Imagen Imagen

¿Quién no ha sacado alguna vez una tostada  de la tostadora con un tenedor, pensando:  “Debiera haberla desenchufado antes... bueno,  seguro que no pasa nada”. Le mostraremos algunas costumbres arraigadas y otras arriesgadas.

Enchufes

Temor: Meter un tenedor en uno de los enchufes podría electrocutarlo.

Realidad: Si introduce algo en uno de los enchufes puede darle una desagradable descarga. El orificio izquierdo está conectado al cable neutro y el derecho al cable fase. La electricidad fluye del cable fase al neutro.

Si introduce algo en ambos agujeros, el flujo de corriente se interrumpirá e irá hacia usted. Según un informe de la consultora Leza, Escriña y Asoc., en la Argentina, los accidentes eléctricos son una de las principales causas de muerte en el hogar en edad adulta. Se estima que los accidentes relacionados con la electricidad producen mil muertes al año, la mayoría en el hogar.

Consejo: Para evitar problemas con la electricidad, coloque tapas plásticas en los enchufes, instale un protector diferencial, que al mínimo contacto interrumpe el suministro.

¿Podría matarlo? No con total certeza, pero sí: una sacudida de una toma de corriente  de 220 voltios puede provocar un paro cardíaco. 

Tostadoras

Temor: ¿Puede electrocutarse si intenta sacar el pan de la tostadora con un cubierto?.

Realidad: Aunque pocas personas se electrocutan con pequeños electrodomésticos, sigue siendo una mala idea meter cualquier cosa en una tostadora para recuperar el pan. Aunque lo desenchufe, podría dañar la resistencia, y en consecuencia producir una descarga o provocar un incendio cuando vuelva a tostar pan.

¿Podría matarlo? Las posibilidades son muy remotas. Pero se arriesga a quemarse o a recibir una  descarga. 

Artenes del teflón

Temor: Las partículas de teflón que se desprenden de las sartenes pueden intoxicar a una persona.

Realidad: La Asociación Americana contra el Cáncer afirma que no se conocen riesgos por comer alimentos cocinados en las sartenes de teflón. Pero se debe evitar que la sartén alcance una temperatura excesiva. Los plásticos empleados en el teflón, los fluoropolímeros, empiezan a desprenderse a 260°C. A unos 350°C, liberan gases tóxicos.

¿Podría matarlo? Cómase la tortilla con tranquilidad. No le pasará nada.

Electrodomésticos y agua

Temor: Si enchufa un electrodoméstico con las manos mojadas, la humedad le transferirá la corriente.

Realidad: Como el agua conduce la electricidad muy bien y la corriente eléctrica fluye por donde hay menos resistencia, generalmente lo hará por el agua y, a través de usted, si se presenta la oportunidad. Su cuerpo resistirá mejor la corriente eléctrica si tiene la piel seca.

¿Podría matarlo? Si tiene las manos mojadas cuando enchufa la plancha, puede que le dé una descarga. Si su cuerpo está mojado, podría sufrir una descarga letal para el corazón.  

Bolsitas de gel sílice 

Temor: Las bolsitas de gel que encontramos en muchos productos contienen la leyenda “no ingerir”, por lo tanto, deben ser letales para el ser humano.

Realidad: Los incidentes con estas bolsitas suelen ocurrir por su ingesta, sobre todo menores de seis años. Pero no mueren envenenados, porque la sílice es inerte y no tóxica. El peligro está en atragantarse con las bolsitas.

¿Podría matarlo? No, pero mantenga las bolsitas alejadas de los niños. 

Microondas

Temor: Los microondas emiten radiaciones que pueden provocar cáncer.

Realidad: Hay dos tipos de radiación. La radiación ionizante es la peligrosa, como la emitida tras una explosión nuclear. Los microondas emiten una radiación no ionizante, segura y a un nivel suficientemente bajo como para cumplir con las normas de seguridad. Los microondas funcionan a una media de tres gigahercios, un nivel bajo dentro del espectro electromagnético.

¿Podría matarlo? No. Caliéntese tranquila el café. 

Cables de alta tensión

Temor: Los campos electromagnéticos alrededor de los cables de alta tensión pueden provocar cáncer.

Realidad: Un estudio de 1979 reveló que la incidencia de leucemia infantil era más elevada en los barrios de Denver cercanos a los cables de alta tensión. Pero estudios más recientes demostraron que no existía correlación. El peligro está en pisar un cable de alta tensión. Las ondas electromagnéticas que emiten son no ionizantes y su frecuencia es extremadamente baja.

¿Podrían matarlo? No. Perjudican más el valor de la propiedad.

Teléfonos móviles

Temor: La radiación del móvil puede causarle cáncer en el cerebro.

Realidad: Los móviles, como los microondas, emiten radiación no ionizante. Funcionan con unos dos gigahercios de radiación por segundo, menos que el microondas. Pero algunos estudios han demostrado el aumento del riesgo de contraer un tumor cerebral en las personas que lo utilizan en exceso.

¿Podría matarlo? Probablemente no. Pero se sigue investigando. 

Latas de combustible

Temor: El recipiente podría permitir que escaparan los gases y conecten con la electricidad estática, provocando un chispazo.

Realidad: Los nuevos recipientes para combustibles deben tener pantallas antideflagratorias para evitar que el calor entre en el recipiente, así como tapas de cierre automático y boquillas de pico para evitar el vertido. Los nuevos recipientes también presentan pocas posibilidades de generar una chispa, aunque la Agencia Americana para la Seguridad y Salud en el Trabajo advierte que se puede formar electricidad estática si la lata de combustible se desplaza por el baúl durante los viajes. 

Recipientes de plástico

Temor: El microondas desprende productos químicos del plástico que pasan a los alimentos.

Realidad: El bisfenol A (BPA), componente químico de los envases de plástico de la comida preparada y de los recipientes de alimentos, se filtra a los alimentos cuando los calentamos en el microondas. Aunque hay estudios que lo han vinculado con el asma, la diabetes, enfermedades cardiovasculares y problemas reproductivos, la FDA sostiene que la cantidad de BPA es segura.

¿Podría matarlo? No. Pero, mejor utilice recipientes de vidrio. 

Elegí tu puntuación
Dejá tu comentario