Imagen Imagen

Miel para CURAR una herida. Cerezas para la gota. Aceite de hígado de bacalao —¡qué asco!— para mantener los ojos saludables.

Su abuela y los médicos probablemente juraban que estos remedios funcionaban, y ahora la ciencia los está respaldando. Los investigadores han realizado cientos de estudios en los últimos cinco años para comprobar la eficacia de los remedios caseros. Sin embargo, no todos funcionan. Es por esa razón que esta lista se enfoca en los tratamientos que cuentan con evidencia que los avale.

No olvide que incluso los ingredientes naturales pueden interactuar con los medicamentos. Si sigue alguna receta o sufre problemas crónicos de salud, consulte al médico antes de probar estos antídotos.

1. Acné

Pruebe: Aceite de árbol del té

Durante un estudio, un gel que contenía 5 por ciento de aceite de árbol del té fue tan eficaz como una loción con la misma proporción de peróxido de benzoílo al limitar las erupciones de granos y espinillas, con la ventaja de ocasionar menores efectos secundarios.

2. Alergias

Pruebe: Vitamina C

La vitamina C no solo es buena cuando de combatir el resfrío común se trata; también es un antihistamínico natural. En un experimento, el 74 por ciento de los sujetos a los que se les administró un aerosol nasal con dicho nutriente reportó que sufría menos congestión que el 24 por ciento de los pacientes a los que se les dio un placebo. Los responsables de este ensayo recomendaron ingerir 2 gramos al día ya sea por medio de alimentos o complementos.

3. Ampollas

Pruebe: Vaselina

Estas elevaciones cutáneas llegan a ser bastante dolorosas, y el roce puede hacerlas aún más lacerantes. Lávelas con agua y jabón y reduzca la fricción lubricando con vaselina el área inflamada. Manténgala cubierta con una venda.

4. Callos y callosidades

Pruebe: Aspirina

Es muy fácil crear su propio remedio suavizante de estas durezas: primero, machaque cinco o seis comprimidos de aspirina hasta convertirlos en un polvo fino. Luego, mézclelo muy bien con media cucharadita de jugo de limón y media cucharadita de agua. Unte la pasta resultante sobre la piel afectada, envuélvala con plástico y cubre todo con una toalla caliente. Retírelo transcurridos 10 minutos y talla, cuidadosamente, con una piedra pómez la piel que se haya aflojado. Por supuesto que no debe poner este remedio en práctica si el receptor es alérgico al ácido acetilsalicílico.

5. Colesterol en altas concentraciones

Pruebe: Niacina

Algunos estudios muestran que tomar niacina (que no es otra cosa que vitamina B3) puede disminuir el colesterol de baja densidad (el “malo”) en un 10 por ciento y los triglicéridos en un 25 por ciento, así como aumentar el colesterol de alta densidad (el “bueno”) en un 20 a 30 por ciento. Dado que las dosis altas de esta vitamina pueden provocar problemas gastrointestinales, daño hepático e intolerancia a la glucosa, consulte al médico antes de tomar cualquier complemento. 

Imagen

6. Diarrea

Pruebe: Té de moras

Las moras son ricas en taninos, sustancias que pueden estrechar las membranas mucosas del tracto intestinal. Se han usado durante mucho tiempo como un tratamiento contra la diarrea. Prepare té de moras hirviendo una o dos cucharaditas de bayas frescas o congeladas, o de sus hojas secas, en una taza y media de agua durante 10 minutos, y cuela. Beba varias tazas al día. También puede comprarlo, pero asegúrese de que no solo contenga saborizante. 

7. Dolor de cuello

Pruebe: Presión

Con el pulgar o la punta de los dedos, aplique una presión constante en la zona aquejada durante tres minutos. Las investigaciones indican que esta sencilla técnica de acupresión ayuda a distender los músculos contraídos y mitiga la molestia.

8. Dolor de dientes o encías

Pruebe: Aceite de clavo

“En ocasiones, el aceite de clavo puede aliviar una inflamación dental”, asegura Saul Presner, odontólogo, radicado en Nueva York. Este óleo tiene propiedades que eliminan a las bacterias, así como un efecto adormecedor. Mezcle unas gotas con aceite de oliva para prevenir la irritación, y enjuague su boca con la mezcla.

