Datos sobre el COVID-19 que debe conocer Datos sobre el COVID-19 que debe conocer

Estamos ante un mar de noticias sobre los virus causantes del Covid-19 y otras enfermedades, pero ¿qué tanto conocemos sobre la forma en la que actúan y nos contagian? 

En la comunidad científica, existe un añejo debate sobre la clasificación de los virus. No son partículas inanimadas porque se multiplican, tienen genes y evolucionan. Pero tampoco se consideran seres “vivos” porque carecen de células, no transforman el alimento en energía y son incapaces de sobrevivir por sí solos. Los virus son zombis biológicos. Tienen una sola misión: hallar un hospedador y utilizarlo con el fin de multiplicarse. Para reproducirse, se apoderan de estructuras clave al interior de la célula hospedadora, que estalla y muere exhausta. Es por eso que ciertos virus que invaden el cuerpo humano causan enfermedades. Por suerte, así como existe un montón de información sobre los artilugios que utilizan los virus para provocar daño, también se sabe cómo eludirlos. Los siguientes datos le darán un buen punto de partida. 

¿Cuántos virus existen en el mundo?

Existen muchos más virus de lo que imagina.

Por lo general, solo hay unos cuantos virus en nuestro radar, como los que causan la influenza, el VIH y ahora el Covid-19; no obstante, son los microorganismos que más abundan en el planeta. Aunque hay unos 320.000 tipos de virus capaces de infectar mamíferos, solo 219 producen enfermedades en seres humanos, según la National Library of Medicine de los Estados Unidos. 


¿Cómo se calcula la propagación de un virus?

Calcular la capacidad de contagio de una enfermedad es, a la vez, arte y ciencia.

Una forma de medir el ritmo de propagación de una enfermedad viral es a través del R0, es decir, el número promedio de individuos que puede contagiar un solo paciente infectado. Si el R0 es 4, entonces cada persona infectada puede contagiar a unas cuatro más. El R0 ideal es menor a 1, lo cual significa que el virus se está extinguiendo en una población. Pero calcular el R0 dista de ser una tarea sencilla ya que se basa en factores biológicos, sociales, conductuales y ambientales que pueden cambiar rápidamente.

Alguien puede contraer ciertas infecciones virales más de una vez

Existe un mito popular según el cual una vez que se contrae una infección viral, se adquiere inmunidad frente a esta; sin embargo, lo anterior no siempre es así, señala la doctora Kathleen Dass, alergóloga e inmunóloga del Michigan Allergy, Asthma & Immunology Center en Oak Park. Cuando usted se contagia de una enfermedad viral, su organismo desarrolla anticuerpos para combatirla. 

Esos anticuerpos permanecen en su sistema y lo protegen contra futuras infecciones. (Las vacunas funcionan de esta misma forma). Sin embargo, no todos desarrollan suficientes anticuerpos y estos pueden desaparecer al paso del tiempo, por lo que en ciertos casos es necesario aplicar vacunas de refuerzo. Además, los virus pueden mutar, situación que anula la eficacia de sus anticuerpos frente a la nueva cepa. 

¿Cuál es la diferencia entre virus y bacterias?

A veces es difícil distinguir entre virus y bacterias.

En general, suele ser difícil determinar solo a partir de los síntomas si una enfermedad se debe a la acción de un virus o de una bacteria; sin embargo, las pruebas de laboratorio permiten identificar al culpable. A diferencia de los virus, las bacterias son microorganismos unicelulares que pueden vivir y reproducirse por sí solos. 

Alguien puede contagiar a otros aun si no presenta síntomas

Algunos virus, como aquellos que causan el herpes, el Covid-19 y el SIDA, pueden propagarse a través de personas asintomáticas (no manifiestan signos de enfermedad) y presintomáticas (cuando aún no muestran síntomas), de acuerdo con los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de los Estados Unidos. Incluso existen “súper contagiadores”, capaces de infectar de decenas a centenares de personas sin siquiera darse cuenta. Tome precauciones para prevenir la propagación del virus aun cuando no se sienta mal.

Podría hacerse acreedor a una demanda por propagar ciertos virus de manera intencional 

Aunque es poco probable que termine ante un juez por propagar la gripe en la oficina (por favor, quédese en casa cuando se sienta mal), podría hacerse acreedor a una demanda si contagia a alguien de una enfermedad incurable, como el VIH o el herpes, a sabiendas. 

