Imagen Imagen

La mayoría de los vocanes se concentra en el llamado Anillo de Fuego.

¿Dónde abundan los volcanes?

Los volcanes tienden a localizarse a lo largo de las zonas más inestables de la corteza terrestre: en las crestas mesoceánicas y en las fallas donde las placas de la corteza se van separando, así como en las márgenes continentales donde chocan. En estas zonas, la tierra tiembla con frecuencia, y de vez en cuando los volcanes entran en erupción. La mayoría de ellos se concentran en el llamado Anillo de Fuego, cinturón volcánico que casi rodea el océano Pacífico y que abarca más de la mitad de los que están en actividad.

¿Cómo se forman los "lagos de cráter"?

En lo alto de los Montes de las Cascadas, en la parte occidental del estado norteamericano de Oregon, existe una resplandeciente extensión de agua de intenso color azul llamada Crater Lake. Es casi circular, mide unos 9,6 kilómetros de diámetro, cerca de 590 metros de profundidad y lo bordean acantilados, de más de 600 metros de altura. Aunque se asienta en lo alto de una montaña volcánica, su cuenca no es un cráter propiamente dicho. Como muchos otros llamados lagos de cráter, ocupa una amplia depresión circular denominada caldera.

La caldera, este gigantesco pariente del cráter, se forma a veces cuando estalla un volcán con tal violencia que buena parte de la montaña desaparece, dejando un enorme hueco. Pero con más frecuencia, como en el caso del Crater Lake, las calderas se forman cuando, después de una serie de erupciones, la cumbre de la montaña se derrumba sobre la cámara de magma parcialmente vacía que tiene debajo. En las regiones húmedas, estas cuencas se llenan a veces de agua y se convierten en lagos. Otras, como la del cráter de Ngorongoro (famosa reserva salvaje de África), permanecen secas.

Elegí tu puntuación
Dejá tu comentario
Notas Relacionadas