9. Dolor de espalda

Pruebe: Consuelda

Esta planta medicinal ha sido usada por siglos para paliar el dolor muscular y articular. Un estudio realizado en 215 pacientes descubrió que aplicar crema con concentrado de consuelda en la espalda baja y alta reduce la incomodidad muscular. Puede comprarla en tiendas naturistas y en Internet.

10. Dolores en articulaciones

Pruebe: Té verde

Contiene un poderoso antioxidante llamado epigalocatequina-3-galato, que puede poner freno a la molestia articular y a la inflamación por artritis reumatoide, según un artículo publicado en Arthritis and Rheumatology. Los investigadores sugieren beber dos o tres tazas al día a fin de obtener los beneficios.

Imagen

11. Estreñimiento

Pruebe: Semillas de lino molida

“Es casi como si la naturaleza hubiera diseñado las semillas de lino específicamente con el fin de aliviar el estreñimiento”, asevera Will Bulsiewicz, gastroenterólogo de Mount Pleasant, Carolina del Sur. “Es una gran fuente de fibra soluble e insoluble, por lo que abulta las heces y promueve el crecimiento de bacterias buenas”. El lino molido es rico en ácidos grasos omega 3 de origen vegetal, famosos por ayudar a suavizar el excremento y paliar la constipación. Trate de consumir de dos a tres cucharadas al día como parte de una dieta abundante en fibra. 

12. Flujo gastroesofágico y agruras

Pruebe: Extracto de alcachofa (alcaucil)

Las hojas del alcaucil contienen ácidos cafeoilquínicos que estimulan a la vesícula a liberar bilis; esto ayuda a reducir las náuseas, la hinchazón, los gases y otros síntomas del reflujo gastroesofágico y del ardor. Dado que las hojas tienen un sabor casi incomible, busque cápsulas de extracto de alcachofa en tiendas naturistas o en Internet.

13. Garganta irritada

Pruebe: Té de marrubio

El marrubio es una planta de la familia de la menta que puede reducir la hinchazón del tejido de la garganta. También disuelve la mucosidad, ayudando así a despejar el conducto. Para preparar el té, remoje, durante 10 minutos, un par de cucharaditas de hierba picada recién cortada en una taza de agua hervida. Cuele y beba.

14. Gota

Pruebe: Cerezas

Las personas que comían 20 cerezas diarias eran menos propensas a sufrir episodios de gota, según un estudio en 633 pacientes con dicha condición. Estas frutas tienen compuestos que ayudan a neutralizar el ácido úrico.

 15. Heridas

Pruebe: Miel

Desde los tiempos del antiguo Egipto, la gente ha usado este producto apícola como una cura para las heridas. La miel pura contiene la enzima glucosa oxidasa, que causa una reacción química que libera peróxido de hidrógeno, el cual es antiséptico. Sin embargo, las mieles varían en potencia antibacterial. Para mejores resultados, los científicos recomiendan miel de manuka, que contiene un ingrediente adicional que incrementa su eficacia. Aplique la sustancia directamente sobre la herida cada 12 a 24 horas y cúbrala con gasas estériles.

16. Hipo

Pruebe: Azúcar

Una cucharada de azúcar no solamente ayuda a que la medicina sepa mejor. En lo que se refiere al hipo (contracciones del diafragma), es la medicina. “Comer los cristales de azúcar lo obliga a tragar con más fuerza de la que normalmente emplearía, y esto restablece su diafragma” con objeto de detener los espasmos, explica Claire Martin, una nutricionista radicada en Oakland, California.

17. Indigestión

Pruebe: Hinojo

Esas pequeñas semillas que ve con frecuencia en las mesas de los restaurantes de comida india son hinojo. Contienen agentes carminativos, es decir, que ayudan a expulsar gases del tracto intestinal. Masque una pizca de hinojo con el propósito de evitar los eructos después de ingerir alimentos.

Imagen

18. Infecciones del tracto urinario

Pruebe: Jugo de arándanos

Un estudio a 373 mujeres con historial de infecciones urinarias mostró que quienes bebían un vaso de jugo de arándanos al día tenían 40 por ciento menos episodios que las que tomaban un placebo. Si bien otros estudios han arrojado resultados mixtos sobre el efecto del líquido, los científicos creen que uno de sus compuestos puede evitar que las bacterias se adhieran a las paredes del tracto urinario.

