Imagen Imagen

El cerebro de la persona promedio contiene 86.000 millones de neuronas que generan billones de sinapsis...

La existencia de todas esas células cerebrales significa que su mente puede hacer mucho más de lo que cree… como estas hazañas en apariencia imposibles.

1. Memorice cualquier cosa

Digamos que le pido que se aprenda esta lista de diez palabras: mariposa, peine, avena, abogado, carbón, estampilla, cuchillo, gusano, campana, lechuga. El proceso normal lo haría repetirlas en su cabeza muchas veces antes de que las recuerde por completo. Incluso después de lograr esta agotadora tarea, algunas horas más tarde quizá recordará apenas dos o tres elementos del principio y otros tantos del final del repertorio. Esto se debe a lo que los psicólogos cognitivos llaman “efectos de primacía y recencia”: la información al comienzo y al final de una serie interfiere con la capacidad para recordar lo que se encuentra en la parte media.

La dificultad se debe a las limitaciones de nuestra memoria verbal: la sección lingüística de nuestros cerebros, donde almacenamos conjuntos arbitrarios de vocablos, cuenta con espacio limitado.

Sin embargo, la parte visual de este órgano está mucho mejor dotado que su contraparte responsable del idioma. Por lo tanto, cuando almacena información visualmente y no de forma lingüística, es capaz de recordarla mucho mejor. Y ese es el secreto para recordar los vocablos antes mencionados.

En lugar de repetirlos en su cabeza, conviértalos en imágenes y vea más allá: hágalas visualizaciones vívidas. Después imagine su casa y coloque mentalmente la representación de cada objeto en una habitación diferente o ubicación distintiva; en un armario, por ejemplo.

Es decir, coloque una enorme mariposa (en este caso, de casi un metro de ancho a fin de que llame la atención) donde está el tapete que dice “Bienvenidos”, en la puerta principal. A continuación, emplace un descomunal peine color naranja en el suelo, justo después de la entrada. Continúe acomodando cada artículo de la lista por todo su hogar, de preferencia en el orden que seguiría si se la estuviera mostrando a un invitado.

Cuando termine, haga otro recorrido por la construcción y “observe” los objetos que dejó en cada sitio. No debería tener problemas para visualizar cada uno de ellos y, por tanto, para acordarse de cada palabra.

Puede usar este mismo truco al memorizar listas de cifras, letras, símbolos o lo que sea. Solo convierta lo que está memorizando en algo significativo: por ejemplo, el número dos puede ser representado por una imagen de usted y su pareja.

2. Mueva cosas con su mente

Ate un segmento de 30 o 60 centímetros de hilo (o hilo dental) al mango de una taza y suspenda el recipiente frente a usted, manteniéndolo tan quieto como le sea posible. Después, usando solo su mente, ordénele que se mueva hacia atrás y hacia adelante. Tras 20 o 30 segundos, notará que empieza a hacerlo. De nuevo, solo con el pensamiento, exíjale que se detenga. Repita el ejercicio; esta vez instrúyale a ir de izquierda a derecha, como un péndulo.

No, no puede mover cosas con su mente. No obstante, este experimento —que se asemeja mucho a la telequinesis— demuestra que su inconsciente ejerce un control extraordinario sobre su sistema locomotor, provocando que se contraigan de formas sutiles y produzcan movimientos, discretos pero precisos, que impulsan la vasija. Quizá no estuvo consciente de los músculos que retrajo; sin embargo, su cuerpo lo supo, cortesía de un proceso llamado “memoria implícita”. Gracias a este, su organismo almacena grandes cantidades de información sin advertirlo, como qué grupos musculares provocarán determinadas maniobras. Es probable que este fenómeno haya sido lo que diera origen a la idea de telequinesis.

3. Desplácese en la oscuridad

Los murciélagos navegan por la oscuridad escuchando el rebote sonoro de las ondas que sus chasquidos, chillidos y tonos ultrasónicos emiten. Todos tenemos un murciélago interior que recurre al mismo método: la ecolocalización. ¿Quiere ponerlo a prueba? Consiga un bastón largo (lo más conveniente es que sea metálico) con una punta rígida y pídale a un amigo que sea su guía. Vayan a un área de su casa que no esté alfombrada. Cierre los ojos y golpee frente a usted con el báculo, como los no videntes. Le sorprenderá notar que puede hacerse una idea general de la ubicación de objetos grandes próximos a usted, e incluso de la distancia a la que se encuentran, con solo atender a la calidad de la reverberación.

Si es como la mayoría de las personas con sentido de la vista que lo hacen por primera vez, “sabrá” si se acerca a un muro u objeto mayor sin saber exactamente cómo lo hace. Esta facultad es otra manifestación de la memoria implícita. Pero si escucha con atención, empezará a percatarse de que el clic obtenido al pegarle al piso a un par de metros de una pared tiene una cualidad hueca debido a los ligeros ecos que siguen al contacto inicial. La resonancia producida es demasiado veloz como para identificarla como una réplica individual del primer chasquido, pero de todos modos las vibraciones se sumarán a este sonido. Si hace que el bastón suene más cerca del muro (a pocos centímetros), el resultado será más agudo. Algunas personas reportan que cuando el tañido se emite justo al lado de la estructura, este regresa “opaco” porque contiene menos ecos. 

4. Mire detrás de usted

La sombra sonora es una prima cercana de la ecolocalización. Le permite percibir cuando algo —o un alguien grande, como un depredador— está a sus espaldas, aunque ese algo (o alguien) sea tan silencioso como una tumba.

Póngase de pie con los ojos cerrados sobre una superficie alfombrada (o alguna otra que amortigüe el estruendo, como el pasto o la arena de una playa) y pídale a un amigo que se le acerque con sigilo por detrás, de modo que no escuche sus pasos, su respiración o el roce de sus prendas. El experimento funciona mejor si se cuenta con una fuente de sonido constante, como una radio, colocada a unos tres metros de su espalda, el propósito de esto es proporcionar ruido de fondo.

Mientras su amigo se le aproxima, aunque no pueda verlo ni escucharlo directamente, sí debería ser capaz de “sentir” su proximidad por la sombra sonora que crea: esto es, la forma en la que bloquea el sonido. Si le presta atención a este fenómeno, verá que consta de dos partes: una ligera reducción del volumen y un amortiguamiento producto de las superficies que estén atrás de usted. Ambos efectos se vuelven más evidentes conforme la persona se acerca. Nuestra habilidad inconsciente para percibir que alguien está detrás de nosotros podría haber dado origen a esta trillada frase en las historias de misterio: “Sintió que alguien la miraba”. Si bien la percepción de sombras sonoras es otro ejemplo de la memoria implícita, como la ecolocalización, es posible que dicha habilidad esté, en buena medida, motivada por el instinto de supervivencia, pues nos ayudan a rellenar los puntos ciegos que podrían aprovechar los depredadores (o los humanos malintencionados).


Tomado de PSYCHOLOGYTODAY.COM (JUNIO de 2018), © 2018 ERIC HASELTINE.

Elegí tu puntuación
Dejá tu comentario
Imagen Juan Carlos
Juan Carlos

"TODOS LOS DÍAS SE APRENDE ALGO NUEVO... TAN INÚTIL COMO TODO LO YA SABIDO" (JUAN C. DOLCE - GENIO CONTEMPORÁNEO)

Notas Relacionadas