hielo a mano, de 125 a 250 g por persona. Es una buena idea tener vasos extra, porque los invitados suelen cambiar de vaso a cada hora. Un vaso de 300 a 355 ml es perfecto para la mayoría de las bebidas.

Postres: Las cantidades de abajo están basadas en servir un postre en la reunión. Sin embargo, si tenés más de un postre, vas a necesitar menos porciones de cada uno. Cuando sirvas dos o más, reducí las cantidades a la mitad.

2. Tener todo listo
Una alacena bien provista, algunas comidas preparadas y manos extra en la cocina son clave para alimentar a un grupo sin sacrificar el sabor, o su tiempo.

Almacená alcohol sabiamente: En lugar de comprar varias clases de alcohol, tené la barra bien provista de las bebidas que vos y tus invitados disfrutan regularmente. Asegurate de tener los accesorios básicos de una barra: sacacorchos, destapadores y servilletas de cóctel.

Prepará platos con antelación: Cada vez que se presenta la oportunidad y estés de ánimo para cocinar, prepará un plato que se freeze bien, como un guisado. Las salsas simples como la fileto o un chutney y el pesto son también buenísimas para tener a mano. Probá llevar al freezer vegetales cocinados. Los platos principales tienen una vida de dos o tres meses, mientras que las salsas pueden durar hasta seis, y los vegetales, un año. Los panes y postres pueden durar cerca de un mes en el freezer. Siempre asegurate de enfriar y envolver bien la comida antes de llevarla al freezer, y no coloques demasiados platos a la vez.   

Usá vegetales precortados: Comprar vegetales prelavados y precortados ahora muchísimo tiempo.

Comprá comidas preparadas, y condimentalas en casa: Tomá salsas, sopas, arroces y porotos comprados -lo que sea que necesites para rellenar el menú-, y dales un toque especial con hierbas frescas y especias de tu alacena. Este consejo funciona bien con platos como pizza, pollo rostizado y comida de calidad comprada.   

Compartí la carga: Considerá compartir el puesto de anfitrión o pedir que los invitados lleven platos específicos. Si en tu familia son hábiles en la cocina, ponelos a cortar vegetales o simplemente a lavar.

3. Planificar el menú
Elegir qué cocinar puede ser tan confuso como decidir cuánto cocinar. Para una reunión de muchas personas, confíá en los platos populares que se puedan preparar en grandes cantidades. Asegurate de tener una mezcla de platos fríos y salados que se puedan preparar con antelación, dejando solo uno o dos platos que necesites preparar el día del evento.

Pensá en grande: Usá recetas simples que se puedan duplicar o triplicar fácilmente. La carne asada, las sopas los guisados son buenas opciones. Tortas y tartas grandes también son buenos postres. Mientras más grande sea el plato, menos tendrás que molestarte con elementos pequeños mientras preparás la comida.

Autoservicio: Satisfacé los gustos de todos tus invitados con un enfoque de “elegí tu plato”. Colocá las bandejas de elementos para sándwiches o ensaladas, boles de rellenos para tacos o un bufet de platos elaborados y permité que cada uno arme su propio plato.

Concentrate en el primer y último plato: Los invitados recordarán los extremos de la comida, así que siempre planificá el menú con los mejores platos al comienzo y al final. Prepará tus entradas y postres favoritos para que queden súper especiales. Luego, mantené un bajo perfil en los intermedios, con platos como lasaña, carne asada, pollo o cerdo.


Planificar comida y bebida para una multitud: cantidades sugeridas

Cantidades de comida por invitado  

Bocaditos: 4 a 6 bocados por hora
Pollo, carne o pescado sin hueso: 250 g
Pastas (pesadas en seco) para un plato principal: 125 g
Papa: 125 g
Arroz u otros granos: 1/2 taza (125 g)
Porotos: 1/2 taza (125 g)
Guarnición vegetal: 1/2 taza (125 g)
Ensalada verde: 1 1/2 tazas (375 g)
Pan: 2 unidades

Cantidades de bebida

Vino, botella de 750 ml: 3 botellas cada 4 invitados
Espirituosas, botella de 750 ml: 3 botellas cada 4 invitados
Cerveza, lata de 355 ml: 4 latas por invitado

Cantidades de postre

Torta, tarta, budín: 1 tajada
Postre dulce o mousse: 1 taza (250 ml)
Helado: 1 taza (250 ml)

Elegí tu puntuación
Dejá tu comentario
Imagen Arturo Alejandro
Arturo Alejandro

Buena

Imagen jose luis
jose luis

Nosotros la hacemos mas facil, reservamos en algun lugar con show incluido, total un gasto al año, nos divertimos, nadie labura y todos felices

Imagen Elva Natalia
Elva Natalia

Hay que tener un buen freezer para poder guardar tanta cantidad de comida también.

Imagen ROSA
ROSA

buenos consejos!

Imagen Blas agustín
Blas agustín

Hacemos como joseluis

Imagen delia elvira
delia elvira

gracias por los consejos

Imagen Arturo Alejandro
Arturo Alejandro

Bien

Notas Relacionadas