Imagen Imagen

En 109 d. C. el emperador Trajano mandó construir un acueducto para abastecer una zona del Tíber.

El agua era llevada a Roma por una red de 420 kilómetros de canales y tuberías desde manantiales, lagos y ríos situados en las montañas de los alrededores; el suministro era continuo, pues no había manera de regularlo. Unas cuantas villas tenían grifos formados por un tubo inserto en el conducto de abastecimiento (llamado quinaría, de unos 2 centímetros de diámetro); aquél tenia un orificio por donde fluía el líquido y podía cerrarse o abrirse haciéndolo girar.

El agua fluía por gravedad a lo largo de la red. Los canales (acueductos) eran de ladrillo o de piedra con un revestimiento interior de cemento impermeable, y en promedio medían 90 centímetros de ancho y 1,8 metros de profundidad; algunos eran subterráneos y tenían respiraderos cada 73 metros aproximadamente.

La parte superior del canal se cubría con lajas de piedra para evitar que el agua se ensuciara. El primer acueducto de Roma fue el Aqua Appia, construido hacia 312 antes de Cristo media unos 16 kilómetros de largo y la mayor parte de su recorrido era subterráneo. Si el acueducto no podía rodear un valle, por lo general se construía a través de éste mediante una serie de arcos altos. El Aqua Marcia, erigido en 144 antes de Cristo, recorría 91 kilómetros para llevar agua a Roma desde los manantiales del valle del Anio, situado a 37 kilómetros de distancia en línea recta; la mayor parte de él era subterránea, pero los últimos 11 kilómetros se levantaban sobre arcos.

En 109 después de Cristo el emperador Trajano mandó construir un acueducto para abastecer la zona comercial e industrial de la ribera oriental del Tíber; en algunos lugares dicho canal tenía 30 metros de altura y surtía agua hasta las piscinas del quinto piso del Forum, que era la plaza del mercado.

Hacia 350 después de Cristo ya había 11 grandes acueductos que surtían agua a Roma. Al llegar a la ciudad, el líquido era depositado en unos 250 tanques distribuidos en diversos puntos de la red.

Elegí tu puntuación
Dejá tu comentario
Imagen Elva Natalia
Elva Natalia

Habría que resucitarlos para que hagan algunos en nuestro país, en muchos lugares dónde la gente todavía no tiene agua potable.

Notas Relacionadas