Ansiedad: complementos para combatirla Ansiedad: complementos para combatirla

Cualquiera llega a sentirse ansioso, pero hay quienes se inquietan tan seguido que esas crisis de ansiedad pueden interferir con su vida. Las vitaminas del complejo B, ciertos minerales y hierbas pueden servir de ayuda.

Las crisis de ansiedad son sorprendentemente comunes: cerca del 15% de personas sufrirá al menos una en su vida. Y el 3% de los adultos frecuentemente tiene estas crisis. Los síntomas de este mal pueden abarcar sentimientos de ansiedad aguda, miedo extremo, respiración y latidos rápidos, transpiración excesiva, escalofríos o calores, boca seca, mareos, ansiedad crónica, tensión muscular, dolor de espalda y cefaleas, insomnio, depresión, falta de deseo sexual, incapacidad para relajarse.
Al enfrentar una situación potencialmente peligrosa, la ansiedad es una respuesta saludable. Los músculos se tensan, el ritmo cardíaco y la respiración aumentan, e incluso es más probable que la sangre se coagule. En algunos individuos, esta reacción se activa aunque no haya una amenaza obvia. Esa reacción puede ser mala para la salud, y causar agotamiento, mala concentración, desinterés por uno mismo o lo que lo rodea, cefaleas, problemas gástricos y un aumento en la presión arterial.

La angustia se presenta de dos maneras básicas:

  • El trastorno de ansiedad generalizada (TAG), es una afección crónica que entraña la sensación periódica de presentimiento y preocupación acompañada de síntomas físicos leves.
  • Una crisis de ansiedad, por otro lado, es repentina e inesperada, con síntomas tan violentos que a veces se les confunde con ataques al corazón o algún otro padecimiento mortal.

Algunos científicos creen que el sistema nervioso central de la gente con trastornos de ansiedad reacciona con exageración al estrés y tarda más tiempo que la mayoría en recuperar la calma. La ansiedad puede empezar con algo perturbador — accidente, divorcio o muerte— o parecer que no hay fundamento. 

Complementos que reducen la ansiedad

En muchos casos, pueden usarse remedios alimentarios y herbarios para la ansiedad en vez de medicamentos controlados, que pueden causar adicción y tener efectos secundarios desagradables. 

  • Varios estudios han demostrado que la kava es muy útil para la ansiedad, tal vez tan eficaz como los fármacos: reduce el nerviosismo, los mareos y las palpitaciones.
  • Además, la gente con ansiedad debe añadir calcio, magnesio y un complemento de complejo B, más tiamina extra. Son importantes para el buen funcionamiento del sistema nervioso, sobre todo para producir los mensajeros químicos del cerebro, o neurotransmisores.
  • La valeriana, conocido auxiliar del sueño, puede usarse en dosis pequeñas a lo largo del día para un efecto calmante. Pruébela si no le funciona la kava. Incluso si toma kava en el día, puede tomar por la noche una dosis de valeriana (250 a 500 mg) si tiene problemas para dormir. Puede añadir hipericón a la kava o a la valeriana si está deprimido y ansioso.
  • Se necesita un mes mínimo antes de sentir todo el efecto del hipericón; los otros complementos surten efecto de inmediato.
  • El agradable té floral de manzanilla relaja y no adormece. Tiene apigenina que, según pruebas con animales, afecta a los mismos receptores del cerebro que los ansiolíticos, pero no causa adicción. La manzanilla puede usarse con kava u otros productos botánicos.

Qué puede hacer para reducir la ansiedad

  • Elimine cafeína, alcohol y azúcar: pueden desencadenar la ansiedad.
  • El ejercicio aeróbico constante quema ácido láctico, produce sustancias químicas que animan (endorfinas) y mejora el uso del oxígeno.
  • Las técnicas de respiración a menudo ayudan a controlar una crisis de angustia. Inhale despacio a la cuenta de cuatro: retenga cuatro tiempos y exhale en cuatro tiempos. Repita hasta que se calme.
  • Las personas con síntomas de ansiedad pueden ser muy sensibles a la cafeína, señalan varios estudios. Trate de reducir su ingesta; hágalo poco a poco para reducir al mínimo los síntomas de abstinencia, como la cefalea, y vea si se calma su ansiedad.
  • Vea a un terapeuta para idear más formas positivas de salir adelante.

Elegí tu puntuación
Dejá tu comentario
Notas Relacionadas