Aprenda a liberarse del arrepentimiento Aprenda a liberarse del arrepentimiento

Aprenda estos seis pasos para convertir sus emociones negativas en acción.

¿Alguna vez sintió que hubiera sido mejor seguir otro rumbo? Si tan solo hubiera optado por ese trabajo, hubiera terminado esa relación antes o se hubiera mudado a otra ciudad, todo sería perfecto.

Es propio de la naturaleza humana sentir arrepentimiento. Si no se controlan, esas emociones pueden volverse grandes fuentes de estrés y ansiedad.

Pero incluso las emociones dolorosas, como el arrepentimiento, pueden ser poderosas fuentes de inspiración. Es posible usar esos pensamientos de “Si tan solo…” como palanca para ayudarse a salir adelante.

En algunas investigaciones, se reveló que obsesionarse con los arrepentimientos tiene un impacto negativo sobre el humor y el sueño, puede aumentar la impulsividad y ser un factor de riesgo para los atracones y el abuso de alcohol.

Como psicóloga clínica, ayudo a las personas a que lleven una vida saludable, feliz y plena de significado al enseñarles estrategias, basadas en la evidencia, para controlar las emociones. Cuando las personas se sienten estancadas en interminables “Y si…”, es posible reencaminarse. A continuación, les muestro cómo.


1. Reconozca sus arrepentimientos

Muchos de nosotros tratamos de alejar el dolor. Pero las investigaciones han demostrado que suprimir las emociones puede disminuir nuestra capacidad de disfrutar y es posible que esas emociones se manifiesten en forma de dolor físico.

Un estudio de 2014, publicado en la revista Journal of General Psychology, descubrió que ahogarse en arrepentimientos puede poner en riesgo nuestra capacidad de tomar decisiones inteligentes, y que concentrarse en esas emociones negativas “empeoraba el desempeño” en tareas simples.

Por eso, en lugar de ignorar sus arrepentimientos o rumiar sobre sus errores, procure identificar la experiencia. Empiece por detenerse y reconocer sus pensamientos y sensaciones. Relaje la cara y las manos, y piense en aceptar cómo se siente en el momento, sin preocuparse por si se sentirá así para siempre. Los investigadores también descubrieron que, cuando las personas encuentran un atisbo de esperanza en su arrepentimiento, son capaces de pensar con mayor claridad. 

“El secreto es evitar obsesionarse y extraer una lección que pueda aplicarse en situaciones futuras”, afirmó Neal Roese, profesor de Marketing en la Kellogg School of Management de la Universidad del Noroeste, que se enfoca en la psicología del juicio y la toma de decisiones.

Tómese un tiempo para detectar cómo manejó algún arrepentimiento reciente. ¿Hizo como si significara menos de lo que significó en realidad? ¿O cayó en una espiral de vergüenza? Una vez que descubra cómo transitar estas situaciones, podrá comenzar a usar las emociones para su propio beneficio.


2. Interrumpa su obsesión

Es importante aprender a detener la espiral de arrepentimiento antes de sentirla, ya que pensar continuamente en ese hecho no hace más que garantizar que se sienta peor. Usted debe desarrollar una serie de acciones concretas para realizar cuando siente que está por caer en una espiral de arrepentimiento. El objetivo es frenar esta clase de pensamientos antes de que le consuman la energía.

Puede hacer una lista de sus autores favoritos en orden alfabético. Cuando tiene la mente concentrada en algún proyecto, es menos probable que se descarrile. Otra idea: si siente que las emociones fuertes lo están controlando, sumerja la cara en agua fría (de verdad).

“Las personas comienzan a creer en esta estrategia una vez que superan la idea de sumergirse en un bol de agua helada”, afirmó la doctora Kathryn Korslund, especialista en terapia dialéctica de comportamiento, un tratamiento que enseña a las personas a controlar las emociones. Ella explica que funciona al disminuir la temperatura corporal y la frecuencia cardíaca, lo que evita que se intensifiquen las emociones. Si le parece demasiado, colóquese un cubo de hielo en la boca y concéntrese en esa sensación. 