¿El sobrepeso es un factor de riesgo?

Si tiene sobrepeso, deberá extremar precauciones.

En personas obesas, el período de contagiosidad del virus de la influenza es 42 por ciento mayor que en individuos sin obesidad de acuerdo con una investigación publicada en el Journal of Infectious Diseases. Como la obesidad está ligada a muchos problemas de salud, también podría afectar su sistema inmunitario. Además, el sobrepeso suele restar eficacia a la vacuna de la influenza.

La influenza puede provocar infartos de miocardio

El virus de la influenza no solo irrita el tórax y los senos paranasales; también produce inflamación generalizada, es decir, que afecta todo el cuerpo. Lo anterior podría estimular la formación de coágulos sanguíneos y elevar así el riesgo de sufrir un infarto de miocardio, según un estudio publicado en el New England Journal of Medicine. 


El aire frío facilita la aparición de enfermedades

“La gente no enferma por el simple hecho de salir al frío”, señala la doctora Saralyn Mark, presidenta y directora ejecutiva de SolaMed Solutions en Washington, DC. “Pero si uno pasa mucho tiempo a bajas temperaturas, el cuerpo, en un esfuerzo por adaptarse, desencadena procesos que resecan las membranas mucosas. Cuando el moco se reseca, deja de cumplir su función protectora y entonces los virus pueden ingresar con mayor facilidad".

¿Donde se "esconden" o encuentran los virus?

Están hasta en la lluvia.

La próxima vez que baile bajo la lluvia o atrape copos de nieve con la lengua, considere que aquello constituye, literalmente, una tormenta de gérmenes. Los virus y otros microorganismos se incorporan a la atmósfera arrastrados por pequeñas partículas de tierra, arena y rocío marino, y regresan al suelo a través de la lluvia, la nieve y las tormentas de arena, de acuerdo con un estudio publicado en Nature. Por suerte, la mayoría no produce infecciones. 

Datos sobre el COVID-19 que debe conocer

¿Los gérmenes se encuentran en las uñas?

Los dedos se impregnan de gérmenes fácilmente y cuando lo introduce o acerca a la boca, los virus hallan su boleto de entrada a su cuerpo. Córtese las uñas con frecuencia e intente mantener los dedos lejos de nariz y boca. 

Desvelarse puede retardar la recuperación

Según un estudio publicado en 2019 en el Journal of Experimental Medicine, dormir bien por las noches puede elevar la eficacia de ciertas células especializadas del sistema inmunitario conocidas como linfocitos T. Duerma tanto como le sea posible cuando esté enfermo para darle a su cuerpo la oportunidad de sanar. Trate de dormir al menos siete horas.

Las duchas frías no curan la fiebre

Tal vez su padre, su madre o algún abuelo le dijo que los baños de hielo y las duchas heladas son métodos convenientes para bajar la fiebre rápidamente; no obstante, el agua fría puede causar un shock que, finalmente, elevará la temperatura aún más, explica la doctora Patricia Whitley-Williams, catedrática y jefa del Departamento de Pediatría en la Escuela de Medicina Robert Wood Johnson de la Rutgers University. El agua tibia es lo mejor para bajar la fiebre, comenta la especialista. 

Los fumadores pasivos corren mayor riesgo de enfermar

Como ya sabe, el humo del tabaco es nocivo para los pulmones, sea o no el fumador. El daño se duplica cuando está enfermo porque el humo debilita el sistema inmunitario y puede empeorar la congestión y la tos.

 

El Covid-19 no es una plaga súper mortal

Cuando la gente escucha la palabra pandemia, automáticamente piensa en muertes masivas; no obstante, la mayoría de los pacientes con Covid-19 se recuperan, subraya el doctor Len Horovitz, neumólogo del hospital Lenox Hill en Manhattan. “La mayor parte de la gente saldrá adelante sola en casa; sin embargo, podría enfrentarse a una enfermedad de lenta evolución que durará varias semanas”, explica. Si experimenta dolor torácico, falta de aliento o deshidratación grave, acuda a un hospital. 

