Imagen Imagen

Todas las cascadas están condenadas a desaparecer.

¿Son permanentes las cascadas?

Todas las cascadas están condenadas a desaparecer. El proceso es gradual y tiene muchas variaciones, pero el ciclo vital de las cascadas suele seguir por lo general uno u otro de los siguientes modelos:

En unos casos, el río va cincelando lentamente el resistente borde rocoso al intentar suavizar las irregularidades de su cauce; cuando ocurre esto, una sola cascada puede descomponerse en una serie de otras menores. La erosión posterior rebaja la altura del borde y las cascadas se van convirtiendo en rápidos de agua turbulenta, que con el tiempo terminarán por nivelar su lecho y confundirse con la corriente sosegada del resto del río.

En el segundo caso, la capa superior de roca puede ser más dura que las subyacentes y forma una cubierta resistente a la erosión. Por lo tanto, el desgaste es mayor en la base de la cascada, donde el agua que cae excava una profunda poza en el lecho del río. Al mismo tiempo, los escombros arrastrados y agitados por el agua erosionan la roca más débil de la parte inferior de la pared. Con el tiempo, la roca superior queda socavada, se quiebra, a veces en enormes peñascos, y se desprende dejando por detrás un nuevo muro. Al repetirse este proceso, la cascada va desplazándose lentamente corriente arriba, dejando muchas veces en el cauce una serie de pozas en la antigua ubicación de las cascadas.

¿Dónde se hallan las cascadas más altas?

En 1935, un aviador norteamericano llamado Jimmy Angel, que buscaba señales de yacimientos de oro en la región suroriental de Venezuela, descubrió un tesoro de muy distinta índole. Mientras volaba en su avioneta a lo largo de un estrecho barranco, llegó hasta una increíble caída de agua que se desplomaba por un acantilado vertical. Su fuente era un río que se vertía desde una elevada meseta. La cascada, que luego se llamó Salto Ángel, resultó ser la más alta del mundo: 979 metros.

Otras empinadas escarpaduras han producido también notables cascadas, entre ellas el rival más cercano del Salto Ángel: las cataratas de Tugela, en Sudáfrica, que se precipitan desde una meseta que se alza a 948 metros.

La tercera más alta del mundo, la Yosemite en California, desciende 739 metros desde la boca de un valle colgante.

Elegí tu puntuación
Dejá tu comentario
Notas Relacionadas