Imagen Imagen

Las marismas costeras sirven para amortiguar el efecto de las tormentas y proteger a multitud de animales silvestres.

Muchas personas consideran que las marismas son lugares desaprovechados que deberían ser drenados y rellenados para construir urbanizaciones, zonas de recreo, industrias y otros usos semejantes. Afortunadamente, hay muchas otras que reconocen el valor real de las marismas y que trabajan para asegurar su conservación.

Las marismas costeras sirven para amortiguar el efecto de las tormentas, protegiendo las tierras del interior de la furia desatada de los mares tempestuosos y son un refugio para multitud de animales silvestres; pero, sobre todo, constituyen unos de los hábitats más productivos de la tierra.

Hectárea por hectárea, la única tierra que produce anualmente un volumen mayor de materia vegetal que una marisma es un campo plantado de caña de azúcar. Esta enorme masa de vegetación no solo alimenta a los animales que pululan en las marismas, sino que su descomposición deja en libertad productos nutritivos que enriquecen el litoral marino cercano. Esto hace que allí prolifere el plancton y, en consecuencia, que también se multipliquen los animales marinos que dependen de él, entre ellos muchas especies de incalculable valor comercial. Para algunas de estas especies marinas también resultan insustituibles las marismas porque en ellas incuban a sus crías desde los camarones y pargos hasta los enormes tarpones.

Elegí tu puntuación
Dejá tu comentario
Imagen ROSA
ROSA

pienso que se deben consevar!

Notas Relacionadas