Imagen Imagen

Muchos animales consiguen sobrevivir en este medio gélido que jamás varía.

Vida en los fondos abisales

¿Qué hay en los fondos abisales?

Las profundidades del océano son un medio extraño. Incluso en las aguas más claras no hay luz visible para el ojo humano a más de 200 metros por debajo de la superficie. El calor de los rayos solares es absorbido por las capas superiores y las temperaturas en el fondo se acercan al punto de congelación. La presión del agua es enorme; aumenta algo más de un kilogramo por centímetro cuadrado cada 100 metros de profundidad, de manera que llega casi a los 350 kilogramos por centímetro cuadrado a los 3.000 metros de profundidad.

Aunque los animales son menos numerosos que en las capas superiores del mar, muchos consiguen sobrevivir en ese medio gélido que jamás varía. Algunos son ciegos, pero la mayoría pueden ver con una luz tan tenue, que es imperceptible para el hombre; otros producen su propia luz en células especializadas distribuidas por el cuerpo. La presión del agua tampoco es un problema; la presión interna de los fluidos corporales de estos animales equilibra la que ejerce el agua sobre ellos.

¿De dónde obtienen el alimento?

Los alimentos son escasos en las profundidades abisales ya que ninguna planta puede sobrevivir en este mundo sin sol; aquí, la base de la mayoría de las cadenas alimenticias es la constante lluvia de materia orgánica de origen animal y vegetal que cae lentamente de los estratos superficiales. Los animales carroñeros se nutren de estas migajas; los predadores devoran a los carroñeros y se devoran entre sí. La comida también es «importada» por los peces y otros animales abisales que hacen excursiones nocturnas a la superficie para alimentarse. Cuando vuelven de día a las profundidades, ellos mismos se pueden convertir en el sustento de otros predadores más sedentarios.

Elegí tu puntuación
Dejá tu comentario
Notas Relacionadas