Imagen Imagen

Secretos simples para cuestiones cotidianas.

Viajes:

1. Logre que su botella de agua pase la sección de seguridad del aeropuerto.

Llevar líquidos más allá de las zonas abiertas a todo público es imposible, ¿verdad? Si bien es cierto que a los pasajeros solo se les permite pasar hasta 100 mililitros de cualquier bebida, las reglas de seguridad aeroportuaria permiten transportar botellas de agua en un solo caso: si se encuentran “completamente congeladas en el momento en que se presentan para la inspección de seguridad”. Sin embargo, hay un detalle al que hay que prestar mucha atención. “Si los elementos presentados en estado de congelación están parcialmente derretidos, semilíquidos o muestran cualquier atisbo de líquido al fondo del recipiente”, como especifica la norma, es probable que lo obliguen a desechar la botella completa.

Comida:

2. Conserve frescas las bananas.

¿Todavía no puede terminarse esa penca? Espere a que las piezas empiecen a ablandarse y métalas en el freezer. El frío ayudará a conservarlas en su mejor punto durante otra semana. Dicho lo anterior no refrigere bananas que aún no estén maduras, ya que de esta manera interrumpirá el proceso natural de maduración.

Belleza:

3. Utilice alimentos para limpiar sus dientes.

Existe una razón por la cual se dice que las manzanas son el cepillo de dientes de la naturaleza: mientras se mastican, los alimentos firmes o crujientes ayudan a limpiar los dientes. Si sabe que no podrá lavarse los dientes inmediatamente después de comer, quizá quiera apartar una de estas frutas para comerla al final. Existen otras opciones, como las zanahorias crudas o el apio.

Imagen

Limpieza:

4. Refresque su molinillo de café.

Si nota un olor extraño proveniente de su molinillo de cuchillas o si su café tiene un sabor extraño, vierta un cuarto de taza de arroz sin cocer en el implemento; actívelo y déjelo funcionando hasta que los granos se conviertan en diminutas partículas. Cuando deseche el polvo resultante, notará que un poco de este se quedará pegado a las cuchillas: esto se debe a que el polvo se adhiere a los aceites que están afectando su electrodoméstico. Retire los restos de los granos molidos con un paño húmedo; al hacerlo, eliminará los residuos grasosos.

Tecnología:

5. Primeros auxilios para que su computadora portátil sobreviva a un buen baño.

Derramó un líquido sobre su herramienta de trabajo. No entre en pánico. Primero apáguela o desconéctela, asegúrese de que no pase corriente eléctrica. Séquela con una toalla. Después, ábrala tanto como pueda y póngala bocabajo, así goteará el líquido. Entre más tiempo pueda dejarla en esa posición (hasta 24 horas), mejor. ¿Y aquello de que hay que enterrar el dispositivo en arroz con objeto de absorber la humedad? Con las computadoras “no funciona y, además, podría dañar el sistema”, afirmó Joe Silverman, propietario de la empresa de soporte técnico New York Computer Help, a The New York Times. “Tendría que retirar el arroz, lo que podría estropear algunos de los componentes”. 

Dinero:

6."Encuéntrese" una propina.

Las moneditas que ha ido dejando por aquí y por allá (en los bolsillos, su alcancía, debajo del sillón) podrían representar una suma considerable. Júntelas y luego cámbielas por un billete en el banco o en una tienda.

Hogar:

7. Desodorice su cuarto de baño.

¿Busca una opción para eliminar los olores desagradables sin tener la necesidad de usar un aerosol a diario? Coloque unas cinco gotas de su aceite esencial favorito en el interior del rollo de cartón del papel higiénico, ¡y listo! Cada vez que alguien lo haga girar, el movimiento reactivará el aroma agradable, aunque no en exceso. Solo tenga cuidado de que el óleo no toque el papel, ya que entrará en contacto con, cómo decirlo, ciertas partes sensibles. 

8. Ahorre tiempo al limpiar la pecera.

Sacar la suciedad del hogar de los peces no es un trabajo agradable. Afortunadamente, solo necesita cambiar el 10 por ciento del agua cada semana, sin verse obligado a que sus habitantes se “muden”. No obstante, debería limpiar las paredes de la pecera con una esponja o cepillo de dientes —nunca lo haga con jabón— cada par de semanas colocando a los peces en un tazón separado mientras la asea. Si tiene un filtro automático, cambie el contenedor del filtro cada 30 días y limpie la grava con regularidad.

Elegí tu puntuación
Dejá tu comentario
Notas Relacionadas