Imagen Imagen

Las hormonas y su rol en la maduración.

El "cambio de voz"

Durante los siglos XVII y XVIII, los más famosos cantantes de música religiosa y operística eran varones sopranos y altos, los llamados castrati, hombres a los que se había castrado en la niñez para que conservaran el registro vocal que tenían antes de la pubertad. Esta práctica comenzó en el siglo XVI cuando se relegó a las mujeres cantantes tanto de las iglesias como de los escenarios, y ya en el siglo XVIII la mayor parte de los cantantes de ópera eran castrati. La gran potencia de sus voces se debía en parte a la capacidad de sus pulmones y a su volumen corporal.

El comentario anterior sirve para ilustrar el efecto que tiene la testosterona sobre el cambio de voz de los muchachos durante la pubertad. A ella se debe que su laringe se agrande y que las cuerdas vocales dupliquen su longitud, lo que hace que la voz baje de tono alrededor de una octava. Unas veces el cambio es abrupto y otras gradual, pero generalmente se hace notorio más o menos a la misma edad en que el pene alcanza casi su tamaño definitivo.

Hormonas femeninas en el hombre y masculinas en la mujer

Aunque en la sangre y en la orina de los hombres se pueden encontrar pequeñas cantidades de estrógenos, sobre todo durante la adolescencia y la vejez, la función que desempeñan esas hormonas en su organismo no se ha podido precisar. Tampoco se conoce la razón por la cual los hombres producen progesterona y prolactina, las hormonas que en la mujer estimulan el embarazo y la lactación. En cambio, el papel de los andrógenos en el organismo femenino se comprende mejor; ejercen su mayor influencia durante la pubertad, estimulando el crecimiento de vello en las axilas y el pubis, el desarrollo del clítoris y contribuyendo a que crezcan rápidamente. También los andrógenos hacen que la voz de las muchachas baje ligeramente de tono y en algunos casos, desgraciadamente, que les salga acné.

Elegí tu puntuación
Dejá tu comentario
Imagen takataka
takataka

La verdad que en otras épocas se cometían tantas barbaridades que asombran, como la de castrar a los cantantes para mantener el tono de voz.

Notas Relacionadas