SEGUINOS EN: Imagen Imagen Imagen
Imagen Imagen

Son mensajeros químicos que pueden llegar a todas las células del organismo.

Si le pidieran a usted que nombrara los dos principales sistemas que controlan el organismo, con toda seguridad podría contestar la mitad de la pregunta: el sistema nervioso; pero no sería nada raro que no conociera el otro: el sistema endocrino. Hay mucha gente que apenas ha oído hablar de todas esas pequeñas glándulas de diversas formas dispersas en distintas partes del cuerpo que integran ese sistema. El sistema nervioso y el endocrino interactúan y ambos tienen una importancia vital en nuestra salud física y mental porque, juntos, coordinan las funciones del organismo.

Estos dos sistemas tienen tendidas grandes redes de comunicación. El sistema nervioso transmite sus mensajes por medio de impulsos electroquímicos que viajan a gran velocidad hasta los músculos y las glándulas. El sistema endocrino emplea hormonas, mensajeros químicos de efecto inmediato o retardado que a través del torrente sanguíneo pueden llegar a todas las células del organismo.

Las hormonas ayudan a mantener constante el medio interno controlando la cantidad de agua y sales que debe haber en los tejidos, el nivel de azúcar en la sangre o la proporción de sal en el sudor para ajustar el organismo a las condiciones que lo rodean. Las hormonas también producen cambios a largo plazo, como el crecimiento o la madurez sexual, y otros que son periódicos, como el ciclo menstrual. Pueden desencadenar respuestas drásticas del cuerpo cuando se ve atacado por una enfermedad o traumatismo o cuando el cerebro percibe un peligro. Las hormonas están también muy relacionadas con emociones intensas como la ira y el miedo, el júbilo y la desesperación.

 

Elegí tu puntuación
Dejá tu comentario
Imagen takataka
takataka

Las hormonas son las que determinan también nuestro estado de ánimo

Imagen dbueno
dbueno

Bueno

Notas Relacionadas