Imagen Imagen

No siempre el celular es de gran ayuda. En muchos casos puede tratarse de una estafa.

1. Afortunado ganador. ¡Felicidades! Acaba de ganar un viaje. O un millón de dólares. Si parece demasiado bueno para ser real, quizás es falso. “En una lotería o sorteo auténtico, usted tiene que entrar al concurso de alguna manera”, afirma Eva Velás-quez, directora y presidenta del Centro de Recursos contra el Robo de Identidad, de los Estados Unidos. “Si ‘gana’ una rifa en la que no participó, sobre todo si es un premio grande, probablemente sea una estafa”. 

2. Captación de donaciones. Cuando las organizaciones de caridad, parti-dos políticos u ONGs soliciten donaciones por teléfono, muestre un escepticismo razonable. “Algunas solicitudes serán legítimas. Muchas no”, dice Adam Levin, fundador de CyberScout, compañía internacional de protección de identidad y servi-cios de seguridad de datos, y autor de un libro sobre el tema. “Sea algo tajante y diga: ‘Mándeme más infor-mación’”. Si simpatiza con la causa, indague en Internet para averiguar si la entidad a nombre de la que se le está contactando es real o no. 

3. Soporte técnico. Si lo llama alguien que dice ser de Microsoft, Apple u otra compañía tecnológica para saber si ha tenido problemas con su computadora, diga que no y cuelgue. “Nadie está al tanto de si su equipo tiene un virus”, explica Velásquez. Los estafadores no arreglarán el problema, solo lo empeorarán, puntualiza John Sileo, experto en seguridad informática. 

4. “¿Me escucha?”. Si contesta el teléfono y el que está al otro lado empieza la conver-sación preguntando “¿Me escucha?”, deténgase un segundo. Un estafador podría estar capturando su voz para usarla después en un pedido por te-léfono a su nombre con su “sí” gra-bado, confirmando que ha aceptado l compra falsa. Aunque la llamada parezca ser de alguien que conoce, y solo para estar seguro, cambie su respuesta por: “Lo escucho sin pro-blemas”, sugiere Velásquez. 

5. Imitadores del Fisco. Si alguien lo con-tacta diciendo que es del fisco para cobrarle los impuestos y lo amenaza con mandarle a la policía si no paga en el momento, ¡cuelgue! “La primera forma en la que se pondrían en contacto con usted es por correo, con una carta membretada”, dice Sileo. El fisco nunca le pedirá dinero de inmediato a través del teléfono. 

6. “Hablamos del banco”. Quizás el fisco no lo llame, pero sí el banco lo hará. Si alguien que dice ser empleado del banco en el que tiene sus cuentas habla para pedirle que confirme si sus transacciones son legítimas, responder “sí” o “no” está dentro de las normas de seguridad. Pero no proporcione más información, recomienda Levin. Después, para verificar si este acercamiento ha sido oficial, “vea el reverso de su tarjeta de crédito, marque el número de atención al cliente que está ahí, y pregunte si ellos acaban de tele-fonear”, aconseja el experto. 

7. Un tono. ¿Alguna vez ha corrido para contestar y se ha dado cuenta de que quien marca cuelga después de un tono? No deje que la curiosidad saque lo mejor de usted y absténgase de devolver la llamada aunque el número le parezca familiar. Los sistemas automatizados pueden copiar códigos locales o nombres de organizaciones específicas. Devolver la llamada verifica que su número pertenece a una persona real, puntualiza Velásquez. Si lo hace, corre el riesgo de que los estafadores vuelvan a molestarlo. 

8. Secuestro virtual. Una llamada de un supuesto secuestrador quien asegura tener a uno de sus seres queridos es horrible, pero no se pre-cipite a pagar un rescate. Ellos se aprovechan del miedo y hasta podrían hacer que alguien esté gritando en el fondo. Tiene que ser muy incrédulo si intentan mantener- lo en la línea para asegurarse de que tenga el efectivo. “La regla general con los secuestradores de verdad es que quieren colgar el teléfono lo más pronto posible para evitar que los capturen”, asegura Levin.

Elegí tu puntuación
Dejá tu comentario
Imagen Clara
Clara

Información sumamente importante para estos tiempos que corren. Dos de las situaciones enunciadas me han ocurrido.

Notas Relacionadas