¿Qué es el vagabundeo mental y cómo beneficia nuestra creatividad? ¿Qué es el vagabundeo mental y cómo beneficia nuestra creatividad?

Más relevante de lo que creemos. Dos investigaciones arrojan nueva luz sobre una de las actividades más universales y repetitivas de las personas.

Se ha demostrado que el vagabundeo mental, a veces visto como soñar despierto, facilita el pensamiento creativo y la resolución de problemas. Incontables son las anécdotas de artistas, científicos o, simplemente, personas que encuentran una solución salida de “la nada”. 

También sabemos que, en el contexto equivocado, tal falta de foco puede volverse una distracción o incluso una opción peligrosa. Los estudiantes desatentos pueden retrasarse en clase, y los conductores que no prestan atención a la ruta provocar un accidente. Y para algunas profesiones, como los cirujanos o los controladores de tránsito aéreo, el ensueño en el trabajo puede llevar al desastre.


Lo nuevo

Hasta ahora, la mayoría de las investigaciones que analizaban la deambulación mental habían asumido que todo vagabundeo era inherentemente involuntario, pero los hallazgos de un nuevo estudio sugieren lo contrario: las personas informan con frecuencia que la entrada en este estado es a propósito, y que las causas de este tipo de errancia mental “intencional” pueden diferir de las causas de la ensoñación involuntaria “clásica”.

“En los últimos años, ha habido un aumento enorme en el número de estudios que examinan la mente distraída”, explica el investigador Paul Seli, becario postdoctoral en el departamento de psicología de la Universidad de Harvard y autor principal del estudio. “La suposición general ha sido que las experiencias de las personas que deambulan por la mente reflejan exclusivamente su atención, alejándose de manera voluntaria de una tarea. Sin embargo, según nuestras experiencias, parece que las personas con frecuencia deambulan intencionalmente por la mente”.

Para obtener más información sobre las causas subyacentes del vagabundeo intencional y no intencional, Seli y sus colegas de la Universidad de Waterloo, Evan F. Risko y Daniel Smilek, midieron las tasas de estos dos tipos de vagabundeo mental en 113 estudiantes universitarios mientras completaban tareas de atención sostenida que variaban en dificultad.

“Sospechamos que cuando las personas completan una tarea fácil, pueden inclinarse a desconectarse de la tarea y comenzar a divagar”, dice Seli. Y agrega que “esto podría ser el caso porque las tareas fáciles tienden a ser aburridas, o porque las personas se dan cuenta de que pueden alejarse y ensoñar sin sacrificar el rendimiento”.

Por el contrario, cuando se busca “completar una tarea difícil, la gente realmente necesita concentrarse en la tarea para desempeñarse bien, por lo que si vagabundean con su mente, es más probable que este ocurra involuntariamente”.

El experimento

Para estudiar estas opciones, se realizó el siguiente experimento: los participantes recibieron instrucciones de presionar una barra espaciadora en el teclado de una computadora cada vez que veían aparecer números objetivos específicos en la pantalla (es decir, los dígitos 1-2 y 4-9). La mitad de los estudiantes completaron una versión fácil de esta tarea, donde los números siempre aparecían en orden secuencial; los otros participantes completaron una versión desafiante de la tarea donde los números siempre aparecían en un orden aleatorio.

A lo largo del experimento, se les solicitó a los participantes que marcaran su estado mental actual como estar en una tarea, divagando intencional o involuntariamente (por ejemplo, pensando en qué comer para la cena o planes futuros con amigos).

La tasa general de vagabundeo mental fue la misma para ambos grupos, pero críticamente, hubo diferencias significativas en las tasas de vagabundeo intencional y no intencional, dependiendo de lo difícil que fuera la tarea. Cuando los participantes completaron la tarea fácil, que fue diseñada para ser increíblemente aburrida, informaron más divagaciones intencionales. En contraste, los participantes que completaron la tarea desafiante informaron más divagaciones involuntarias de la mente.

“Estos resultados desafían la opinión común de que todo ensueño distractivo no es intencional”, dice Seli. “Es importante destacar que este resultado indica que la deambulación intencional y no intencional son experiencias cognitivas únicas, que a veces se comportan de manera diferente. A su vez, esto sugiere que los investigadores deberían distinguir entre estos dos subtipos únicos de deambulación mental en el trabajo futuro”.

Los científicos están interesados ​​en continuar su investigación sobre las posibles diferencias en las causas subyacentes del vagabundeo intencional y no intencional. Una mejor comprensión de por qué la atención de las personas serpentea tendría varias aplicaciones prácticas, incluida la búsqueda de formas para mantener a los estudiantes enfocados durante la clase.

“Estamos interesados ​​en examinar las causas y consecuencias del vagabundeo involuntario e intencional en entornos educativos”, escriben. “En última instancia, nos gustaría desarrollar métodos con los cuales los estudiantes puedan reducir la ocurrencia de estos dos tipos únicos de divagación mental para que puedan aprender más efectivamente el material del curso”.


Ensueños y velocidad

Cómo se decía más arriba, no son pocos los casos en que distraerse puede derivar en un asunto de vida o muerte. Un trabajo de la Universidad Estatal de Carolina del Norte encontró, al respecto, que la velocidad de conducción fluctúa más cuando la mente del conductor se desvía de enfocarse en el acto de manejar, y que el entorno exterior influye en la frecuencia con la que la mente del conductor deambula.

Ello tiene implicancia no solo para el presente, sino para un futuro muy próximo. “A medida que las tecnologías autónomas y semiautónomas se vayan haciendo cargo de algunas tareas de conducción, es probable que los conductores experimenten un mayor aburrimiento porque tendrán menos que hacer, lo que hace que sea importante comprender qué contribuye al ‘deambular’ mental en los conductores y cómo eso afecta a su rendimiento”, dice Michael Geden, de la universidad.

En concreto “este estudio nos dice que el vagabundeo mental afecta cuán variable es la velocidad de conducción, lo que tiene implicaciones de seguridad”, dice Geden. “También nos dice que la carga perceptiva afecta a la mente distraída”.

La carga perceptual se refiere a la cantidad de información en el entorno que el conductor necesita procesar. Por ejemplo, manejar en un entorno desértico escasamente poblado ofrece una carga perceptual más baja que conducir en un área urbana ocupada.

Para este estudio, los investigadores realizaron un experimento con 40 conductores utilizando un simulador de conducción. Durante las condiciones de baja carga perceptiva, los conductores informaron que sus mentes deambulaban el 50 por ciento del tiempo. Pero durante las condiciones de alta carga perceptiva, los conductores informaron que la mente deambulaba solo el 41 por ciento del tiempo (si bien es una diferencia relevante, resulta menor a la que se podría haber imaginado). Y durante los momentos en que los conductores informaron que ensoñaban o se distraían mentalmente, los investigadores vieron una mayor variabilidad en la velocidad de conducción.

“Hay una gran cantidad de investigación sobre distracciones externas, como hablar por teléfono mientras conduces”, asevera Jing Feng, profesor asistente de psicología en NC State. “Sin embargo, no se ha hecho mucho trabajo para evaluar cuánto y cómo la mente divaga mientras se conduce. A medida que las tecnologías se hagan cargo de más tareas de conducción, es más probable que dejemos que los conductores divaguen. Debemos saber lo que eso podría significar para la seguridad del vehículo, y esto estudiar es un paso en esa dirección”. 

Elegí tu puntuación
Dejá tu comentario
Notas Relacionadas