Estas actividades no implican una solución permanente. El propósito es regular las emociones durante algunos minutos y luego enfrentar la situación con un poco más de claridad.


3. Revise su arrepentimiento

En el mismo estudio que descubrió que el arrepentimiento limita nuestra capacidad de resolver problemas, se les pidió a los participantes que leyeran las siguientes afirmaciones y recordaran, por lo menos, un beneficio de un hecho del que se arrepintieran:

Todo puede considerarse desde una perspectiva diferente. Hay un valor positivo en todas las experiencias.

A continuación, los participantes demostraron “una mejora en el desempeño subsiguiente” en las mismas tareas que habían completado antes de encontrar el atisbo de esperanza.

Concentrarse en el aprendizaje puede ayudarlo a alejarse de los efectos negativos del arrepentimiento. Y debe tener en mente que gran parte de su historia de arrepentimientos es simplemente eso: una historia. Los investigadores etiquetan las historias de “Y si…” como pensamiento contrafáctico, dado que es imposible saber cómo habrían salido las cosas si uno hubiera tomado una decisión diferente.

4. Trátese con compasión

Un grupo de investigadores de la Universidad de California, en Berkeley, les pidió a 400 estudiantes que escribieran sobre sus mayores arrepentimientos y descubrió que la autocompasión, y no el autocastigo, “fomenta un balance positivo frente a los arrepentimientos”.

Esta “autocompasión llevó a una mayor mejora personal, en parte a través de una aceptación más alta”, escribieron los investigadores, y agregaron que “el perdón surge cuando uno sitúa sus errores o defectos —como la experiencia del arrepentimiento— como una parte común de la experiencia humana”.

Imagine que su mentora lo disuade de entrar en la catarata de arrepentimientos. ¿Ella se concentraría en todo lo que hizo mal? ¿O lo alentaría para encontrar las lecciones prácticas que pueden obtenerse de la experiencia? 

Cuando nada funciona: hable consigo mismo como si estuviera hablando con un amigo.


5. Clarifique lo importante

Cuando siente un arrepentimiento, use la emoción como trampolín para examinar qué es lo realmente importante para usted.

Una de mis clientes vino a verme luego de sentirse culpable por hablarles a las personas de mala manera. Juntas, utilizamos su remordimiento para señalar las virtudes que ella más aprecia: “Me importa más ser amable que tener razón”, fue una de ellas, ya que concentrarse en el daño realizado no daría ningún buen fruto para ella ni para sus relaciones.

Pregúntese por qué siente un arrepentimiento profundo y trabaje en retrospectiva para identificar los valores que están vinculados con sus sentimientos. Luego use eso como motivación para el crecimiento personal.


6. Tome medidas

El Kintsugi es una técnica japonesa para reparar cerámica rota que deriva de la filosofía budista. El proceso de reparación destaca las imperfecciones de un objeto, ya que se consideran parte de su historia. Reparar cerámica de esta manera puede realzar la belleza de los objetos: el kintsugi tradicional utiliza a menudo oro o plata para reparar las grietas.

Escriba una lista de arrepentimientos, grandes y pequeños, y luego piense cómo tomar medidas para remediar lo que sea que lo persiga. La cura infalible para prevenir el arrepentimiento no es sentirse mal ni obsesionarse. Es buscar soluciones con detenimiento y usar la sabiduría obtenida mediante la autorreflexión para actuar. 


DE THE NEW YORK TIMES (7 DE FEBRERO DE 2019),COPYRIGHT © NEW YORK TIMES, NYTIMES.COM

Jennifer Taitz es instructora clínica de psiquiatría en la Universidad de California, y autora del libro How to be Single and Happy: Science-Based Strategies for Keeping Your Sanity While Looking for a Soul Mate (Cómo ser soltero y feliz. Estrategias científicas para mantener la cordura mientras busca a su media naranja).

Elegí tu puntuación
Dejá tu comentario
Notas Relacionadas