6 datos para elegir una póliza de seguros 6 datos para elegir una póliza de seguros

Los 6 secretos que nadie le dirá para adquirir las pólizas más convenientes para usted y su familia

1. No adquiera un seguro inútil de discapacidad laboral

Algunos de estos seguros tienen una cobertura en la que, si puede trabajar en cualquier clase de empleo para el que esté calificado, por ejemplo, pelando papas en un local de comidas rápidas, no recibirá ningún pago. No adquiera esta clase de pólizas, y pida una en que se especifique que está asegurando su ocupación o una en la que la aseguradora se haga cargo de su salario. La primera le pagará en caso de que no pueda llevar a cabo la labor a la que se dedica; por ejemplo, si un escritor pierde la capacidad de escribir en el teclado, el seguro responderá, incluso si cambia de oficio o lo retoma de otro modo. En la segunda modalidad, la aseguradora le pagará su salario acostumbrado al escritor para siempre, a menos que cambie de oficio y regrese al mundo laboral. Adquirir alguna de estas pólizas conviene si se toma en cuenta que, por ejemplo, en EE UU, según estadísticas gubernamentales, 30% de la población entre los 18 y los 30 años de edad algún día tendrá que abandonar su trabajo por una enfermedad incapacitante.

2. No cancele su póliza; renuévela

Los seguros por discapacidad laboral no son económicos, así que no permita que las aseguradoras los encarezcan aún más. Resulta conveniente invertir más en la póliza desde un principio y adquirir una no cancelable y con renovación garantizada. Esto cubrirá prácticamente cualquier caso. Incluso si decide cambiar su profesión de contador por la de mozo o algún otro oficio no podrán cancelar su póliza. Verifique que la aseguradora, además de estar obligada a renovar su póliza, no pueda cambiar ninguna cláusula. Y no olvide leer bien la letra chica para confirmar que la renovación de la póliza no está condicionada a ninguna circunstancia o eventualidad. 

3. Adquiera su seguro de discapacidad y de gastos médicos a largo plazo

Incluso si sólo tiene 35 años, adquirir desde ahora uno de estos seguros, cada vez más solicitados, es una buena decisión. ¿Por qué? Porque sus cuotas serán bajas y, a la larga, acabará por ahorrar dinero. Estos seguros cubrirán los gastos por invalidez o enfermedades prolongadas, y le garantizarán toda clase de protección, inclusive el pago de hospitales y enfermeras particulares. El punto es que muy pocos jóvenes piensan a futuro y, cuando son adultos mayores, las cuotas mensuales que deben pagar son altísimas.

4. Tome en cuenta la inflación en sus planes a futuro

Así que usted es muy listo y ya adquirió su seguro de gastos médicos y de discapacidad laboral, ¿no es verdad? Entonces, no permita que las aseguradoras echen sus planes a la basura. Asegúrese de que la inflación y los años que va acumulando no lo alcancen. Una cobertura mensual de 50,000 pesos, por ejemplo, puede no ser nada dentro de 50 años. Así pues, cuando tenga que firmar su póliza, estará frente a dos opciones para combatir la inflación: elegir entre ampliar la cobertura posteriormente con un costo adicional, o que la compañía la incremente de manera automática cada año de acuerdo con las cifras oficiales de inflación. Opte por la segunda opción pues, de lo contrario, le estarán cobrando año con año una cuota adicional —principalmente si ya no es muy joven— para adecuar la cobertura con su edad.

5. Si no está excluido, está incluido

Un punto que necesita saber en lo que se refiere a los seguros, sobre todo a los del hogar, es que salvo que específicamente se excluya algo de la cobertura, la compañía estará obligada a cubrirlo. Pongamos un caso hipotético para ilustrar esta afirmación. Digamos que unos extraterrestres aterrizan en su sala y le piden su horno, argumentando que lo necesitan para regresar a su planeta. Como están apuntando a su perro con sus pistolas, a usted no le queda más remedio que darles lo que desean. Y como necesita un horno, llama a la compañía para iniciar el trámite. “Los extraterrestres me robaron el horno”, les dirá. “Lo sentimos”, responderá el agente, “no cubrimos robos intergalácticos”. Pero adivine qué: tienen que darle un horno, pues cualquier situación que no esté excluida, está incluida.

6. Conviértase en un cliente leal

Algo que no todos los corredores de seguros le dicen claramente es que si adquiere durante muchos años un seguro con la misma compañía puede tener derecho a un descuento por lealtad. En general, se calcula que los aseguradores de casas reducirán las cuotas un 5% si ha estado con ellos de 3 a 5 años, y hasta un 10% si ha sido su cliente durante 6 años. La única forma de saber si estos programas de lealtad existen es preguntándolo. 

Elegí tu puntuación
Dejá tu comentario
Notas Relacionadas