19. Infecciones por hogos

Pruebe: Sal de mar

Espolvoree una copa del mineral en una bañera con agua caliente y tome un rico baño para aliviar la comezón y el dolor.

Imagen

20. Insomnio

Pruebe: Valeriana

La valeriana es una hier-ba que ayuda a que la gente se duerma más rápido sin el efecto de resaca de algunos somníferos. Se une a los mismos receptores cerebrales a los que se adhieren los tranquilizantes como el diazepam. Tome de una a una y media cucharaditas de tintura de valeriana o dos cápsulas de su raíz, 30 minutos antes de irse a la cama.

21. Irritación por afeitado

Pruebe: Palta

Esta fruta es rica en vitaminas y aceites que suavizan e hidratan la piel, aliviando así el escozor causado por la afeitadora. Aplique la pulpa machacada, o aceite de palta, directamente sobre la parte irritada.

22. Jaquecas

Pruebe: Aceite de menta

El aceite esencial de menta refresca la piel, lo que contrarresta la incomodidad de un dolor de cabeza por tensión tan bien como lo haría el paracetamol, de acuerdo con dos pequeños estudios. Mezcle algunas gotas con aceite de oliva para prevenir la irritación de la piel, y masajee su frente y sienes.

23. Labios partidos

Pruebe: Aceite de oliva

Si tiene los labios agrietados, únteles una capa de aceite de oliva, un lubricante natural que ayudará a que se suavicen y humecten adecuadamente. De hecho, cualquier extracto oleico vegetal lo ayudará.

24. Lagunas mentales

Pruebe: Salvia

Un experimento realizado en adultos mayores sanos encontró que tomar cápsulas de hojas de salvia mejoró la retención de palabras, así como la memoria.

 25. Manchas de la edad

Pruebe: Suero de manteca

Puede ahorrarse las cremas dermatológicas caras. Este nutritivo producto lácteo contiene ácido láctico y ácido ascórbico. Una prueba clínica demostró que esta combinación disminuía las máculas del envejecimiento de forma más eficaz que el ácido láctico solo. Aplíquelo sobre las manchas con un algodón y enjuague con agua después de 20 minutos.

 26. Osteoporosis

Pruebe: Soja

Una revisión de varios estudios realizada por la Universidad de Carolina del Norte en Asheville encontró que las personas que comían alimentos ricos en soja tenían huesos más sanos y un menor riesgo de sufrir fracturas. Los científicos aún están tratando de esclarecer qué compuestos activos son los responsables de este efecto protector, pero sabemos que esta proteína está presente en el poroto y la leche de soja, el miso, el tempeh y el tofu.

27. Picaduras de insectos

Pruebe: Avena

“La avena tiene una asentada reputación (y bases biológicas igualmente sólidas) por sus efectos contra la picazón”, asevera Adam Friedman, profesor de dermatología en la Escuela George Washington de Medicina y Ciencias de la Salud. En muchas farmacias es posible encontrar cremas que contienen avena coloidal, aunque también puede hacer una pasta mezclando partes iguales de hojuelas y agua; aplícala sobre las picaduras durante diez minutos, enjuague y listo.

28. Piedras en los riñones

Pruebe: Jugo de limón

El tipo más común de cálculos renales se forma cuando el oxalato (compuesto que se encuentra en alimentos como espinacas, trigo y papas fritas) se acumula en la orina y se pega al calcio, formando cristales. Beber al menos 120 mililitros de jugo de limón al día puede ayudar, ya que, según los expertos, el ácido cítrico es capaz de prevenir la cristalización de los compuestos que dan pie a las piedras.

29. Pies con mal olor

Pruebe:  Aceite de lavanda

Este aceite esencial no solo huele bien, sino que además ostenta propiedades antibacteriales que ayudan a matar gérmenes. Antes de dormir, masajee unas gotas del óleo en sus pies hasta que se absorban. Póngase un par de medias para proteger las sábanas. 

30. Problemas de visión

Pruebe: Aceite de hígado de bacalao

Esta sustancia es una buena fuente de ácidos grasos omega 3, incrementa el flujo sanguíneo a los ojos y reduce el riesgo de desarrollar glaucoma y degeneración macular. Tome una cucharadita al día.

