Cómo prevenir el Coronavirus (o Covid-19) en el hogar Cómo prevenir el Coronavirus (o Covid-19) en el hogar

A medida que se expande por el mundo este nuevo virus que provoca neumonía, en los casos más graves, también se expanden los errores, confusiones y hasta fake news.   

1.- Crear un plan de acción familiar

Reúna a los miembros de su familia. Es necesario que todos sean parte de las decisiones necesarias para poner en marcha un plan, por sencillo que sea. También es importante tener al tanto a otros parientes con los que no se vive, pero existe un contacto frecuente. Y, si la situación lo amerita, informar a algunos amigos. En la familia se debe de estar de acuerdo en qué hacer y en quién es responsable de qué acciones específicas.

Sabemos que, al menos hasta ahora, es posible que los adultos mayores y las personas con afecciones médicas crónicas subyacentes (diabetes, alta presión, problemas renales y cardíacos) puedan estar en riesgo de complicaciones más graves.  Ellos deben ser protegidos especialmente. Si usted o los miembros de su hogar tienen alguna, es importante consulte con su proveedor de atención médica para obtener más información sobre cómo controlar su salud para detectar síntomas que sugieran COVID-19.

2.- Converse con sus vecinos

Hable con sus vecinos directos o la administración de su edificio, o condominio, sobre la planificación de emergencia. Si su vecindario tiene un sitio web o una página de redes sociales, considere unirse a ella para compartir información y recursos con los vecinos.

3. Identifique organizaciones (médicas y de ayuda) en su comunidad

Cree una lista de organizaciones locales con las que usted y su hogar pueden contactar en caso de que necesite acceso a información, servicios de atención médica, apoyo y recursos. Déjela en un lugar accesible para todos (su celular podría no estar accesible siempre). Considere incluir organizaciones que brinden servicios de salud mental o asesoramiento, provisión de alimentos y otros suministros.

4. Prepare una lista de contactos de emergencia

Asegúrese de que su hogar tenga una lista actualizada de contactos de emergencia: familiares, amigos, vecinos, conductores de viajes compartidos, proveedores de atención médica, maestros, empleadores, el centro de información de salud pública más cercano y otros recursos de la comunidad. 

5.- Adopte y practique buenos hábitos de salud personal y planifique acciones en el hogar

Practique acciones preventivas cotidianas desde ahora. No espere a que la eventual epidemia se haya generalizado. De hecho, al poner en marcha estas acciones sencillas de prevención ayudará a que ella no ocurra, no sea tan grave o no se extienda geográficamente.

Recuerde a todos en su hogar la importancia de estas acciones preventivas cotidianas que pueden ayudar a prevenir la propagación de enfermedades respiratorias:

-A) Evitar el contacto físico cercano con personas que están enfermas.

-B) Quédese en casa cuando esté enfermo, excepto para recibir atención médica. No se guíe por el “qué dirán” o se deje llevar por el temor de que se burlen en su familia o lugar de trabajo si sospecha que puede estar infectado/a.

-C) Cubra su tos y estornudos con un pañuelo de papel tissue o higiénico. Si no los tiene a mano use el antebrazo.

-D) Lave sus manos con jabón y manténgalas bajo el agua al menos 20 segundos. ¿Cómo saber que son 20 segundos? Se dice que basta con cantar Cumpleaños Feliz dos veces. Para los mayorcitos, el diario inglés The Guardian agregó que también se pueden tararear la parte de los coros de Stayin’ alive (24 segundos) de The Bee Gees o el coro de Take on me de A-ha o el de África de Toto (poco más de 20 segundos). Hágalo de manera frecuente, especialmente después de ir al baño, antes de comer, y después de sonarse la nariz, toser o estornudar. Si no hay agua y jabón disponibles, use un desinfectante para manos que contenga al menos 60% de alcohol. Siempre lávese las manos con agua y jabón si sus manos están visiblemente sucias. Tanto al llegar a su casa, como al bajar de un medio de transporte colectivo (micro, bus, metro, tren), use alcohol-gel para limpiar sus manos. Haga lo mismo cuando sus hijos vuelvan del colegio o los reciba a la salida de éste. 

6. Limpie diariamente las superficies y objetos que se tocan con frecuencia (p. Ej., Mesas, encimeras, interruptores de luz, pomos de las puertas y manijas de los gabinetes) con un detergente doméstico y agua. Puede usar cloro diluido. No deje estos productos al alcance de niños/as pequeños/as.

Si las superficies están sucias, deben limpiarse con detergente y agua antes de la desinfección. Siga siempre las instrucciones del fabricante para todos los productos de limpieza y desinfección.

7. Elija una habitación en su hogar que pueda usarse para separar a los miembros enfermos del hogar de los que están sanos.

En este caso, identifique un baño separado para que la persona enferma lo use, si es posible. Caso contrario, tenga desinfectante disponible. Planifique limpiar esta habitación y el baño, según sea necesario. Separe y no comparta platos y utensilios de la comida. Si puede, use platos desechables. Separe también la basura (desde pañuelos de papel tissue hasta lo que sobre de la comida) proveniente de la persona enferma o con síntomas.

8. Trate de fortalecer el sistema inmune de todos en la familia

Para ello, evite discusiones sobre asuntos menores que deriven en situaciones estresantes. Ríase de los contratiempos de día a día. Adopte una dieta equilibrada. Trate de que todos los miembros de la familia duerman bien. Y, no está de más insistir, que todos se laven las manos apenas entren desde la calle.

9. Vacúnese contra la influenza anual

Si bien esta vacuna no protege contra el COVID-19, al estar protegido contra las cepas de la influenza ocurren dos hechos benéficos: es menos probable tener que ir a un hospital debido a ella (y congestionar entonces a los servicios de salud que necesitan enfocarse en el coronavirus) y se minimiza la posibilidad de ser infectado por los dos virus (el COVID-19 y el de la influenza), con el riesgo consecuente. Aparte de ello, si usted tiene más de 50 años; trabaja en el sector de la salud o educativo; es menor de esa edad, pero sufre habitualmente gripes fuertes o posee alguna condición que debilita su sistema inmune, esta vacuna será útil de todas maneras.

Elegí tu puntuación
Dejá tu comentario
Notas Relacionadas