Imagen Imagen

Los heraldos anunciaban las fechas y anunciaban la tregua.

¿Cómo organizaban los griegos los Juegos Olímpicos?

En honor a Zeus, por una gran calzada, los atletas desfilaban pausadamente hacia el bosquecillo de Altis, en Olimpia, principal santuario de Zeus, soberano de los dioses. Dentro de un par de días se inaugurarían los Juegos. Estos eran un acontecimiento tan señalado que, mientras duraban, se declaraba una tregua en las guerras que enfrentaban continuamente a los estados griegos. Los heraldos recorrían todo el Mediterráneo para comunicar las fechas oficiales de la fiesta y anunciar la tregua. Aquel año, el 376 a. C., se iba a celebrar la 100ª edición de los Juegos.

Concluido el desfile, los atletas y su séquito montaban sus tiendas de campaña en torno al complejo olímpico. Los vendedores ambulantes de comida, vino y recuerdos y los artistas pregonaban sus mercancías; los tratantes de caballos regateaban; los políticos mantenían conversaciones de paz. Al caer la noche, se encendían las hogueras, el aire se llenaba de olor a asados y los cantantes entonaban heroicas canciones sobre la guerra.

Los Juegos se celebraban cada cuatro años y sus preparativos comenzaban con un año de antelación. Diez jueces se elegían por sorteo entre las familias gobernantes de la cercana ciudad de Elis: eran los hellanodikai, que dirigían los preparativos y el posterior desarrollo de los Juegos. Se ponían a punto los caminos y alojamientos. Un mes antes de la inauguración, llegaban los atletas con sus entrenadores y, mientras los jueces comprobaban que todos los competidores eran de ascendencia griega, que estaban bien preparados y que seguían una dieta estricta, daban comienzo los entrenamientos.

Elegí tu puntuación
Dejá tu comentario
Notas Relacionadas