La vitamina D podría ser de utilidad

Aunque la relación que existe entre el Covid-19 y la vitamina D no está del todo clara, según un análisis reciente de estudios preliminares publicado en Nutrients, presentar concentraciones bajas de dicho nutriente se asocia con síntomas más graves. Elevar los niveles de vitamina D podría aportar cierta protección ya que reduce el riesgo de contagiarse o fallecer de Covid-19 o influenza. 

Sí, debe usar mascarilla

En fechas recientes, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades exhortaron a la población de los Estados Unidos a utilizar mascarillas de tela en público a fin de prevenir la propagación de el Covid-19, lo cual también podría frenar el contagio de otras enfermedades virales. Aunque el cubrebocas no protege completamente de la infección, si todos lo usaran en espacios públicos, la tasa de infecciones y transmisión comunitaria se reduciría significativamente, destaca Horovitz. 

El virus del herpes simple podría causar enfermedad de Alzheimer

¿Acaso basta con un molesto herpes labial para destruir la memoria de una persona? Según distintas investigaciones llevadas a cabo en los últimos 20 años, existe un nexo entre el virus del herpes simple (HSV-1) causante de los herpes labiales y la enfermedad de Alzheimer. De acuerdo con un estudio taiwanés, las personas con herpes simple corren tres veces más riesgo de desarrollar demencia en etapas posteriores de la vida que las personas sin esta enfermedad. Además, los pacientes que tomaron medicamentos antivirales para tratar el herpes redujeron su riesgo de padecer demencia en un 90 por ciento. 

El Covid-19 puede lesionar el cerebro

De acuerdo con una revisión de estudios publicada en junio en Annals of Neurology, casi la mitad de los pacientes hospitalizados por Covid-19 experimentaron síntomas neurológicos, como jaquecas, mareos, dificultad para concentrarse, eventos vasculares cerebrales y convulsiones. En opinión de los investigadores, esto podría deberse a procesos inflamatorios, falta de oxígeno, reacciones autoinmunitarias o trastornos de la coagulación provocados por el virus. 

Un virus podría ser el causante de la celiaquía

Se calcula que esta enfermedad intestinal autoinmunitaria afecta a una de cada cien personas a nivel mundial, según la Fundación contra la Celiaquía. De acuerdo con un nuevo estudio publicado en Science, lo anterior podría deberse, en parte, a la respuesta que lanza el sistema inmunitario en presencia de un virus común conocido como reovirus. 

El “pie covídico” es un tema

Aunque los síntomas que produce son casi siempre respiratorios, se ha descubierto que el virus causante del Covid-19 puede atacar casi cualquier parte del cuerpo, inclusive los dedos de los pies, señala el doctor Matthew G. Heinz, especialista en Medicina Hospitalaria e internista del Centro Médico Tucson en Arizona. Estas lesiones son muy similares a los sabañones, de aspecto enrojecido e inflamado, que producen comezón en los dedos de pies o manos cuando hace frío. 

La pérdida del gusto o del olfato es un signo temprano de alerta

Otro signo de alarma común en casos de Covid-19 es la pérdida del gusto del olfato, señala Heinz. En algunas personas con enfermedad leve, este podría ser el único síntoma, que aparece con mayor frecuencia en gente joven, explica. Aunque las causas no quedan claras, la infección provoca una profunda respuesta inflamatoria generalizada que, de algún modo, impide el funcionamiento de estos sentidos.

Los virus pueden sobrevivir en muchos lugares

Los virus son tenaces y pueden sobrevivir mucho tiempo en superficies fuera del cuerpo humano. La duración exacta de su capacidad infecciosa depende del tipo de superficie y de las condiciones ambientales; en el contexto de un laboratorio, el virus causante del Covid-19 se mantuvo activo de dos a tres días en plásticos y superficies metálicas y 24 horas en cartón y papel, según un estudio publicado en el New England Journal of Medicine.

Entre los objetos domésticos que pueden alojar virus están:

teléfonos

rejas

controles remotos

teclados

canillas

manijas de puertas y armarios

sábanas, fundas y cobijas

En lugares públicos, asegúrese de desinfectar sus manos después de tocar lo siguiente:

canillas

manijas y pasamanos

cajeros automáticos 

bombas de combustible

Elegí tu puntuación
Dejá tu comentario
Imagen Juan Carlos
Juan Carlos

UNA ASPIRINA 500 MG POR DÍA. LO DEMÁS ES CUENTO.

Notas Relacionadas