Imagen Imagen

Aunque solemos asociar los meses de clima más fresco con gripes y resfríos, el frío también tiene poderosas ventajas biológicas.

1. Eleva la agudeza mental

El frío puede ayudarlo a pensar con mayor claridad. Según distintos estudios, la gente tiene un mejor desempeño en tareas cognitivas (como toma de decisiones) cuando baja la temperatura. De acuerdo con otras investigaciones, las personas tienden a resolver menos problemas complejos en verano que en invierno. El cerebro funciona a base de glucosa; no obstante, cuando la temperatura se eleva, el cuerpo utiliza parte de dicho combustible para refrescarse, lo cual deja menos recursos para tareas de razonamiento y memoria.

 

2. Quema calorías

Cuando hace frío, el organismo debe hacer un mayor esfuerzo por mantener su temperatura central a 37ºC. “El cuerpo invierte una gran cantidad de energía en preservar su calor y humedecer el aire que respiramos al salir al frío”, explica Stacy Tucker, enfermera, cofundadora de Almeda Labs en Kansas City, Estados Unidos. Así que use las botas. Durante un estudio reciente, los 53 participantes quemaron 34 por ciento más calorías cuando practicaron senderismo a temperaturas de entre -10ºC y -5ºC que cuando lo hicieron a 10ºC.

 

3. Activa la grasa saludable

Sabemos que acumular demasiada grasa normal (también llamada grasa blanca) puede poner en riesgo la salud. Sin embargo, los adultos también poseemos pequeñas cantidades de grasa “parda”, que tiende a acelerar el metabolismo y estimular la quema de calorías. El frío activa este compuesto. Durante un estudio los participantes recurrieron al sencillo truco de meter un pie en agua fría para bajar su temperatura. ¿El resultado? Adipocitos pardos 15 veces más activos.

4. Alivia las alergias

Si en primavera y verano estornuda de más, quizás el invierno se convierta en su nueva estación favorita. El polen prácticamente desaparece en esta época. No obstante, las alergias en espacios cerrados suelen empeorar en invierno, según Tucker. Para mantener el moho y los ácaros lejos, utilice un deshumidificador. Prográmelo de modo que la humedad en interiores no rebase el 50 por ciento.

 

5. Mejora el sueño

La temperatura central del cuerpo desciende cuando intentamos quedarnos dormidos. El proceso, que puede tomar hasta dos horas en verano, es muy rápido en invierno, explica Tucker. Además, como amanece más tarde, el sueño se prolonga naturalmente.

 

6. Combate infecciones

Es verdad que uno se resfría más durante el invierno. No obstante, se ha comprobado que las bajas temperaturas tienden a “despertar” al sistema inmunitario, lo cual eleva nuestra capacidad de combatir infecciones, comenta Tucker. Por otro lado, el aire frío y seco es el ambiente ideal para la propagación del virus de la influenza así que pasar tiempo en interiores eleva el riesgo de contagio. Para evitar contratiempos, vacúnese una vez al año, lávese las manos con frecuencia y salga al aire libre.

 

7. Fortalece el corazón

Si se ejercita en época de frío, su corazón trabajará más arduamente para bombear la sangre y conservar el calor corporal. Y eso es bueno. “La actividad física invernal fortalece el músculo cardíaco”, asegura Tucker. Una vez que supere la etapa de calentamiento, rendirá más que en época de calor. Ojo: si tiene factores de riesgo cardíaco y desea ejercitarse en exteriores durante el invierno, tome sus precauciones. El esfuerzo adicional podría causarle problemas.   

Elegí tu puntuación
Dejá tu comentario
Notas Relacionadas