Imagen Imagen

Buscó una vacuna eficaz durante más de 3 años.

Búsqueda implacable

Durante más de tres años, el eminente químico francés Louis Pasteur había estado buscando una vacuna eficaz contra la rabia. De tener éxito, ello supondría la culminación de su brillante trayectoria profesional. Pero la vacuna seguía dándole la espalda, y en la primavera de 1884 se concentró en su trabajo en el bosque de Meudon, cerca de París, donde tenía 50 perros rabiosos enjaulados. Allí inició Pasteur una serie de experimentos que transformarían la medicina.

Una mordedura que terminaba en la muerte

Todos los años, la rabia, producida por un virus que se transmite por medio de la saliva de un animal infectado, causaba la muerte lenta y dolorosa de cientos de seres humanos en toda Europa. Las personas que habían recibido mordidas de animales infectados, especialmente perros y zorros, no manifestaban síntoma alguno durante 12 meses, mientras el virus se incubaba en la sangre. Luego comenzaban las convulsiones, las alucinaciones, el delirio y la hidrofobia (horror al agua); las aterradas víctimas morían en el espacio de cuatro días. Con frecuencia, irónicamente, los afectadoss morían como consecuencia del único tratamiento disponible: la cauterización de las heridas con hierros candentes o ácido fénico.

Pasteur había estado inoculando a unos conejos saliva y masa encefálica de perros (y seres humanos) infectados, desde que comenzó sus investigaciones en 1881. Posteriormente, en el otoño de 1884, puso a secar fragmentos de la médula espinal de los conejos infectados en unos frascos que contenían potasa cáustica. A continuación inyectó a unos animales de laboratorio una emulsión de la sustancia seca, que amortiguó considerablemente la enfermedad. Más adelante descubrió que ese tejido cerebral emulsionado era en sí mismo una vacuna que podía salvar la vida de las víctimas de mordedura que todavía no habían desarrollado los síntomas. La oportunidad de demostrar su teoría en público le llegó en julio de 1885, cuando un pastor de nueve años llamado Joseph Meister llegó con su madre a la clínica de Pasteur en París. Joseph había sido atacado brutalmente por un perro rabioso en un pueblo de Alsacia, y sus piernas, muslos y manos presentaban numerosas mordeduras profundas. Horrorizado por las heridas, Pasteur inoculó a Joseph la nueva vacuna, preparada a partir de los tejidos espinales de un conejo que acababa de morir de rabia.

Dos semanas entre la vida y la muerte

Pasteur buscó alojamiento a los Meister y sometió a Joseph a un tratamiento de una inyección diaria durante dos semanas, reforzando la vacuna en cada ocasión. "Todos los días", recordaba Pasteur más tarde, "temía escuchar que había sucedido lo peor, y que el pequeño Joseph había muerto". Pero, transcurridas las dos semanas, Joseph se recuperó por completo, y Pasteur fue aclamado como su salvador.

Elegí tu puntuación
Dejá tu comentario
Imagen takataka
takataka

Gracias a Dios este gran hombre descubrió la vacuna.

Imagen 005Quico
005Quico

Muy bueno

Notas Relacionadas