Imagen Imagen

Siga esta instrucciones para no gastar tanta plata cuando va al supermercado.

Aunque uno no tenga ganas de cocinar, siempre tiene deseos de comer. Por eso, no llama la atención que más del 25 por ciento del presupuesto que gasta una familia en alimentos se concentre en comidas fáciles de preparar o listas para llevar, según el Departamento de Agricultura de los Estados Unidos (USDA). Pero no es solo el precio de las viandas preparadas el que hace que se nos vacíe la billetera. En los últimos 30 años, el costo de los alimentos subió más que el de otros artículos que compramos. En la actualidad, los estadounidenses gastan casi 700.000 millones de dólares por año en el supermercado. Por suerte, tenemos una inmensa variedad de herramientas para recortar estos gastos. Aprovechar la tecnología y comparar precios puede ser útil. También conviene mejorar las estrategias que aplicamos en el supermercado al que acudimos habitualmente: desde ir el día indicado, hasta encontrar las góndolas correctas. Más allá de cómo haga para tener la despensa abastecida, estos consejos lo ayudarán a aprovechar las mejores ofertas. 

1. Elija el carrito adecuado. 

Es lo primero que se hace al llegar a un súper y la primera forma de ahorrar. A menos que esté haciendo una compra semanal, use un carrito pequeño. En un experimento realizado por un fabricante de carritos de supermercado, se comprobó que las personas compraban un 40 por ciento más de productos cuando tenían uno del doble de tamaño que el que usaban habitualmente. 

2. Sin embargo, no opte por un canasto. 

Puede sonar contradictorio, pero llevar un pequeño canasto colgando también hace que los consumidores se tienten. Hay algo en la acción de flexionar los músculos del brazo para sostener el canasto que provoca un deseo inconsciente de comprar cosas ricas como golosinas, de acuerdo con un estudio de comportamiento de la revista de la Asociación Americana de Marketing.

3. Haga compras a la mitad de la semana. 

El mejor momento para hacer compras es la mitad de la semana. Según el portal de noticias sobre las compras, smartcarting.com, el mejor día es el miércoles. Las tiendas no están llenas y, además, los descuentos de fin de semana empiezan los miércoles en casi la mitad de los supermercados de los Estados Unidos, por ejemplo. Algo similar ocurre por esta región. Algunas tiendas mantienen las rebajas y los cupones de la semana anterior y los de la semana siguiente, al mismo tiempo. 

4. Vaya menos veces.

Cada vez que va a hacer compras, gasta dinero. Si lo reduce a una vez, ahorrará tiempo y dinero, especialmente en los artículos que se compran por impulso, los cuales compramos el 60 por ciento de las veces. 

5. Haga las compras solo.

Cuando lo hacemos acompañados, terminamos comprando hasta un 65 por ciento de productos que no teníamos previstos, de acuerdo con una investigación del Instituto de la Ciencia del Mercado.

6. Excepto en los mayoristas.

El único lugar en el que debe hacer compras acompañado es en los grandes supermercados mayoristas. El experto en supermercados Phil Lempert sugiere ir con algún amigo o familiar para dividir los artículos que se compran por cantidad. Para ahorrar más todavía, opte por las marcas de la tienda; pueden llegar a ser un 75 por ciento más baratas que las conocidas en el mercado. Por ejemplo, un detergente de un distribuidor mayorista en los Estados Unidos, cuesta unos nueve centavos por paquete, mientras que el precio de un detergente de primera marca es de 29 centavos.

7. No se pierda en el laberinto.

Hay una razón por la que la leche está al fondo en las tiendas. McCue, empresa consultora del rubro supermercadista les aconseja a sus clientes “ubicar la sección de los lácteos lo más alejada posible de la entrada, así los compradores tienen tiempo de encontrar productos adicionales que no tenían la intención de comprar”. Ese es el código para “tentar a los compradores y lleven artículos por impulso”. No caiga en esa trampa. Manténgase en el perímetro de las tiendas, donde se encuentra la comida fresca

8. Pero no se quede atrapado en la rutina del mayorista.

No todo es una ganga en los supermercados mayoristas. A veces, es mejor una oferta de una cadena minorista. Los productos que conviene comprar en los supermercados minoristas son vegetales enlatados (20 a 40 por ciento menos que en los mayoristas), refrescos (40 por ciento menos), papel higiénico (25 por ciento menos) y huevos (50 por ciento menos por docena).

9. Aproveche los súper cooperativos.

En muchos lugares del interior del país existen los supermercados cooperativistas, que manejan toda la cadena de distribución/comercialización pero también, y este es el secreto, la productiva. Esto permite que los precios sean muy convenientes, principalmente en los productos primarios (alimentos frescos, carnes, harinas, fideos, verduras y panificados). Aproveche asociarse a estos sitios y elíjalos por sobre los supermercados tradicionales. Su bolsillo se lo agradecerá.

