Imagen Imagen

Comienza el frío y empezamos a sentir esa molesta gotita en la nariz. ¿A qué se debe? ¿Sirve de algo? En esta nota, la explicación experta.

En nombre de la Sociedad Americana de Rinología, el doctor Steven C. Marks, especialista en otorrinolaringología, explica la fisiología. La nariz y los senos paranasales están revestidos por una membrana mucosa que tiene las glándulas que segregan el moco y unas pequeñas células llamadas “células caliciformes”, que también segregan un componente del moco. Éste se produce en las membranas mucosas normales y en las infectadas o inflamadas. 

Muchos problemas de salud, como las infecciones virales o bacterianas, o las alergias, pueden hacer que gotee la nariz. Pero el doctor Marks aclara que la respuesta de la nariz ante el frío es diferente: las membranas mucosas nasal y sinusal están inervadas (estimuladas) por nervios que controlan la cantidad de secreción de moco. La reacción de la nariz ante el aire frío es, en parte, un reflejo producido por esos nervios. El aire frío es percibido por la membrana mucosa, que entonces envía una señal al cerebro, el que, a su vez, envía una señal a la mucosa; el resultado es la secreción de moco.

¿A quién favorece el goteo de nariz, excepto a los fabricantes de pañuelos descartables? 

Keith Holmes, especialista en garganta, nariz y oído, opina que es “un fenómeno fisiológico natural para proteger el recubrimiento cálido de la nariz” cuando el frío irrita la membrana mucosa. Marks dice que “el aumento en el flujo de moco es necesario para mejorar la humidificación y limpieza del aire en un ambiente frío”

Elegí tu puntuación
Dejá tu comentario
Notas Relacionadas