Imagen Imagen

Secretos de supervivencia.

Roedores y marsupiales

Lecciones para el uso de los alimentos

En un pequeño bosque de pinos, situado no muy lejos de Jerusalén, las ratas negras pasan la mayor parte de su tiempo en los árboles, y en muy raras ocasiones bajan al suelo. Comen casi exclusivamente semillas de pino, alimento que ninguna otra rata del mundo ha descubierto. Estos animales no tienen dificultades para quitar las escamas de los conos del pino ni para sacarles las semillas.

Al igual que las crías de un gran número de animales -los osos grizzly y los mapaches, por ejemplo-, las ratas aprenden de su madre la forma de alimentarse. Los estudios muestran que las ratas de ciudad no pueden abrir los conos de los pinos, pero sus hijos adquirirían esta habilidad si fueran criados por ratas de bosque. Por otra parte, si las crías de las ratas de bosque fueran "educadas" por ratas de ciudad, nunca aprenderían a comer semillas.

Marsupios y faldas

Un canguro recién nacido es como un feto que respira. Tan pronto como nace, el bebé se arrastra a través del abdomen de la madre hasta la seguridad que le ofrece su bolsa (marsupio), y ahí se adhiere a uno de los cuatro pezones que existen. Después, se sienta a esperar sin hacer otra cosa que comer durante los siguientes seis meses.

Cuando, a los siete meses de edad, la cría sale al mundo exterior, ya se ha convertido en un canguro en miniatura. A partir del primer año de vida, regresa a la bolsa de la madre cada vez que percibe algún peligro. Un canguro de un año es una carga pesada para su madre, y esta algunas veces tiene que despojarse de su hijo para ponerse a salvo ante la presencia de algún enemigo.

El ratón marsupial pardo o de pies anchos, de Australia, tiene una "falda" de piel que le cubre los límites exteriores del abdomen. Esta especie de prenda de vestir actúa a manera de un escudo protector para su camada, que puede constar de hasta 12 individuos, que cuelgan de los pezones de la madre cuando camina. Así los transporta durante los primeros meses de vida.

Elegí tu puntuación
Dejá tu comentario
Notas Relacionadas