Imagen Imagen

Una soberbia ciudad surgió a medida que los palacios comenzaron a cubrir las orillas del Neva; medio rusa, medio europea: era San Petersburgo. 

Ciudad de literatura y música

La ciudad tenía poco menos de 35.000 habitantes y casi todos querían irse de allí. Pero el zar estaba contento. Había escapado al fin de la sofocante atmósfera moscovita y había desestabilizado a la nobleza con este desarraigo forzoso, fortaleciendo así su control del país.

Una soberbia ciudad surgió a medida que los palacios comenzaron a cubrir las orillas del Neva. Medio rusa, medio europea, San Petersburgo era una ciudad de agujas y cúpulas doradas, de obeliscos de granito, de galerías y palacios. La corte imperial de San Petersburgo se convirtió en la patria de la música, la literatura y la poesía rusas, en la ciudad de Pushkin, de Dostoyevski y de Diaghilev. Tras el estallido de la guerra, en 1914, la capital pasó a llamarse Petrogrado y, en 1924, fue rebautizada como Leningrado. Tras la caída del régimen comunista, en 1991, recuperó su nombre original, el único apropiado para una ciudad que debe su existencia a la indoblegable voluntad de un hombre.

Puerto imperial

Los barcos, atraídos por los bajos impuestos aduaneros de San Petersburgo, saludaban con salvas de artillería al nuevo puerto comercial situado en la desembocadura del Neva.

Catedral clásica

La elegante catedral de San Isaac, construida en el siglo XIX, es un ejemplo de la arquitectura clásica de San Petersburgo.

Planificador perfecto

Pedro el Grande contrató a algunos de los mejores arquitectos, artesanos e ingenieros de Europa para crear una capital capaz de rivalizar en grandeza y esplendor con ciudades como Roma o París.

Ciudad del agua

Conocida como la "Venecia del norte", San Petersburgo se extiende sobre 100 islas pantanosas salpicadas por el delta del río Neva. Muchas han quedado unidas por tierra y las restantes por canales y cerca de 700 puentes.

Visita de inspección

Pedro el Grande inspeccionaba las obras de construcción de su nueva capital. Con su musculosa complexión y sus casi 2 metros de estatura, no le importaba vestirse con una tosca levita y, si era necesario, empuñar un hacha y ocupar su lugar junto a una cuadrilla de obreros.

Construcción

La escasez de materiales obligó a paralizar momentáneamente los ambiciosos planes del zar. Ordenó por decreto que todo carro, carruaje o navío que entrase en la ciudad debía traer consigo bloques de piedra, además de sus mercancías habituales. Pese a ello, la escasez era tal que el zar prohibió el uso de la piedra para construir fuera de San Petersburgo, bajo pena de exilio.

Elegí tu puntuación
Dejá tu comentario
Imagen Carlos Eduardo
Carlos Eduardo

Qué linda nota, San Petersburgo, son de esas pocas ciudades que me cautivaron a través de la historia, ella es una ciudad viva, pasó de ser un caserío, a la grandeza que le imprimió ese gran Zar Pedro, atravesó los sinsabores de la guerra, el infierno del sitio, lo que no sabía era lo de las islas,

Imagen Blas agustín
Blas agustín

Hermosa nota y que buena explicación de las obras

Imagen Elva Natalia
Elva Natalia

Admirable el ejemplo de Pedro el Grande, construyeron una ciudad bellísima. Me encantaría conocer San Petersburgo.

Imagen delia elvira
delia elvira

como me gustaria viajar

Imagen Dennis
Dennis

Linda nota

Notas Relacionadas