10. Consuma productos de estación. 

Las frutas y verduras frescas que se cultivan por la zona suelen ser las más convenientes en los supermercados y los mercados de productores. Por ejemplo, las frutillas son generalmente más baratas en febrero que en octubre. En septiembre, compre brócoli, repollitos de Bruselas, coliflor, lechuga y ananá. En octubre, siga comprando esos alimentos y agrégueles espárragos y arvejas. 

11. Mire los estantes de arriba y de abajo.

Las tiendas ponen los artículos más conocidos —y generalmente, más caros— a la altura de los ojos. De hecho, los proveedores suelen pagar un costo extra para conseguir una ubicación privilegiada. Para encontrar las ofertas, mire hacia arriba y hacia abajo, hacia los estantes más altos y los más bajos. La compañía consultora de tiendas McCue les recomienda a los gerentes que pongan la marca propia y los artículos que se venden a granel —que suelen ser los más baratos— en los estantes de más abajo.

12. Optimice el dinero que gasta en lo orgánico.

De acuerdo con la revista Consumer Reports, los productos orgánicos certificados (en los que se garantiza que fueron cultivados en suelo de mejor calidad y sin pesticidas potencialmente dañinos) cuestan casi 50 por ciento más que sus contrapartes convencionales. Pero los posibles beneficios que aportan a la salud varían. Gaste dinero extra en alimentos cuya cáscara consuma: manzanas, duraznos, frutillas, uvas, apio y papas.

13. Cuidado con el peso del agua.

“Muchas tiendas rocían los productos con atomizadores”, dice Lempert. Sacuda el exceso de humedad de la lechuga, las hierbas y otros alimentos por el estilo antes de meterlos en la bolsa, sugiere. Si no, terminará pagando por el peso del agua.

14. Corte con la chatarra.

Gastamos casi el 25 por ciento de nuestro presupuesto para comida en alimentos procesados y golosinas, de acuerdo con la Oficina de Estadísticas Laborales. Las bebidas refrescantes son el artículo que más se compra: dejan unos 12 millones de dólares en ventas por año, según las cifras de datecheckpro.com. Por eso, si tiene la costumbre de comprar cosas ricas, trate de limitarse a unas pocas así ahorra algo de dinero.

15. Aproveche las ofertas todas las semanas.

Comprar los productos básicos cuando están de oferta es fundamental. Las mejores promociones suelen estar en el frente y en el centro de los volantes de las tiendas, y puede buscarlas en Internet antes de salir de su casa. En los Estados Unidos, por ejemplo, hay un sitio web muy útil, sundaysaver.com, que sube gran cantidad de folletos de las tiendas de todo el país. El experto en dinero Clark Howard dice que puede ahorrarse el 30 por ciento o más del presupuesto semanal si se compran las ofertas habitualmente. Averigüe si localmente existe algo similar.

16. Haga una lista de compras.

Sí, es necesaria, porque las personas que hacen compras con una lista pasan mucho menos tiempo en la tienda y también compran menos cosas por impulso. Si no suele acordarse de llevar la lista en papel, hágala en el celular. Puede usar alguna de las muchas aplicaciones gratuitas o bien guardar la lista en la aplicación de “Notas” de su teléfono.

17. Pruebe con alguna de las aplicaciones para hacer las compras.

La experta en compras inteligentes Trae Bodge dice que usar una aplicación completa para hacer las compras vale la pena. A ella le gusta Flipp (gratis para Android e iOS) porque hace todo automáticamente: une los artículos de la lista con los descuentos especiales de la tiendas, los cupones o los reembolsos de dinero; tiene un creador de listas fácil que puede personalizarse por tienda; y hasta puede escanear y subir su lista escrita a mano y luego clasificarla por góndola para que usted encuentre lo que necesita.

18. Descubra los descuentos exclusivos de cada tienda.

Si hace las compras habituales en un par de tiendas, investigue sus sitios web y fíjese si tienen aplicaciones. Allí, encontrará las mejores ofertas de la tienda, algunas exclusivas, solo hay que registrarse. 

19. No se encandile con las marcas.

Las marcas propias de cada tienda suelen costar entre un 15 y un 30 por ciento menos que las marcas conocidas, y a veces las fabrica la misma compañía. Tres cuartos de los consumidores las consideran “igual de buenas”, revela la última encuesta Consumer Connect de la IRI, empresa consultora sobre consumo; de hecho, los catadores de Consumer Reports las eligieron en 33 de las 57 pruebas.

Elegí tu puntuación
Dejá tu comentario
Notas Relacionadas