Imagen Imagen

El cáncer aparece cuando falla el mecanismo que regula el crecimiento celular.

 

Todos los tumores son neoplasmas, es decir, crecimientos aberrantes de células y tejidos que no tienen función en el organismo, pero no todos son malignos o cancerosos.

Hay tumores benignos que crecen lentamente formando masas bien delimitadas que no invaden órganos vitales. Los tumores malignos, en cambio, se desarrollan rápida o lentamente, se extienden invadiendo los órganos vecinos o formando metástasis; esto significa que del tumor se desprenden células cancerosas que entran al torrente sanguíneo o al sistema linfático y se propagan a otras partes distantes del cuerpo.

El cáncer aparece cuando falla el mecanismo que regula el crecimiento celular, haciendo que las células comiencen a multiplicarse de una manera caótica. Lo malo de este crecimiento desordenado no es que sea rápido, sino que no cesa. Las células normales "reconocen" a sus vecinas y dejan de multiplicarse cuando entran en contacto con ellas, las células cancerosas no. Estas células malignas son anormales en todo, en tamaño, forma y función; frecuentemente se parecen a las células embrionarias. Lo que ocurre durante el desarrollo del cáncer es, en cierta forma, lo opuesto a lo que sucede durante el desarrollo de un embrión cuyas células básicas, indiferenciadas, van modificándose y especializándose para formar los distintos tejidos y órganos.

Las células cancerosas, por el contrario, aparentemente sufren un proceso regresivo que se conoce como desdiferenciación: en lugar de conservar la especialización propia de las células de las que proceden, se van simplificando cada vez más y adquiriendo un aspecto embrionario. Esta desdiferenciación también puede contribuir al aumento de su capacidad para multiplicarse.

¿A qué se debe el cáncer?

La causa fundamental de los tumores malignos no se conoce; sin embargo, se acepta en el medio científico que el cáncer generalmente se desarrolla porque hay una susceptibilidad o predisposición hereditaria a esa enfermedad, pero también puede desencadenarlo algún factor precipitante como un virus o la exposición prolongada al humo del tabaco. Excepto en el caso de un raro tumor maligno del ojo llamado retinoblastoma, el cáncer en sí mismo no es hereditario; es decir, el que un familiar cercano lo haya padecido no significa que uno esté condenado inexorablemente a esa enfermedad. Tampoco la exposición a un agente cancerígeno conduce necesariamente al cáncer -véase si no cuántos fumadores empedernidos nunca han desarrollado un tumor maligno- y si lo precipita, no puede decirse que sea la causa directa.

Probablemente los carcinógenos favorezcan el proceso maligno solo si son capaces de originar ciertos cambios químicos en el interior de la célula, y a veces ni aun así. Hasta ahora los científicos han identificado unas dos docenas de sustancias químicas que pueden causar cáncer en los seres humanos bajo determinadas circunstancias. Esta lista, que aumenta a medida que avanzan las investigaciones, incluye compuestos que forman parte de los desechos industriales, de los gases que emiten los coches, de los plaguicidas, de los materiales de construcción y de los alimentos procesados.

También se asocian con el cáncer las radiaciones -solares, de los rayos X y de armas y plantas atómicas- y ciertos virus, aunque la mayoría de los investigadores no creen que estos últimos sean un factor importante para los seres humanos. En algunos procesos malignos, sobre todo de los pechos y de la próstata, las hormonas pueden ser uno de los agentes causales.

Hay tumores, como los de la boca y los labios, que a veces se desarrollan tras un largo periodo de irritación crónica producida por una dentadura postiza mal ajustada o por la boquilla caliente de una pipa.

¿Cómo se trata el cáncer?

Los tratamientos habituales son la cirugía, la radiación y la quimioterapia. Entre las nuevas técnicas quirúrgicas se encuentran el rayo láser, que se puede enfocar con precisión sin dañar las células sanas, y la criocirugía, que emplea el frío como bisturí sin producir hemorragias, lo que reduce el riesgo de que el cáncer se extienda a través del torrente sanguíneo. Sería más fácil tratar y curar el cáncer si las células malignas no tendieran a desprenderse del tumor y propagarse a puntos distantes, donde forman metástasis que suelen quedar fuera del alcance del bisturí del cirujano. Una de las paradojas de esta enfermedad es que las mismas radiaciones que pueden inducirla suelen servir también para curarla. Los técnicos administran las radiaciones con un aparato o implantando en el tumor agujas y cápsulas radiactivas. La quimioterapia utiliza una combinación de medicamentos para destruir las células cancerosas. Una de las novedades en este campo es el empleo de antimetabolitos, sustancias similares a los nutrientes celulares pero que en realidad obstaculizan el metabolismo. También se han hallado antibióticos que interfieren la síntesis de ADN; no se usan para curar infecciones, sino para impedir la reproducción de las células tumorales. Antes los investigadores tenían que probar medicamentos en busca de anticancerígenos; ahora emplean computadoras para predecir la eficacia de muchos fármacos en poco tiempo. 

Elegí tu puntuación
Dejá tu comentario
Imagen takataka
takataka

Algo temido como el cáncer todavía no tiene tratamiento adecuado. Lo de la quimioterapia, personalmente creo que además de lo agresivo que es y costoso, por lo general no da resultados positivos.

Imagen dbueno
dbueno

Muy bueno

Notas Relacionadas