9 secretos para protegerse en Internet 9 secretos para protegerse en Internet

  La tecnología es una gran aliada, pero muchas veces genera inseguridad exponer información personal en Internet, seguí estos sencillos pasos para evitar el robo de información y no caer en trampas cibernéticas.  

1. Protegé tu información personal. Nunca respondas a solicitudes de información personal online (o por teléfono), y tampoco proporciones números de cuenta bancarios o contraseñas. Tené mucho cuidado con las imitaciones de bancos, compañías de tarjetas de crédito, organizaciones benéficas y dependencias de gobierno; algunas de ellas son muy convincentes y podrías caer en la trampa. Utilizá las fuentes legítimas de información de contacto para verificar peticiones de información, como la página Web oficial de tu institución financiera o el número telefónico especificado en tu estado de cuenta.

 

2. No reveles de más. No divulgues tu fecha de nacimiento, tu número telefónico, el nombre de tu mascota ni cualquier otro dato privado o de identidad personal en redes sociales como Facebook, Instagram o Twitter.

 

3. Actualizate. Instalá programas antivirus en tu computadora y mantenelos actualizados. Utilizá la versión más reciente del navegador que prefieras. Instalá parches de seguridad y actualizaciones de software tan pronto como estén listos para ser instalados.

 

4. Complicá la tarea a los ciberpiratas. Usá contraseñas originales y difíciles de deducir. No entres a sitios Web seguros utilizando una red Wi-Fi pública.

 

5. Tené cuidado con los sorteos y concursos falsos en Internet. Todo concurso o sorteo que solicite un pago o datos privados para darte un premio muy probablemente es falso. Verificá siempre que sea legítimo. Preguntá por la información de contacto del remitente y detalles sobre la empresa que organiza el concurso o sorteo. En cuanto empieces a hacer preguntas y dejes en claro que no te dejarás presionar para tomar una decisión inmediata, la mayoría de los defraudadores desistirá.

 

6. Prescindí del papel. Registrate para recibir tus estados de cuenta electrónicos, utilizá depósitos directos y pagá los servicios en Internet (para evitar que roben tu correspondencia).

 

7. Desconfiá de las ofertas de “Trabajo desde casa”. Realizá una verificación exhaustiva de información sobre la empresa que ofrece el trabajo, haciendo para ello todas las llamadas telefónicas y las búsquedas por Internet que sean necesarias. Si tenés dudas, acudí a las autoridades y pedí su opinión. Todo ofrecimiento de ganar dinero por reenviar productos sin duda es falso. Por desgracia, algunas empresas fraudulentas no solo reclutan personas para defraudar a otras, sino que también las hacen víctimas de robo de identidad.

 

8. Preguntá a tu banco qué medidas tiene para protegerte. Revisá las garantías del banco en cuanto a protección contra fraudes: muchos proveedores de servicios financieros ahora ofrecen protección para tarjetas de crédito y débito, y otros ofrecen garantías para las transacciones en línea.

 

9. Vigilá tus operaciones. Hacé una revisión semanal de los movimientos de todas tus cuentas y tarjetas bancarias. Registrate para recibir alertas en tu teléfono celular o en tu correo electrónico. Monitoreá tu información crediticia en línea para saber si hay transacciones no autorizadas. Solicitá reportes. Los servicios financieros que tienen un costo ofrecen un seguimiento más completo de las operaciones crediticias, los registros de identidad personal y las transacciones en línea.

Elegí tu puntuación
Dejá tu comentario
Notas Relacionadas