5 datos para comprar ropa con descuentos 5 datos para comprar ropa con descuentos

5 estrategias para encontrar ropa a un precio mucho más económico que en temporada. ¡Conviértase en la reina o rey del shopping!

Para ahorrar mucho dinero, compre su ropa al final de la temporada. Por ejemplo, adquiera las prendas y accesorios de primavera-verano en marzo y no en diciembre, cuando los precios son altos. Esto exige una cierta planificación, pues casi todo lo que compre lo empezará a usar varios meses después. De todos modos, la diferencia en precios justifica la antelación

¿Cómo sacarle el jugo por completo a la temporada de ofertas?

1. Invierta en una prenda fabulosa

Si se deja llevar por la publicidad de las revistas, puede llegar a creer que necesita hipotecar su casa para adquirir un solo conjunto de ropa y verse a la última moda. Pero no es así, afirma Bobette Stott, un diseñador de moda de Los Ángeles. Para controlar el gasto en ropa compre una sola prenda de excelente calidad, que se lave en seco, y esmérese en su cuidado. Tiene que lograr que esa prenda le dure años. Para un hombre, una campera, un buen suéter o un saco informal son una excelente opción. Una magnífica blusa, una campera o un hermoso suéter tejido al crochet son ideales para una mujer. Combine su ropa elegante con otras económicas, que se laven en casa (en lavarropas) y que pueda reemplazar cada dos temporadas. De esta forma, al invertir en una sola pieza delicada y de buen gusto, dotará de clase y estilo todo lo demás que se ponga. 

2. Evite la ropa unitalla

La idea de la ropa de talle único no suena mal: es imposible equivocarse, ¿no? Cómprela. Usted sabe que de una u otra forma le va a quedar… En realidad, la mayoría de los fabricantes que impulsan este sistema se están cuidando las espaldas, porque la ropa que trae esa leyenda suele ser de mala calidad, y por lo común se trata de tops diseñados para adolescentes. Lo que sucede es que resulta más sencillo y económico fabricar en serie y almacenar modelos de un talle. Pero sólo algunos pares de medias —los cuales se elaboran con telas elásticas que se pueden adaptar a diferentes tamaños de pies— son realmente unitalla. Salvo este caso, cuando vea ropa de talle único, mejor siga buscando y compre algo de mejor calidad, que le dure más tiempo.

3. Compre en Internet para obtener mayores descuentos

El mercado de la moda está saturado con prendas que necesitan vender sus distribuidores. Esto es bueno para usted, porque significa que puede comprar en Internet prácticamente cualquier prenda de diseñador con grandes descuentos. Cuando compra en un negocio “el dueño” tiene que pagar el alquiler del local, el salario de los empleados, la alfombra y las estanterias suntuosas. Los vendedores en línea, en cambio, no se andan con tonterías ni gastan dinero en decoración, sino que se limitan a enviarle su pedido por correo. Para adquirir exactamente la ropa de diseñador que quiere por una fracción de su precio vaya a una boutique o a un comercio estilo Falabella. Pruébese los modelos que le gusten, anótelos, descríbalos, identifique el talle que le queda y regrese a su hogar. Encienda la computadora y “visite” la página web de la casa de modas. Si la prenda que le gustó ha estado expuesta en comercios 2 o 3 meses, seguramente podrá comprarla en Internet a un costo de 50 a 75% menos del precio al que la vio.

4. Cómprese unos jeans clásicos 

Cuando vaya a comprarse un par de jeans, ni siquiera voltee a ver todos esos que están a la última moda: deslavados, de cortes extraños, con colores estrambóticos e incluso con rasgaduras y arrugas intencionales. A los fabricantes de ropa les encanta que usted pague por estos modelos porque pasarán de moda en un abrir y cerrar de ojos, y entonces tendrá que comprarse otros nuevos. Mejor elija unos jeans clásicos, con los que nunca se verá anticuado. Le van a durar años, e incluso cuando estén viejos seguirán viéndose bien y naturales. 

5. Apueste a algo viejo

Abra las páginas amarillas y busque direcciones de ferias americanas. Si se preocupa por su forma de vestir, vale la pena visitar estos locales con regularidad, recomienda Birgit Mueller, una diseñadora de vestuario de televisión, ganadora de un premio Emmy. La ropa de las décadas de 1950 y 1960 suele ser de mejor calidad que la de hoy en día. Además, estos modelos clásicos vuelven una y otra vez, así que son una excelente inversión. Por otra parte, tendrá garantizado el derecho de exclusividad, pues es imposible que se encuentre en una fiesta a una persona con la misma ropa. Por último, la ropa vieja es especialmente apropiada para la gente pequeña, pues los talles eras menores en aquellos años.

Elegí tu puntuación
Dejá tu comentario
Notas Relacionadas