SEGUINOS EN: Imagen Imagen Imagen
Imagen Imagen

Hoy en día nos acostumbramos al orden en que están posicionados los números en el teléfono y en la calculadora. Pero al crearlos, ¿por qué no siguieron el mism...

Las teorías conspirativas abundan, pero la explicación de este interrogante reafirma uno de los grandes principios de los misterios irresueltos: ante la duda, explicá cualquier fenómeno creado por el hombre como tradición, inercia o ambas. 

Una versión que suele escucharse es que las empresas de telefonía decidieron invertir el orden de las teclas (que tenían las calculadoras) para que las personas que ya eran rápidas para usar las calculadoras demoraran más tiempo en teclear un número telefónico, dado que no estaban acostumbradas a la nueva disposición numérica. De esta manera, se registraría mejor la señal y no se bloquearían las centrales telefónicas. Es una teoría coherente, pero no es veraz. Incluso hoy, quienes son rápidos para teclear pueden llegar a inutilizar un teléfono de tonos.

 El teclado por tonos y la calculadora de transistores estuvieron al alcance del público a principios de la década del sesenta. Desde el comienzo, las calculadoras tuvieron el 1, el 2 y el 3 en la fila inferior del teclado; y los teléfonos, en la fila superior. Las dos configuraciones provienen de prototipos anteriores. Antes de 1964, las calculadoras eran aparatos mecánicos o electrónicos con tubos pesados. En realidad, los teclados de las primeras calculadoras se parecían a las viejas máquinas registradoras, dado que la primera fila, desde la izquierda, iba del número 9 al 0 de arriba abajo; la fila siguiente, del 900 al 100, y así sucesivamente. Las primeras calculadoras tenían diez filas verticales, y la mayoría tenía nueve horizontales. Desde el principio, las calculadoras de mano tenían el 7, el 8 y el 9 arriba, de izquierda a derecha. 

Los teléfonos de teclas provienen, desde luego, de los de disco. No hay duda de que el objetivo del teclado era imitar el disco, que tenía el número 1 arriba y el 7, el 8 y el 9 abajo. Según Bob Ford, de Bell Laboratories (perteneciente a AT&T), hubo otra razón que surgió de una investigación realizada por ellos: ese orden numérico ayudaba a eliminar los errores de discado. 

Ford contó una historia que podría ser apócrifa. Cuando AT&T pensó en el diseño del teclado, llamó a varios fabricantes de calculadoras con la esperanza de que le contaran el resultado de las investigaciones que los habían llevado a diseñar un teclado distinto. Para desilusión de AT&T, los fabricantes de calculadoras no habían realizado ninguna investigación. De acuerdo con lo que dijeron las personas contactadas en Sharp y en Texas Instruments —dos empresas pioneras del sector—, esta historia podría ser verdad.

Elegí tu puntuación
Dejá tu comentario
Imagen joseluis13
joseluis13

siempre se aprende

Notas Relacionadas