31. Quemaduras

Pruebe: Aloe vera

“El aloe es un remedio que alivia las quemaduras”, asevera la dermatóloga Purvisha Patel, creadora de los productos Visha Skin Care. Un estudio demostró que era más eficaz que otros tratamientos para quemaduras de segundo grado. Asegúrese de usar aloe vera puro, no presentaciones con esencia. Si tiene una planta, basta con cortar una hoja y aplicar la savia directamente sobre la zona afectada. Si las lesiones son graves, vaya al médico.

32. Síntomas de la menopausia

Pruebe: Hipnosis

Un artículo publicado en Menopause afirma que las mujeres que habían tenido cinco sesiones semanales de hipnosis experimentaban un 74 por ciento menos episodios de bochorno al final de las 12 semanas que duraba el tratamiento, en comparación con el grupo de control. Mejor aún, aquellas que recibieron hipnosis reportaron que los sofocos que tenían eran menos intensos que antes.

33. Sinusitis

Pruebe: Aceite de eucalipto

Dele a sus senos paranasales congestionados un tratamiento de vapor. Vierta unas gotas de aceite de eucalipto en una olla con agua. Hiérvala y retírela de la hornalla. Cubra su cabeza y hombros con una toalla e inclínese de forma que cree un toldo sobre la cacerola. Mantenga su cara a medio metro del agua mientras respira profundamente. El vapor que sube lleva gotitas de aceite a sus senos paranasales y reduce la congestión. Los estudios muestran que el ingrediente principal en el aceite de eucalipto, la cineola, puede ayudar a recuperarse más rápido de la sinusitis aguda.

34. Soriasis

Pruebe: Capsaicina

La capsaicina es la sustancia que genera el sabor picante. Las pruebas clínicas revelan que usar cremas con capsaicina ayuda a disminuir el escozor de la soriasis.

35. Tos

Pruebe: Té de tomillo

La especia es un expectorante natural que relaja el tracto respiratorio y afloja la mucosidad. Existe evidencia de que usarla en combinación con primavera o hiedra disminuye la frecuencia y duración de la tos. Para preparar té, coloque dos cucharadas de tomillo fresco (o una cucharada de la hierba seca) en una taza de agua caliente. Deje que haga infusión y cuele los residuos. Agregue miel al gusto.

36. Úlceras bucales

Pruebe: Leche de magnesia

Las úlceras bucales pueden ser ocasionadas por infecciones virales o heridas. Para sofocar el dolor, enjuáguese la boca con leche de magnesia o aplíquela sobre las úlceras cuatro veces al día.

37. Venas varicosas

Pruebe: Castañas de Indias

El extracto de semillas de las castañas de Indias mejora la elasticidad de los vasos sanguíneos y parece robustecer las válvulas intravenosas gracias a un ingrediente activo llamado escina. Tome una cápsula de 250 miligramos de este extracto un par de veces al día durante tres meses para ver los resultados.

38. Verrugas

Pruebe: Cinta adhesiva

Aunque los médicos no están seguros de por qué funciona, descubrieron que poner cinta adhesiva para ductos (la de color gris) en las verrugas y reemplazarla cada 6 días era 25 por ciento más eficaz que congelarlas, y mucho más barato.

39. Vista cansada

Pruebe: Pepino

Acuéstese bocarriba y coloque una rodaja de la hortaliza (de unos 3 milímetros de espesor) sobre cada uno de sus ojos cerrados. Este vegetal contiene antioxidantes que, según muestran algunos estudios, ayudan a disminuir la hinchazón y alivian el dolor. Cambie las rodajas por otras más frescas cada 2 o 3 minutos, hasta por un cuarto de hora.

 40. Náuseas

Pruebe: Jengibre

El jengibre puede ayudar a aliviar las náuseas causadas por quimioterapia, los mareos matutinos y por movimiento. “Aunque no comprendemos bien el mecanismo exacto por el que la raíz de la planta es eficaz al reducir las náuseas, se cree que obstruye los receptores de serotonina en el intestino”, señala Erin Palinski-Wade, médica y nutricionista. También puede hacer que el cuerpo libere enzimas que ayudan a la digestión. Sorbe un poco de ginger ale o té, o masca un poco de raíz confitada.

Imagen
Elegí tu puntuación
Dejá tu comentario
Notas Relacionadas